HoyComEc

Menores Prostitutas

Publicado el 29/Septiembre/1993 | 00:00

Quito. 29.09.93. La he visto vender flores en la avenida
Amazonas, Quito, hace ya cuatro años. Estudia a la mañana y
trabaja hasta las dos o tres de la mañana; a veces más. Vive con
su madre y hermanos, es la mayor. Si alguien quiere hacerle
conversación o la toma del brazo se va enseguida. Serán mandatos
de la madre, imagino. Solo una vez accedió a tomar una leche
caliente, tenía mucha hambre. Aceptó solo porque soy mujer. Pero
casi contestó solo sís o nos. Siempre está seria y con ojos de
miedo. Ahora ya tiene 12 años y atrás de la camiseta se le ven
brotar los senos y redondearse las caderas.

El otro día la vi por primera vez jugando con amigos, dos niños
de la calle...

En 1993 el Ecuador tiene 11 millones de habitantes y de ellos
aproximadamente dos millones son niñas de entre 5 y 19 años.

De un total de 500 mil niños trabajadores, cerca de 100 mil son
niñas de entre 8 y 19 años. ¿De dónde salen tantas niñas
trabajadoras? Pues 9 de cada 10 niñas de sectores populares
urbanos trabajan en actividades comerciales y de servicio
doméstico.

Y aquí viene el asunto: En 1990, el 12 por ciento de las
adolescentes entre 15 y 19 años declaró haber tenido entre 1 y 4
hijos nacidos vivos. Es así como el 50 por ciento de la
mortalidad materna es de mujeres de 15 a 20 años.

Del servicio doméstico a la prostitución

Hasta aquí nos quedamos en estadísticas. Más allá no hay nada.
¿Sobre prostitución de esas niñas? Nada.

Pero sí. Muchas de esas niñas trabajadoras, pasan del servicio
doméstico y la venta ambulante nocturna a la prostitución. Sí. En
el Ecuador existen menores prostitutas, aunque jamás la sociedad
lo haya querido reconocer y asumir. No es cosa reciente, de los
últimos tiempos. El asunto es que jamás lo hemos querido
reconocer.

Es por eso que el Programa del Muchacho Trabajador, del Banco
Central, aún con sus problemas de presupuesto (conocemos que BC
tiene pensado eliminar este programa), ha hecho un esfuerzo
inicial de investigación y difusión sobre este tema.

Como resultado salió un video documental con el nombre "Como se
hizo mujer mi niña", que se presentará hoy miércoles y mañana
jueves en la Posada de las Artes Kingman (Diego de Almagro 1550 y
Pradera), a las 19h00; y el 11 de octubre en la Sala Jorge
Pareja, de la Casa de la Cultura, con una discusión de cine foro.

El video -auspiciado por el Ministerio de Cooperación Técnica del
Reino Unido de los Países Bajos- fue realizado por los cineastas
Rubén Martínez y Hernán Cuellar, y musicalizado por Abdullah
Arellano. Es una muy buena realización que delínea el perfil de
las niñas de la calle y su sexualidad, como grupo de mayor riesgo
con respecto a la prostitución.

También como resultado existe una investigación inicial -en la
que se basó el video- realizada por la investigadora Rosa Manzo,
quien ha trabajado 12 años con las organizaciones de prostitutas
o "trabajadoras del sexo", como se denominan. Ella consiguió
algunos datos importantes sobre la prostitución de menores en el
Ecuador, lo que sintetizamos seguido.

El perfil de las menores prostitutas

Según Manzo, las niñas adolescentes que se incluyen en la
prostitución "provienen la gran mayoría de hogares desintegrados
del sector urbano marginal". Tienen origen migratorio, vienen de
ciudades pequeñas a los centros urbanos, principalmente Quito,
Guayaquil; también Machala, Lago Agrio, Nambija, Huaquillas y
Esmeraldas; es proporcional a los lugares en que el problema de
la prostitución es mucho más grave.

En su mayor parte, son niñas que se encuentran entre los 15 y 17
años de edad, que se han iniciado en esta actividad hace 3 o 4
años. Han abandonado el colegio, a duras penas han terminado la
primaria o han llegado hasta segundo año de secundaria. Por lo
general no adoptan la prostitución como su trabajo, sino como una
actividad esporádica y clandestina, combinada con otras formas de
sobrevivencia; y emplean el dinero que ganan muchas veces en
cosas no básicas.

La mayoría de las niñas prostituidas iniciaron a trabajar como
empleadas domésticas o como vendedoras ambulantes; estos son los
dos grupos de mayor riesgo.

Son niñas que han abandonado o han sido expulsados de sus
hogares, por el clima tenso que existía en ellos: pobreza,
desempleo, hacinamiento, promiscuidad, alcoholismo; que
provocaban maltrato y falta de afecto y comunicación. En muchos
casos -lo que se revela en todos los testimonios del video "Como
se hizo mujer mi niña"- la huida de las niñas estuvo precedida de
abusos sexuales de parte de padrastros, familiares o amigos del
hogar; y, en los casos de chicas empleadas domésticas, también de
parte de dueños de casas, sus familiares o amigos. En la calle se
exponen a este mismo acoso.

Más exigidas por los hombres pasados de 40 y de clase alta

Según Manzo, existen "reclutadores" interesados en adolescentes o
e "vírgenes", porque son más exigidas por los "usuarios" del
sexo, por lo general hombres que pasan los 40 años y que
pertenecen a clase alta.

Las niñas se hacen de amistades para protegerse, y generalmente
se integran a pandillas, mayoritariamente masculinas, en donde
tienen que pasar por jefe y todos los miembros, como confesó una
niña de 14 años en el video mencionado.

En sus experiencias sexuales prematuras y forzadas las
niñas-adolescentes no tienen ningún tipo de cuidado
anticonceptivo. "En chicas de 14, 15 y 16 años hay historiales de
hasta cuatro abortos", dice el informe. Pero también un caso muy
asiduo es que tengan los hijos, hay chicas de 17 años con dos
hijos criándose en la calle o en condiciones muy precarias.

La mayoría de menores trabaja en clubes nocturnos, casas de citas
y saunas; pero ya se va observando chicas de 14 a 17 años en las
calles, incluso de día; por ejemplo en la Avenida Amazonas, Plaza
de Santo Domingo, calle 24 de Mayo, etc (Quito) informa Manso.

"Muchos dueños de locales promocionan su negocio haciendo que las
chicas más jóvenes y bonitas entreguen tarjetas a los hombres por
las noches; en la avenida Amazonas, por ejemplo". Todos hemos
visto la congestión de tránsito cuando una de estas chicas se
ubica en la mitad de las dos vías.

Las prostitutas adultas denuncian el problema

Fueron las organizaciones de mujeres prostitutas, pertenecientes
a algunas provincias del país, que se reunieron hace pocos meses
en el Primer Encuentro de Trabajadoras sexuales, en Machala, las
que denunciaron por primera vez la utilización de menores para la
prostitución en Ecuador.

Precisamente hoy y mañana las dirigentes de estas organizaciones
se encuentran en Quito, para comunicar al Ministro de Bienestar
Social las resoluciones de su Encuentro.

Las chicas nunca llegan solas

Asimismo, en el video se recogen testimonios de tres mujeres
prostitutas quienes declaran su desagrado ante la inclusión de
menores, quienes a veces son forzadas por "chulos o cabrones".

Una de ellas manifestó su desagrado y sus experiencias
defendiendo a estas niñas. Nosotros tenemos hijos, muchas nos
incluimos en esta vida para que ellos puedan comer, nosotros
defendemos a estas niñas, no queremos que sean prostitutas,
manifiestan.

"Las trabajadoras sexuales adultas o menores consideran que cada
vez hay más chicas prostituidas", dice el informe. Esto se
constata en el Centro SIDA/ETS #2 y en el Departamento de
Epidemiología de El Oro donde llegan menores de hasta 13 años de
edad solicitando carnet de prostitutas o atención en problemas de
contagio venéreo, "es un hecho cotidiano y en ascenso", en ese
centro la relación es de por lo menos un menor por cada veinte o
treinta prostitutas adultas, añade el informe.

"Estas chicas nunca llegan solas. Cabe descubrir la articulación
de las redes organizadas, sus contactos y enlaces, modos de
operar, etc", manifiesta Rosa Manso.

¿Encarrilar a las niñas?: !encarrilar a la sociedad!

Es precisamente el Ministerio de Bienestar Social y el Ministerio
de Salud, quienes deberían ya tomar acciones al respecto, afirma
Rosa Manso, mientras comenta que las estadísticas que encontró
sobre este tema en las dos instituciones no correspondían a la
verdad. "Para el Ministerio de Salud Pública no existe
prostitución infanto-juvenil en nuestro país, solo atienden a
prostitutas mayores de edad, no contempla la protección del
menor, sea en profilaxis o con una política o medidas
anticonceptivas".

Rosa Manso también confía en que UNICEF quien estaba interesado
en hacer una investigación más amplia sobre el tema, concrete la
propuesta.

Hasta tanto se ha cumplido ya con la instancia de denuncia, hace
falta ahora que se investigue más profundamente y se dé
tratamiento al problema, finalizó. "Debe ser una acción
integrada, no dispersa, ahora que las mujeres prostitutas están
organizadas es el momento".

Que así sea. Haber si así se deja de tratar a estas niñas
adolescentes como menores descarriadas, y nos ponemos más bien a
poner en carril a la sociedad. (10B)

Ciudad N/D



         


Actualizado por

1

- en Diario HOY - Noticias de Ecuador.