HoyComEc

Preguntas sobre pobreza

Publicado el 27/Febrero/2006 | 00:00

En un coloquio sobre la pobreza en el Ecuador, organizado por este Diario hace pocos días, el experto Vicente Albornoz, de la Corporación de Estudios para el Desarrollo (Cordes), planteó algunas preguntas para aquellos ecuatorianos que competirán por la Presidencia de la República, en las elecciones del 15 de octubre.
El tema de la pobreza es un asunto estructural en el país. No obstante, por lo general, permanece ausente de los debates en el Congreso de la República, y está ausente de las agendas de los actores de la gran política, inclusive de aquellos que se encasillan en facciones que, presuntamente, se definen por la lucha en favor de los intereses de los marginados, en quienes la limitación de recursos materiales, la falta de trabajo estable y los bajos ingresos constituyen una insufrible realidad.
Albornoz asegura que, desde 2000, considerando el ingreso, se ha reducido la pobreza urbana, aun cuando no lo suficiente. Según él, esto se explica por la estabilidad económica conseguida por la dolarización, las transferencias monetarias de los emigrantes, el crecimiento de la economía y, Albornoz lo ponía entre interrogantes, ¿el limitado gasto social en las cuentas públicas?
De estas premisas surgen sus preguntas: 1. ¿Cómo van a mantener la estabilidad? 2 ¿Qué harán para dirigir hacia la inversión las importantes remesas de los emigrantes? 3. ¿Cómo van a mantener o aumentar las cifras del crecimiento económico? ¿Qué -en concreto- harán en el sector petrolero? ¿Qué -en concreto- harán en el sector no petrolero? ¿Qué -en concreto- harán en el sector público? ¿Qué -en concreto- harán en el sector privado?
Las respuestas correctas, argumentaba Albornoz, nos podrían conducir a incrementar el empleo formal en las áreas urbanas y la productividad agrícola, en el campo, y a aplicar políticas sociales eficientes. No obstante, advertía que el o la elegida deberá meter las manos “donde las papas queman”: estímulos a empresas que usan tecnología y exportan, mayor flexibilidad laboral y reforma educativa que genere capacidades productivas (o sea, reformas contrapelo de los sindicatos nacionales y de los gremios de maestros, como la UNE).
Para saber si, en serio, van a “bailar con la más fea”, como dicen, Vicente Albornoz sugiere preguntar a los candidatos: ¿Qué políticas concretas proponen? ¿Están dispuestos a afrontar el reto? ¿Están dispuesto a romper las lanzas con los grupos que se oponen? ¿Cómo ir más allá del simple discurso? ¿Cómo garantizan que llegará a los destinatarios?
Y, para estimular la productividad agrícola: ¿Estarían dispuestos a promover el arrendamiento de tierras? ¿Y a dar seguridad a la propiedad?

Ciudad Quito



Actualizado por

1

- en Diario HOY - Noticias de Ecuador.