Mockus: refrescando la política regional

Publicado el 07/Mayo/2010 | 00:06

No solo que a Colombia le sentaría bien el remezón verde, sino que la región entera ganaría en paz y viabilidad política

Por: Ana María Correa
amcorrea@hoy.com.ec

Si las cosas siguen como hasta ahora en Colombia, Juan Manuel Santos se convertiría en el portaestandarte sepulturero del uribismo. Esto mostraría cómo, a pesar de los éxitos alcanzados en materia de seguridad, la Colombia política, diversa y variopinta, requiere de nuevos aires que refresquen el pasmado escenario de monolítico asentimiento a la peculiar visión de Uribe y de su operador más duro, Santos. Pero no está solo eso, los estrategas y asesores del candidato del uribismo se han encargado de convertir a Santos en uno de los mayores fracasos políticos del año.

Pero, yendo al grano de la cuestión, no solo que a Colombia le sentaría bien el remezón verde, sino que la región entera ganaría en paz y viabilidad política en un escenario de victoria de Antanas Mockus. El hecho no pasa por el ensalzamiento de la personalidad ni las virtudes histriónicas y creativas del candidato. Efectivamente, existen lagunas y vacíos en algunas de las propuestas de Mockus, además de imprecisiones y ambigüedades, pero el tema no está necesariamente ahí, sino en la potencia simbólica de la derrota del uribismo. El caso quizás es más parecido a la victoria de Barack Obama en los EEUU, en donde el hecho en sí mismo, cargado de una potente significación simbólica, dio paso a una nueva relación entre los EEUU y el mundo.

Una potencial victoria de Mockus sería una especie de bofetada para los ánimos belicistas, alimentados en ambos lados del espectro ideológico del vecindario andino. Al contrario, con Juan Manuel Santos, la región profundizaría el conflicto y las diferencias causadas durante el período de Uribe, más aún, se ahondarían aquellos rasgos más negativos y las aristas más cuestionables de la política de seguridad democrática que, por ejemplo, desencadenarom el desencuentro profundo entre el Ecuador y Colombia luego del bombardeo de Angostura.

Una ganancia del partido verde en Colombia, sin duda, cambiaría las piezas del ajedrez y la predisposición de Chávez y Correa hacia el eterno mal vecino de Colombia. Pero, internamente, los desafíos son complejos.

En el ánimo de los colombianos, el furor verde ha inundado casi todas las esferas, y la adhesión emocional de los colombianos hacia Antanas es profunda. Sin embargo, son las características de mesianismo y personalización de la política generados a partir de la política de Álvaro Uribe los que están conduciendo al agotamiento del modelo uribista y a la súbita e inesperada subida de Mockus en la carrera presidencial. La coyuntura para los electores colombianos exige un ejercicio aún mayor de análisis de cómo el Partido Verde, sin una estructura mayor, podrá atacar el problema medular de reinstitucionalización de la estructura política colombiana o si, por el contrario, Antanas continuará, por sus debilidades intrínsecas, profudizando estos males de la política colombiana.

Volviendo al escenario regional, una potencial victoria de Antanas Mockus inevitablemente transformará la dinámica de relacionamiento regional. Mockus, en la práctica, puede sorprender en el mantenimiento de ciertas políticas de seguridad del Gobierno de Álvaro Uribe, sin embargo, la irreverencia de su propuesta y su presentación y la derrota a Santos pueden dejar sin efecto a las armas verbales a Correa y Chávez.



Actualizado por

1

- en EXPLORED - Noticias de Ecuador.