HoyComEc

Los Logros Del Sistema Democratico

Publicado el 01/Octubre/1997 | 00:00

Quito. 1 oct 97. (Editorial) Parece francamente insólito que,
a estas alturas, podamos referirnos a los logros de un sistema
político, cuyas debilidades e incongruencias denunciamos todos
los días, cuyo fracaso pregonamos a los cuatro vientos. Pero
la otra mañana, en una conversación radial con Milton Alava,
tuvimos que reconocer que, a pesar de todo lo que se diga, la
Constitución que nos rige desde 1979 ha batido algunos récords
de permanencia y eficacia.

En primer lugar, en toda la historia del país, ninguna
Constitución ha regido tantos años sin interrupción. Y
ninguna, como ésta, ha logrado superar situaciones tan
adversas: el fallecimiento de un presidente, el secuestro de
otro, la defenestración de un tercero, una crisis económica
sin precedentes, dos conflictos internacionales y una larga
lista de situaciones de muy difícil manejo. En otros momentos
históricos, cualquiera de estos casos podría haber sido
suficiente como para provocar un golpe de Estado y una ruptura
del orden constitucional. Que en algunos de ellos haya tenido
que recurrir a un parche legal, es posible, pero de todas
maneras el sistema ha sobrevivido.

Pero hay más todavía. La clase política, con todas sus
deficiencias, ha permitido la incorporación a la Carta
Política de novísimas instituciones tendientes a garantizar la
práctica de una verdadera democracia. El Tribunal
Constitucional se ha ido depurando a lo largo de estos años,
se ha creado la Defensoría del Pueblo, se ha establecido el
recurso de amparo, se ha reformado a fondo la Función
Judicial, etcétera, etcétera.

Y quizá lo más importante es que, bajo el imperio de esta
Constitución, el país ha dado un vuelco fundamental en cuanto
al concepto de participación activa del conjunto de la
sociedad en la vida del país. No es que necesariamente la
Constitución la haya provocado, pero la instauración y la
práctica de la consulta popular, por ejemplo, han creado el
espacio para este fenómeno, que ahora precisamente pugna por
reformas todavía más a fondo del sistema.

Es que, claro, la Constitución no es perfecta ni mucho menos.
Y, sobre todo, en la práctica no siempre se ha avanzado. Se
han producido inclusive serios y graves retrocesos. A mi modo
de ver, lo más negativo ha consistido en el modelo de Estado
previsto legalmente, conforme al cual el Ejecutivo ha ido
perdiendo atribuciones, a tal punto que su tarea de Gobierno
ha quedado supeditada al visto bueno del Congreso. Y las
consecuencias no se han registrado tan solo en el ámbito
político, sino también y muy especialmente en el ámbito
económico, pues ninguno de los gobiernos que se han sucedido
en estos dieciocho años ha podido poner en marcha y mantener
un programa económico consistente. Las consecuencias las ha
pagado la población más pobre del país, cuyos niveles de vida
han descendido en forma alarmante. Esas sí son las más
negativas contradicciones del sistema. (DIARIO HOY) (P. 4-A)



Actualizado por

1

- en Diario HOY - Noticias de Ecuador.