HoyComEc

Una alumna muerta y cinco heridas graves en atentado contra liceo en Italia

Publicado el 19/Mayo/2012 | 15:11

BRINDISI. Un atentado con bomba mató el sábado ante un liceo de Brindisi (sureste de Italia) a una alumna de 16 años e hirió de gravedad a otras cinco, en un acto que no fue reivindicado y suscitó manifestaciones de condena e hipótesis diversas.

La explosión se produjo hacia las 07H45 (05H45 GMT), cuando los alumnos entraban en el liceo profesional Morvillo-Falcone, que lleva el nombre del juez antimafia Giovanni Falcone y de su esposa Francesca Morvillo, muertos hace veinte años en un atentado de la mafia siciliana.

Melissa, una alumna de 16 años, hija única de un obrero, murió a causa de las heridas sufridas.

Una compañera de la misma edad, Veronica, fue sometida a una operación en el tórax y se encontraba muy grave.

Otras cuatro jóvenes estaban heridas de gravedad. Tres sufren quemaduras y otra sufrió lesiones en las piernas.

Según las primeras informaciones, la bomba era un artefacto casero compuesto de tres bombonas de gas conectadas entre ellas y ocultas en mochilas colocadas junto al liceo profesional.

El centro, que cuenta unos 600 alumnos, en su mayoría chicas, ofrece formación para los oficios relacionados con la moda.

El atentado, inédito en Italia dado el blanco elegido, provocó una viva indignación en todo el país, que se expresó en numerosas manifestaciones en ciudades como Roma, Nápoles, Milán y Bolonia.

"Quien ha cometido este gesto ha matado a Italia, no sólo a Brindisi", declaró el alcalde de esta ciudad, Mimmo Consales, ante miles de estudiantes, sindicalistas y habitantes de la región de Apulia reunidos en la plaza principal.

Ante el Panteón de Roma se manifestó cerca de un millar de personas.

"Es una constante en Italia, cada vez que hay un cambio (en alusión al gobierno tecnócrata instalado desde noviembre) ocurre algo dramático que desencadena el terror, como en los años 70 con el terrorismo y los años de plomo, y los atentados mafiosos de los años 90", explicó a la AFP Enrico Fontana, de la organización antimafia Libera.

El presidente de la República, Giorgio Napolitano, pidió vigilancia y "firmeza máxima" contra "todo foco de violencia terrorista".

En un primer momento, la hipótesis barajada fue la pista mafiosa, dado el nombre del liceo, que homenajea al juez antimafia Giovanni Falcone y a su mujer, asesinados el 23 de mayo de 1992 en un atentado de la mafia siciliana. Una "caravana de la legalidad" debía pasar por Brindisi este fin de semana para celebrar el aniversario.

Varios testigos hablaron de una ola de arrestos contra la mafia local de Apulia, la Sacra Corona Unita, y de la explosión de origen criminal del coche del presidente de una asociación antimafia de Mesagna, ciudad donde vivía la estudiante muerta este sábado y donde nació el grupo criminal.

Pero la tarde del sábado, el jefe de la fiscalía de Lecce (Apulia) y también jefe de la división local antimafia, Cataldo Motta, puso en duda esa versión, al considerar que para la Sacra Corona sería "contraproducente, ya que tal acto aniquila toda simpatía hacia quienes lo cometieron".

La ministra del Interior, Annamaria Cancellieri, destacó un modus operandi "inusual" y "anomalías", como el artefacto utilizado, y el blanco del ataque.

Algunos medios hablaron también de la posibilidad de que el autor haya sido un desequilibrado, o que se trate de una venganza. El alcalde destacó que el objetivo era "matar deliberadamente a los alumnos, porque se encontró un temporizador".

"Había una enorme humareda negra, restos por todas partes, gritos desgarradores, tenía la impresión de estar en Kabul o en Bagdad", contó a la AFP Corradino De Paolis, un curioso que estaba ante el liceo justo después del atentado.

Pasado el perímetro de seguridad podían verse cuadernos y botellas vacías por el suelo, cerca del muro ennegrecido por la explosión. Los investigadores, vestidos con ropa blanca, estaban atareados recogiendo indicios.

El jefe del gobierno italiano, Mario Monti, hablando al margen de la cumbre del G8 en Camp David, este de Estados Unidos, calificó de acto "trágico", "criminal"  y "sin precedentes" el atentado, y ordenó que las banderas ondeen a media asta durante tres días.

En las competiciones deportivas se observará además un minuto de silencio.

El Vaticano denunció un acto "horrible y vil". (AFP)



         


Actualizado por

1

- en Diario HOY - Noticias de Ecuador.