Un Ex Jugador Del Quito, En La Comandancia Del Ejercito

Publicado el 09/Enero/2002 | 00:00

Quito. 9 ene 2002. La flamante autoridad militar se desempeñó como
instructor en la Escuela de las Américas.

Cuando debutó en Machala como jugador de fútbol en el Deportivo Quito,
Oscar Gustavo Isch Lizarzaburu demostró su habilidad como delantero,
según quienes lo conocen. Su habilidad, sumada a su aspecto de hombre
rubio y espigado, hizo que los aficionados confundieran al joven atacante
quiteño, con una contratación extranjera del equipo capitalino.

El flamante comandante de la Fuerza Terrestre, que ayer estuvo en
reuniones en el Palacio de Carondelet, tuvo que dejar el fútbol, pese a
ser declarado el mejor jugador de Pichincha, por la carrera militar. Algo
de lo que no se arrepiente, según quienes lo conocen.

Nacido en Quito el 10 de noviembre de 1948, Oscar Isch ingresa a la
Escuela Militar Eloy Alfaro 35 días después de haber cumplido los 16
años. Cinco años después ya fue subteniente del Arma de Artillería. En su
ascendente carrera, se casa con María del Pilar Dávalos con quien tiene
tres hijos: Oscar, David y María Belén, quien quedó segunda en el
certamen de belleza Reina de Quito. "Se parece más a su madre", dijo
alguien que conoce a su familia.

El fútbol quedó para las prácticas en los cuarteles, mientras pasaba a
ocupar el cargo de instructor en el Colegio Militar; luego fue comandante
del Grupo de Artillería de Campo Bolívar y hasta fue instructor invitado
en la famosa Escuela de las Américas.

Conocido como un hombre cerebral y prudente, el nuevo comandante del
Ejército trabajó muy de cerca con el ex presidente de la República
Rodrigo Borja, de quien fue su edecán, y hasta fue agregado Militar a la
Embajada de Ecuador en Inglaterra, en donde se originó la denuncia que
motivó el escándalo de la contratación de seguros para aeronaves de las
Fuerzas Armadas. Esa habría sido la causa para que el presidente de la
República descartara para ocupar la Comandancia del Ejército al actual
jefe de Estado Mayor del Ejército, Roberto Moya, y a Braulio Jaramillo.
Los dos generales que fueron mencionados en el caso pertenecían a la
Infantería.

En el Ejército se destaca su trabajo al frente de la Brigada de Selva Nº
19 Napo, en la frontera con Colombia, y se cree que desempeñará una gran
estrategia para mantener la paz en ese candente cordón fronterizo.

"Es muy prudente", dicen sus allegados. Por algo fue comandante de la
Academia de Guerra y llegó a ser subsecretario de Defensa, luego de hacer
cursos en Estados Unidos y Brasil. Las condecoraciones que ha obtenido
son varias, hasta una conferida por el Ejército de Estados Unidos: la
Medalla de Encomio. (JT) (Diario Hoy)

Ciudad Quito



Actualizado por

1

- en EXPLORED - Noticias de Ecuador.