Solca atiende 530 pacientes cada día

Publicado el 12/Abril/2011 | 00:37

El Instituto atiende a personas de diferentes partes del Ecuador, en especial del Azuay, Cañar y de El Oro. Dispone de equipos únicos en el país y en Latinoamérica en general


Sonia Figueroa, tenía la mirada perdida: a su hijo de apenas 13 años le habían diagnosticado un tumor en su estomágo. Los exámenes le darán la respuesta en los próximos días a miles de preguntas que pasaban por su mente.

Sonia había llegado con su hijo a Cuenca para hacerlo atender en el Instituto de la Sociedad de la Lucha Contra el Cáncer Solca, un referente para el tratamiento de esa enfermedad en todo el país.

Solca antes se financiaba con el 50% de un Impuesto a las Operaciones de Crédito, pero ese tributo fue eliminado en 2008 y sustituido por una asignación presupuestaria fija, equivalente a la recaudación efectiva. "Recibimos $1,3 millones cada trimestre, lo que no cubre la necesidad operativa de atención para la población", dijo el director del Instituto, Raúl Alvarado.

De acuerdo a las estadísticas, el instituto ha realizado 227 295 exámenes en varios de sus laboratorios en 2009 pero en 2010 esa cifra aumentó a 259 831.

En 2009 recibió a 3 793 pacientes que fueron hospitalizados, cifra que también aumentó el año anterior a 3 965 pacientes. Pero en promedio atiende a 530 pacientes diariamente en todas las dependencias del hospital.

El cáncer, en realidad, ha dejado de ser una enfermedad temida desde que ese Instituto abriera sus puertas hace 16 años, aunque sigue siendo considerada dolorosa e incurable en muchos de los casos.

El Instituto del Cáncer de Cuenca, esperanza para miles de ecuatorianos, abrió sus puertas en 1996, luego de un largo proceso..

En 1952, iniciaron las gestiones para la apertura de la fundación del Núcleo de Solca en Cuenca. Médicos interesados en el conocimiento de las enfermedades neoplásicas concurrieron a los tres primeros cursos internacionales de cancerología con docentes estadounidenses, argentinos y chilenos.

El 20 de noviembre de 1958 se fundó el Núcleo de Solca de Cuenca, fecha que marca el inicio de la campaña contra el cáncer en la región. El 12 de abril de 1977 se trasladó el centenario Hospital San Vicente de Paúl a su nuevo local con el nombre de Hospital Vicente Corral Moscoso; en él se inauguró una sección dedicada a Solca. Pero fue en abril de 1996 cuando se inauguró oficialmente el Instituto del Cáncer y comenzó a funcionar con sus servicios especializados en oncología.

"Hoy ofrecemos todos los servicios modernos para el diagnóstico y el tratamiento de todo tipo de cáncer", dijo su director.

Ofrece también los servicios de consulta externa, hospitalización, laboratorios, cirugía y radioterapia, con profesionales expertos en la medicina.

El Instituto atiende a miles de enfermos de Cuenca y de otras ciudades como Quito y Guayaquil y de provincias como El Oro, Loja y Cañar, las zonas de donde llegan la mayoría de pacientes por los bajos costos del Instituto.

Ese es el caso de Sonia y su hijo, que viajaron a Cuenca desde Morona Santiago.

"Mi condición económica no es de las mejores. Tratar (a mi hijo) en un clínica no es posible, por eso he venido acá desde la provincia de Morona Santiago", dijo ella en la sala del Instituto de Cáncer, que estaba casi llena.

Este Instituto está catalogado como uno de los más completos en el Ecuador e incluso a escala sudamericana.

A más de su hospital, cuenta con una unidad móvil equipada con lo necesario para prevenir y diagnosticar los tipos de cáncer más frecuentes como el de piel, de cuello de útero, de próstata y de glándula mamaria.

Esta unidad móvil recorre todos los sectores rurales de la provincia del Azuay. Ya se atendió a todos los pobladores del cantón Sigsig, Chordeleg y la parroquia Guarumales; ahora comenzarán el diagnóstico en Paute. "Hemos encontrado muchos pacientes con lesiones precancerosas y cánceres tempranos, estos últimos pueden sanar con tratamientos más rápidos", dijo Alvarado. En el futuro se espera tener cuatro unidades más para atender a todos los habitantes de la provincia del Azuay.

Según Eddy Guerrero, radiólogo del lugar, disponen actualmente de un mamógrafo digital, el primero en Ecuador y que llegó hace un año y medio.

El instituto dispone también de un tomógrafo con sistema de simulación y láser, el segundo en Latinoamérica ya que el otro está en Brasil. (RMT)

Ping pong

Entrevista

Felipe Albornoz, Fundación Luis Vargas Torres

Para Albornoz, el sector campesino o rural ha sido el más olvidado en muchos años. Las personas han muerto por falta de atención médica o por falta de recursos económicos, situación que les ha impedido realizarse operaciones o tratamientos de salud.

¿Cómo considera que el sector apartado de la ciudad tenga atención ahora?
El trabajo que Cinterandes realiza en los pueblos es humanitario y solidario. Las cirugías que realizan están al alcance de lo todos porque los costos son muy bajos. Por lo tanto, el trabajo del doctor Rodas es abnegado y la acción debe ser reconocida y respaldada por toda la población.

¿Debería tener más respaldo?
El respaldo del Gobierno debería ser una responsabilidad y una consecuencia frente a esta acción de carácter humanitario.

¿Era un sector olvidado el sector rural?

Siempre ha sido olvidado. Olvidado por el sector público y, por qué no decir también, por el sector privado. La salud se ha concentrado en las grandes ciudades, sin embargo aparecen estas personas para dar el apoyo solidario y así salvar muchas vidas. (RMT).



Actualizado por

1

- en EXPLORED - Noticias de Ecuador.