Los "catsos" blancos se quedan 15 días, en Quito

Publicado el 16/Noviembre/2002 | 00:00

Hoy llovió al sur de Quito, luego hizo un poco de sol. María Chusín advierte a su familia que mañana madrugarán a cazar ‘catsos’. “Con lo que vendamos les compraré los zapatos y los libros que les hacen falta en la escuela”. Ellos viven en el barrio Garrochal, en Guamaní, ubicado al sur de la ciudad.
Desde hace siete años, cuando llegaron del páramo, se enteraron de que estos insectos preparados con tostado y abundante cebolla eran un plato codiciado por decenas de quiteños, desde entonces cazan "catsos" blancos para venderlos en los mercados de Chillogallo y El Camal.
“Saben a chicharrón y a trozos de carne apanada”, dice Inés Cangui, al momento de saborearlos. Para prepararlos se les quitan las patas y las alas y permanecen durante 24 horas ""llenándose la panza de harina"", luego, en agua sal, y se los fríe.
El martes a las 05:10 comienza la labor. María, sus cinco hijos y su esposo se ponen ropa caliente y llevan un recipiente de plástico para salir a la aventura. Se escucha el zumbido de los insectos, poco a poco salen de su agujero. “¡Son muchos!"", exclaman los niños, mientras sonríen al caer en el pasto por tratar de alcanzarlos. No vuelan alto, lo que facilita la tarea. Pasan 15 minutos, aclara el día y los ‘catsos’ desaparecen. Después del 2 de noviembre regresan el próximo año. (GV)

LA VENTA

l Los venden vivos en porciones que cuestan de $3 a $10, depende de la cantidad. Los fríen con tostado y la tarifa de venta es a partir de $0,50.

l El insecto pertenece a la familia de los escarabajos. Se reproduce donde hay barro, temperaturas de 10 y 15 grados centígrados y pastizales amplios. (GV)

Ciudad Quito



Actualizado por

1

- en EXPLORED - Noticias de Ecuador.