Lasso sella postulación en Manabí

Publicado el 30/Septiembre/2012 | 00:12

Lasso sella postulación en Manabí

Proclamación de la candidatura presidencial bajo el auspicio del movimiento CREO

Alrededor de 5 000 personas fueron invitadas al evento realizado en la Quinta Guillem. La esposa y los hijos del candidato estuvieron allí

Abriéndose paso entre la muchedumbre, sonriendo siempre, en un pasillo compuesto de guardias de seguridad y colaboradores, Guillermo Lasso llegó al escenario para decir sí a la Presidencia del Ecuador.

Eso ya cerca de las 17:20. Pero, antes durante su llegada, dentro del recinto donde el movimiento político Creando Oportunidades (Creo) le pidió formalmente su participación, no dudo en apretar manos y abrazar gente.

Una vez en el escenario, donde su esposa María Lourdes, con un vestido casual gris, lo esperaba con ansias, no dudó en tomarla de la mano. Le dio un suave beso, la miró y con ello le agradeció las palabras bonitas, que minutos antes, había dicho sobre él. Minutos después, entre aplausos y gritos de “Guillermo presidente” se despojó de su chaqueta. No llevaba corbata, pero sí una sobria camisa celeste, de marca se alcanzaba a ver a lo lejos, y perfectamente combinada con un pantalón gris claro.

Cerca de cinco minutos se tomó para saludar a la gente, que desde las 14:00 comenzó a copar el recinto de la quinta Guillem. Un pañuelo blanco, perfectamente doblado y planchado, lo ayudó a secar la humedad de su rostro y comenzó su intervención con las estrofas de un pasillo dedicado a Manabí.

Ya para ese momento tenía el dominio del escenario. Muy cerca de él, siempre su personal de campaña,más de cien personas. Todos, con apariencia de dominar celulares, tablets, cámaras de videos y de fotografía. Captando cada movimiento y subiendo a las redes sociales todo lo que decía y sus movimientos inmortalizados en fotografía.

Al pie del escenario, algunos de sus cinco hijos, más familiares, amigos, colaboradores y algunos personajes reconocidos entre los que se destacaro Danilo Carrera, Ricardo Noboa y Carlos Vera. Pero también sus seguidores provinciales con sus respectivas delegaciones e incluso algunos inmigrates de Estados Unidos y Europa.

Ello dentro de un recinto donde el blanco predominó y marcó el toque de elegancia, el mismo que para esa hora ya había rebasado su meta de los cinco mil invitados que querían ver el sí del candidato.

Aquel que ya se veía venir y que tomó cerca de tres años. Sí, una candidatura que no fue presentada en Guayaquil ni en Quito, sino en Portoviejo, capital de Manabí. La misma que -según Roberto Gómez, de Creo Guayas- reúne la tercera parte del electorado del Ecuador pero que también es la ciudad natal de la madre del candidato.

Y aunque la ciudad amaneció ajena al magno acontecimiento político, que tomó viernes y sábado completos, por la tarde se contagió de ruido y fiesta. Los cohetes, los globos rojos, azules, celestes y naranjas ayudaron para ello.

La vía Portoviejo-Picoazá, pasadas las 15:00 resultaba intransitable, eso pese a que el acceso se caracterizó por un marcado orden. Pancartas gigantes con la foto del protagonista o mensajes del movimiento daban la bienvenida y no precisamente para dar cabida a los tradicionales juegos deportivos ni asados de familia que allí suelen darse los fines de semana.

Los simpatizantes entraban haciendo fila y todos los bolsos eran revisados. Nada de alcohol, cero objeto corto punzante y control estricto por cualquier tipo de incidente. La gente llegó luciendo el blanco en sus camisetas, con un 21 bordado y el emblema multicolor de Creo.

Y ni bien llegaban eran cargados de globos y provistos de agua, muy bien repartida en congeladores dentro de todo el recinto. Una vez en el interior Alleguez Son, los esperaba. El tema de la concentración ‘Creo en ti’ más otra serie de merengues fue el abre boca musical con más de una hora de intervención al anuncio político. Los simpatizantes no demoraron en bailar, solos o en pareja.

Eso mientras en la mañana, el piso tres del hotel Ceibo Real ubicado en el corazón de Portoviejo fue el sitio de concentración de los 24 directores provinciales, más los dos de EEUU y Europa. El tema de discusión: las propuestas legislativas que plantearían, mientras estaban en la mesa, a veces tomando fotos y viendo sus laptops, Mae Montaño, Patricio Donoso, Ricardo Suárez y Roberto Gómez, entre otros directivos de Creo.





El plan incluye no explotar el Yasuní y subir el bono a $50

"Seré presidente del Ecuador porque quiero cambiar el país de la inseguridad por el Ecuador de la tranquilidad, el país de la dádiva por el Ecuador del empleo y el emprendimiento, el país de la confrontación y la prepotencia por el Ecuador del diálogo y del respecto".

Con esa frase, Guillermo Lasso resumió las metas de su proyecto de llegar al sillón presidencial, a lo que aspira porque, según dijo, tiene "la capacidad, la fuerza y las ideas para llevarlos a ese otro Ecuador que sí es posible, el Ecuador de las oportunidades".

El discurso en la presentación de la candidatura, de siete páginas, tuvo momentos emotivos como en la parte introductoria cuando el candidato hizo un repaso de la primera estrofa del pasillo "Manabí" y recordó a su madre portovejense, su principal soporte, y a su abuelo, así como el rol en esta etapa de vida de su esposa y sus seis hijos, presentes. Resumió su propuesta en cuatro ejes de ese Ecuador posible.

El Ecuador del empleo fue el inicial, enfocando la carencia actual y la necesidad de generar empleos dignos, como también, para lograrlo, en la importancia de liberar el potencial creativo de millones de emprendedores del país, en todos los campos, eliminando el exceso de trámites y reduciendo los impuestos

"(Esa) -señaló- es nuestra visión de desarrollo..., en la que todos los días la ejercen los ciudadanos... y no solo el Gobierno".

Apuntó que el segundo eje es el Ecuador socialmente responsable; esto es, una acción en favor de quienes viven en una situación extrema, "a los más pobres de los pobres", por lo que se comprometió no solo a mantener el bono de desarrollo, sino a elevarlo a $50 mensuales. Habló de una educación y una salud de calidad para todos, de mejorar el programa de escuelas del milenio pero enfocando primero en lograr la infraestructura necesaria para la red nacional o en fortalecer la atención primaria de salud. Dijo que en el nuevo Ecuador habrá agua potable y alcantarillado para todos.

El tercer eje tiene que ver con las instituciones que hoy, según dijo, no protegen a los ciudadanos. En el Ecuador de las oportunidades se castigará a los delincuentes y los ciudadanos podrán salir de su casa sin miedo. Habrá una clara línea divisoria que separe a los criminales y a los ciudadanos decentes, siempre "en el marco del respecto a los derechos humanos, pero con absoluta firmeza".

"No queremos una justicia que sirva solo para satisfacer ágilmente las demandas de quienes gobierna, ofreciendo "bajo ningún pretexto meter la mano en la justicia". La seguridad jurídica estará atada a la lógica del emprendimiento, para dar seguridad a la inversión. "Necesitamos una democracia que proteja a los ciudadanos de los abusos del poder", que garantice la libertad de opinión, en la que funcionen los contrapesos y exista una asamblea independiente que fiscalice al Gobierno.

En el cuarto eje, del Ecuador de los valores, proyectó el respeto, la unidad, la paz y la humildad. Dijo que un valor fundamentales el respeto a las personas con capacidades, reconociendo el programa Manuela Espejo, al que ofreció profundizar y mejor. En este punto, además, ofreció no explotar el Yasuní, sin esperar regalos, "porque es nuestra responsabilidad". (LB)



La concentración


El encuentro oficial de la presentación del candidato presidencial del movimiento Creo se desarrolló en la Quinta Guillem, ubicada en la vía que conduce a la parroquia Picoazá.

Los carros de las delegaciones eran parqueados en orden por más de una docena de jóvenes.

La asistencia a la reunión política comenzó a darse pasadas las 14:00. El inicio del evento fue a las 15:00 y su transmisión en vivo, a las 17:00.

Los preparativos se concentraron desde el jueves. Se utilizaron al menos 10 amplificadores de sonido para cubrir un salón al aire libre para 5 000 personas.

Los dos hoteles Ceibos Real de Portoviejo estuvieron llenos de los representantes del movimiento Creo.

El candidato, que hasta mayo pasado era presidente ejecutivo del Banco Guayaquil, durmió en Manta, a 25 minutos de Portoviejo.

La presencia de militantes del movimiento Creo obligó a que los organizadores del evento instalaran al menos 10 baterías sanitarias.

 



Actualizado por

1

- en EXPLORED - Noticias de Ecuador.