Sexo A La Ecuatoriana

Publicado el 09/Febrero/2001 | 00:00

Quito. 9 feb 2001. Hace dos años Vistazo publicó su primer informe sobre sexualidad en el Ecuador, Sexo 98. Desde entonces mucha agua ha corrido bajo el puente que une a hombres y a mujeres... Ahora las mujeres exploran su cuerpo más que antes, y cada vez se le da menos importancia a la virginidad, pero a pesar de todo, el romanticismo se resiste a morir. El ecuatoriano promedio tiene de seis a 10 encuentros sexuales al mes. Nada mal si nos comparamos con nuestros vecinos colombianos, quienes según la revista Semana mantienen el promedio de cuatro mensuales. ¿Super amantes latinos? No se adelante. Descubra cómo son en la cama los ecuatorianos del nuevo milenio. ¿QUIÉN MANDA A QUIÉN? Ya desde Sexo 98 se descubrió que a los ecuatorianos nos gusta la variedad en la cama. Tan solo una pareja de cada 10 se queda en la misma posición durante todo el acto sexual, ésta suele ser la "del misionero", es decir el hombre arriba y su amada tendida en la cama (se llama así a esta posición porque cuentan que era la que los misioneros católicos la recomendaban como la menos ofensiva a los ojos de la religión, y lo suficientemente efectiva para engendrar). Ocho de cada 10 amantes, no se conforman con una sola de las figuritas del Kamasutra, y cambian de posiciones sexuales durante sus encuentros. Pero ¿quién lleva la batuta? El estudio que la investigadora Market realizó para Vistazo en enero del 2001, demuestra que en la mitad de los casos los dos tienen la oportunidad de decir "acción" en la cama. El 40% de las ocasiones es el hombre el que toma la iniciativa. Sólo una de cada 10 ecuatorianas se anima a proponer cuándo, cómo y dónde. ¿YO SERÉ TU GRADUACIÓN? Aunque Ricardo Arjona no tenga nada que ver en esto, lo cierto es que la virginidad, como valor y como credencial necesaria para el mercado matrimonial, pierde cada vez más espacio en nuestra sociedad. En 1998 el 50% de la población esperaba que su pareja llegue inmaculada al altar, hoy sólo piensa así el 40% de los hombres y el 45% de las mujeres. Y sin embargo aún somos conservadores si nos comparamos con Chile, país en el que sólo al 22% le interesaría casarse con un virgen. ¿Es que se trata de una especie en extinción? Más o menos. En Ecuador cerca de la mitad de mujeres pierden la virginidad antes de cumplir los 18 años. En lo que se refiere a los hombres, pasada esa edad, sólo hay un 15% de posibilidades de encontrarlos castos. Ellos empiezan unos tres años más temprano que ellas. Curiosamente, las mujeres resultaron ser más exigentes respecto al pasado sexual de su candidato a esposo. Siete de cada 10 aseguró que no se unirían en matrimonio con un hombre que haya tenido muchas compañeras sexuales en su vida. Los hombres tampoco se mostraron muy tolerantes en este sentido. Un 60% dijo no querer casarse con mujeres de amplia experiencia. Resignados a que la castidad ya casi sólo se encuentra en los conventos, parece ser que los ecuatorianos esperan al menos que su futuro cónyuge no haya sido tan versado en asuntos sexuales. No obstante, esta tendencia pierde adeptos a medida que baja la edad. Cuatro de cada 10 jóvenes de entre 15 y 24 años, afirmaron que sí se casarían con una pareja experimentada en el sexo. Las generaciones anteriores son más conservadoras, un 74% del grupo de 35 a 44, por ejemplo, dijo que no lo haría. ¿DAR O RECIBIR? De los 640 entrevistados, todos mayores de 15 años, el 84% dijo tener una vida sexual activa. La mayoría reveló que durante sus relaciones sexuales buscan la satisfacción de ambos (82%), pero resultó que son los hombres quienes se interesan más por quedar bien ante sus parejas sexuales. El 21% de ellos asegura que se preocupa más por el placer de su compañera que del suyo propio. Sólo el 9% de las mujeres piensa igual. El contraste entre ciudades es curioso, mientras en Guayaquil sólo el 8% aseguró que se preocupaba más por el placer del otro, en Quito el porcentaje aumenta al 20%. El asesor conyugal y psicólogo quiteño Bruno Stornaiolo, afirma que un cambio importante en la conducta sexual de los ecuatorianos durante estas últimas décadas ha sido la bienvenida progresiva de nuevas prácticas al menú amatorio. Explica que en un estudio que él dirigió hace 25 años sólo tres de cada cien mujeres encontraban placentero el sexo anal. Pero ya a finales de los 90, más del 30% de las ecuatorianas habían descubierto que gustaban de aquello a lo que quizás sus abuelas y sus madres consideraban "antinatura" por relacionarlo erróneamente con la homosexualidad. Y la tendencia va en aumento, afirma Stornaiolo. El sexo oral, es más común, y lo practican siete de cada 10 parejas. PELIGRO Pero después de tanta diversión, una mala noticia, el método anticonceptivo más utilizado por los ecuatorianos del nuevo milenio es "cruzar los dedos", el 22% respondió que no se protegía de ninguna manera a la hora de hacer el amor. Lo que dice poco de la planificación familiar nacional y sobre todo de la profilaxis sexual. Un 15% de las parejas utiliza preservativos (condones), y son ligeramente más usados en Quito que en Guayaquil, ciudades en las que ya nadie se espanta de verlos en los autoservicios, con sus coloridas cajitas colgadas junto a los rollos de fotos y las afeitadoras. Lamentablemente, que en tres de cada 20 encuentros sexuales se utilice condón no es suficiente. Los preservativos no sólo previenen un embarazo no deseado, sino que disminuyen el riesgo de contraer enfermedades de transmisión sexual. Quienes sacan la cara aquí son los más jóvenes, pues el 43%, de los encuestados menores de 25 años aseguraron que los utilizan regularmente. El 18% de las mujeres ha optado por colocarse un dispositivo intrauterino (DIU) para prevenir el embarazo, la T de cobre es la más popular (15% versus el 4% del espiral). Los métodos naturales como el retiro antes de la eyaculación y el del calendario (que evita las relaciones sexuales durante los días cercanos a la ovulación), tienen un 15%. Un 14% utiliza las pastillas anticonceptivas. Los espermaticidas y las inyecciones anticonceptivas tienen una baja penetración en el mercado (9 y 2% respectivamente) AMOR VERSUS SEXO ¿Qué buscamos los ecuatorianos en una relación con el sexo opuesto? Hombres y mujeres están de acuerdo en esto, el 83% quiere una relación estable. En Quito, sin embargo quienes buscan sólo sexo representan el 2% mientras en Guayaquil opina así el 0.6%. Los costeños le apuestan más a la amistad desinteresada con el sexo opuesto que los capitalinos (21% frente al 10%) Con relación a la primera vez, las mujeres son las más románticas. Nueve de cada 10 dijo haberlo hecho en nombre del amor, mientras que ocho de cada 10 varones fueron seducidos por la curiosidad. La espera desespera, dicen. Pero más de la mitad de los ecuatorianos ha debido esperar más de nueve meses con su actual pareja para llegar a tener relaciones sexuales. Sin embargo, cuando se preguntó por el tiempo propicio para llegar al sexo en una relación, la respuesta más votada fue "Cuando llegue el momento". El 26% de los hombres ecuatorianos han tenido más de 10 parejas sexuales a lo largo de su vida mientras sólo el 2% de las mujeres pasa la decena de conquistas sexuales. Es que las mujeres parecen ser más conservadoras en cuanto al número de personas que han llevado a la cama, el 70% afirma que sólo ha tenido sexo con una pareja a lo largo de su vida, esto sólo lo puede decir el 12% de ellos. El 47% de los hombres ha tenido de dos a cinco compañeras sexuales, las mujeres hablan de un 25%. Según los especialistas muchas mujeres de nuestra cultura tienden un fuerte lazo entre el amor y el sexo, lo que explica en muchos aspectos su conducta sexual. Las imágenes de televisión y cine están tan inmersas en nuestra mente que a la hora del amor, muchos personajes de pantalla surgen desde el rincón de nuestros íntimos deseos Por Mariana Romero La fantasía no es más que la imaginación, ilusión o un sueño. Y de esta manera cualquier persona que no necesariamente sea bonita, nos puede parecer hermosa. Si a ello se une el fuego del sexo, pues nada, esa persona se convierte para nosotros en encantadora. Así podría resumirse el sex appeal que ciertos individuos despiertan en sus congéneres y más aún, si continuamente los estamos viendo a través de medios audiovisuales, donde todo entra por los ojos. De hecho las personas que lideran la encuesta Market, son aquellas a quienes los ecuatorianos ven de forma sugestiva y periódica, a través de sus presentaciones públicas o por la pantalla chica. El caso Sharon De 26 años de edad, la cantante Sharon se ha convertido en un verdadero fenómeno publicitario. En cualquier encuesta que se realice sobre atractivos físicos, siempre aparece su nombre. Todo el mundo habla de su figura, de sus continuos deseos de mostrarse pródigamente para sus fanáticos, de cuántas cirugías se ha hecho, de sus amores y desamores, y de la atracción que genera cuando entra a un lugar. "La mira el gerente y también el mesero, los pone locos", sostiene una periodista de una revista deportiva. Ella es, lo que en el argot periodístico se llama "carne de noticia", algo que la cantante ha buscado como objetivo, al vender su imagen de mujer deseable y que, por supuesto, ha conseguido. A estas alturas del partido, a nadie le importa si canta bien o mal, es su sola presencia el motivo de atracción para el público masculino de la clase media y popular. El producto Sharon es el resultado, en gran parte, del lente del fotógrafo Roberto Pombar, quien ha sabido explotar todo lo sensual que ella tiene dentro. El tono de su voz y la letra de canciones bien seleccionadas han sido el complemento. Eso corrobora lo que el marketing musical ha establecido: que una chica bonita vende cualquier tema pegajoso. El tenista Nicolás Lapentti representa para las mujeres muchas cosas: el éxito -que es un gran afrodisiaco-, la buena forma física y la juventud, y esto se traduce en la aceptación que tiene con las féminas. En él se da un fenómeno opuesto al de Sharon, mientras más trata de ocultar su vida privada, más curiosidad despierta. Está en la palestra, es millonario y a pesar de ello no resulta antipático para ningún estrato porque no está encasillado en las actitudes de las clases sociales. De acuerdo a Market, lidera en la gran clase media y en el grupo de 18 a 24 años de edad. La mejor definición de él la dio su fanática número uno, Zara Veckery, una reportera gráfica inglesa que ha creado una página web muy completa de él, que la actualiza más rápido que la página oficial del tenista. "Nicolás representa la imagen del hombre latino por excelencia, su encanto no está en otro lugar que en esa dosis de coquetería que irradia su sonrisa". Silvana Ibarra Eternamente deseada A pesar de que ya tiene 42 años de edad, Silvana sigue siendo objeto de deseo para los ecuatorianos, un fenómeno que según el psiquiatra Germánico Zambrano, presidente de la Sociedad de Sexología, permanece en la mente, porque las personas tenemos fidelidad en nuestros recuerdos eróticos. Por ello se explica que el fallecido cantante Julio Jaramillo esté en la lista de los más deseados por las mujeres mayores a los 55 años de edad. Silvana, madre de tres hijos, es alta, deseable y atractiva. Su estilo al interpretar los temas románticos son muestras continuas de la sensualidad, que parece salirse de sus poros. "Eso está fuera de mi control, lo que pasa conmigo es que la gente me quiere", dice con cierto pudor Silvana, quien ha sido escogida por seis ocasiones seguidas y con alto puntaje en este tipo de encuestas. La cantante de Bucay, lidera en la gran clase media y baja y es el sueño de los hombres mayores de 45 años de edad. EL ÍCONO Las preferencias por Carla Sala no han variado ni siquiera con el perfil bajo que ella desea mantener ahora que se ha casado. No da entrevistas, no hay apariciones públicas, pero sigue gustando en todas las categorías de edad. Su imagen perdura y eso se comprueba con diversas encuestas donde nunca desciende de los tres primeros lugares. Es como el buen vino, que mejora con el tiempo. Muchos lo justificaban por su baile sensual que ha hecho que su cuerpo se mantenga firme, y aunque de ella ahora solo se ve su rostro en el programa Expedientes de la cadena TC, su imagen voluptuosa se quedó en la retina de muchos de sus fanáticos. LA REINA DEL SOL Jennifer Graham, modelo y ahora actriz de la teleserie Sin Límites, de Ecuavisa, es el sueño de los hombres de las clases altas por su imagen estilizada y pulida, así lo revela esta encuesta donde ocupa el primer lugar por estrato social, junto con Ana María Serrano ex reina de Quito y Paulina Espinoza la reina actual. Ella está encasillada en las preferencias de los caballeros de 18 a 34 años de edad. "Sus trajes no son descaradamente sexys, solo tratan de insinuar el cuerpo que lleva dentro y eso es lo hermoso de ella", confesó uno de sus admiradores. MODELOS EN LA CIMA Con un físico exuberante y una forma de bailar por demás provocativa, las modelos se han robado las fantasías sexuales de los ecuatorianos. Algunas de ellas han querido romper esos moldes y se han lanzado a la actuación, pero el público masculino las ve con ojos de deseo. Eso se refleja en las cifras por las cuales Flor María Palomeque, actriz de Ni en Vivo ni en Directo; Sofía Caiche, Katty Yoncón y Ginger Noriega, constan en esta lista. Flor María Palomeque ingresó al programa concurso A todo dar a los 17 años, donde pronto destacó como la chica de mejor figura. Hoy, según dijo a Vistazo, no puede ni salir a andar en bicicleta por la ciudadela donde vive, porque sencillamente para el tráfico. En cuanto a Katty Yoncón fue su simpatía natural, que unida a su buena presencia física la catapultó a la serie Emergencias, donde hace el papel de estudiante de medicina, pero el público la reconoce, no por sus dotes actorales sino por la sugestiva forma de bailar que tuvo en el programa A todo dar. Ginger Noriega tampoco es la excepción: exótica figura, movimientos sensuales y una cámara que la sigue para captar las zonas de su cuerpo que más llaman la atención. Carolina Ramos es un punto y aparte. Nacida también en los programas concursos como modelo, a los 13 años de edad, ejerce una felina atracción en los hombres. "Es la imagen de femme fatale" dijo uno de sus seguidores. No trabaja en televisión por el momento, pero cualquier paso que da es seguido con interés por sus fanáticos. Sofía Caiche ingresó a la televisión como bailarina del programa Guayaquil Caliente y aunque por el momento sus apariciones en pantalla son esporádicas, es una "mujer de fuego" según los caballeros. "Yo sí me siento sexy, no voy a negarlo, es algo que se me nota hasta cuando me miro al espejo, pero no creo que llegue al nivel de deseada", dice la joven, que apenas tiene 20 años de edad y debe acompañar sus salidas con guardaespaldas para evitar cualquier tipo de inconveniente. SIN PROPONÉRSELO Los caballeros dicen que puede ser la sonrisa, otros su acento y ese aire desenfadado que pone en su atuendo. Lo cierto es que Marissa Sánchez genera pasiones y por ello está en esta lista. Alta y delgada, a simple vista parece que no le importa nada, ni la moda, pero cuando está frente a una cámara se convierte en una diosa. LOS ROBERTOS Con Roberto Begué de Aló que Tal se da el fenómeno de la enorme simpatía que genera en el público. Las mujeres lo reconocen en la calle y de él dicen que está sencillamente "buenazo". A esto se une su gran estatura, una talla musculosa, que pudimos apreciar a plenitud en el calendario que hizo conjuntamente con Roberto Angelelli, otro guapo presentador radicado en Miami y pese a que ya no vive en el país, las mujeres ecuatorianas no lo han olvidado. A este dúo se une un tercer Roberto, el presentador de Gamavisión Roberto Rodríguez, a quien vemos todos los jueves en El Especial. De él afirman que proyecta una imagen tierna y por eso le perdonan cualquier metedura de pata que pueda tener en el programa. Pero, ¿qué hace sexys a todas estas personas de la lista? Varios caballeros consultados dicen que las mujeres más deseables son aquellas que tienen mucha seguridad en sí mismas, que usan mucho el contacto visual y hablan con sus movimientos aunque estén cruzando la calle. Todo eso son factores claves a la hora de definirlas. El doctor Germánico Zambrano concluye que "Es fácil fantasear con personas que se conocen, sobre todo en el caso de los jóvenes y adolescentes. Las fantasías son saludables y funcionan de maravilla cuando se distinguen como tal, pero no ocurre lo mismo en la vida real". (Texto tomado de la Revista Vistazo) (Edición 25-01-2001)

Ciudad Quito



Actualizado por

1

dmunoz - en EXPLORED - Noticias de Ecuador.