Mares rojos

Publicado el 18/Julio/2013 | 00:47

Análisis

Wilson Granja Portilla

Director Ejecutivo de Wincorp del Ecuador

A diferencia de los mares azules (La Estrategia del Océano Azul de W. Chan Kim), los mares rojos representan mercados donde los actores compiten, de manera conflictiva y combativa, buscando siempre ventajas que no guardan relación con las políticas de mercado y, que más bien, responden a decisiones de orden político e ideológico, en lugar de crear espacios y mercados de beneficio común.

Pensando en este libro de W. Chan Kim, y traspasando su mensaje al campo público, no deja de sorprenderme la inclinación del Gobierno actual de querer navegar por mares rojos, en lugar de buscar deriva en las tranquilas aguas que suelen ofrecer los mares azules.

En esta última bonanza petrolera, la imagen y percepción del Ecuador se ha debilitado, a tal punto, que nuestro prestamista de última instancia realiza negociaciones que, en el pasado, hubiesen sido motivo de destitución de uno o más ministros, por decir lo menos.

La gran pena es que el Ecuador de hoy podría perfectamente haber navegado en mares azules y en armonía con sus principales socios comerciales. Si ese hubiese sido el mar donde hubiéramos navegado, muy posiblemente, el crecimiento de nuestras economías habría sino incluso mayor.

Sin embargo, el perfil político y la inclinación ideológica de este Gobierno ha hecho que el Ecuador sea un país donde la inversión extranjera esté limitada y donde el empresario (que ha ganado mucho dinero en el Gobierno de presidente Correa) se encuentre fatigado y (habrá gente que opine lo contrario) pobremente motivado para incursionar en nuevas actividades comerciales.

Sería de suponer que el Gobierno actual, dueño de una aceptación, como ningún otro en la historia, busque atraer nuevos capitales y busque también que nuevas empresas aterricen en el país, con el objetivo de generar (entre otras cosas) nuevos puestos de trabajo.

A final de cuentas, ninguna multinacional podría tener el poder o la capacidad para modular o afectar decisiones de orden nacional.

Está en manos del Gobierno conducirnos por los mares que más nos beneficien. Siempre serán los mares pacíficos los que brindarán mayor provecho para el país, en el corto y en el largo plazo. Pensaría que la práctica y el interés común superarían cualquier afán de protagonismo.



Actualizado por

1

- en EXPLORED - Noticias de Ecuador.