La Fiscalía toma versiones

Publicado el 21/Noviembre/2009 | 00:07

Jaime Mantilla y Amada Santana dieron ayer su testimonio libre por el accidente que dejó herida a una menor



Pablo Coello, agente fiscal de Sangolquí, tomó ayer las versiones libres y sin juramento de Jaime Mantilla y Amada Santana, madre de la menor Johana Falcones, quien resultó herida en el accidente de tránsito el sábado anterior (14 de noviembre), ocurrido a la altura de la salida de la fábrica de la moneda en la vía que une Amaguaña con Sangolquí.

Por este hecho, el juez 19 de Garantías Penales de ese cantón, Hernán Alvear, dispuso medidas cautelares contra Mantilla con la prohibición de salir del país y la obligación de presentarse cada martes ante esa dependencia.

Mantilla dio su versión a partir de las 08:30, acompañado de los abogados Manuel Carrera y Carlos Bravo. En su declaración, que tomó unos 40 minutos aproximadamente, reiteró que el día del percance regresaba a su casa en Sangolquí tras visitar a un familiar de su esposa que estaba enfermo y que lo hacía en su vehículo Mazda junto a su mujer, su cuñada y sus nietos de cuatro y dos años, y seguidos atrás por un carro con otros familiares.

Dijo que a eso de las 19:00, cuando se acercaba a la fábrica de la moneda vio un bus parado y a un joven que cruzaba la calzada como tratando de tomar el bus, momento en el cual sintió un impacto violento en su lado izquierdo, tras lo cual detuvo unos metros más adelante su auto.

Asimismo, señaló que tras el accidente el mismo condujo su vehículo por pedido de un cabo de policía hasta la subjefatura, donde se le preguntó si aceptaba hacerse la prueba de alcochec, "ante lo cual conociendo que no portaba ningún signo de haber ingerido bebida alcohólica alguna me negué". Luego fue sometido a evaluación en el hospital local en no más de diez minutos.

Tras la declaración, Esteban Rubio, abogado de Amanda Santana, no pidió ninguna aclaración. A las 10:00, llegó la mujer e inició su testimonio. Relató que en los momentos previos al atropellamiento de su hija no vio venir ningún carro. Aseguró que ella y su yerno percibieron olor a trago cuando estuvieron cerca de Jaime Mantilla. También describió los hechos subsiguientes y afirmó, al final, que nunca mantuvo de la mano a su hija. Cambió la versión dada el domingo (ver recuadros de la derecha). (LB)

La primera versión de Santana


El testimonio de Amada Santana, incorporado en la providencia de la audiencia de flagrancia realizada el 15 de noviembre pasado en torno al accidente registrado la noche de la víspera, dice textualmente: "Estábamos parados para pasar la vía frente a la Casa de la Moneda, en todo lo que sale del conjunto, en el carril que va a Amaguaña, el vehículo iba por donde venían de Amaguaña a Quito. En eso, estábamos parados y se pasa un chico, no veo el carro todavía, no me fijé cuando mi hija pasaba, también cuando estaba acabando de pasar, le veo revolcándose, de ladito, a lo que comienza a salir sangre de la boca, la señora decía respira Johanita, le comenzó a salir más sangre, el impacto no me fijé dónde era, el carro no tenía mucha velocidad, el carro paró y se bajó de él esa señora a decir que no la mueva, decían que mi hija estaba muerta pero aún le palpitaba el corazón y le llevaron al Eugenio Espejo; ellos decían que para que le pongan oxígeno, luego le llevaron al Baca Ortiz, esperamos por 20 minutos, hasta desocupar una máquina que era especial, luego en la misma ambulancia la trasladaron al hospital Metropolitano".

Jaime Mantilla dice que auxilió a la niña de forma inmediata


Jaime Mantilla contó que el sábado pasado, cuando retornaba a su casa junto a familiares, en dos carros que iban en caravana, conducía respetando las señales de tránsito, en medio de un tráfico denso. Al acercarse a la fábrica de la moneda con dirección a Sangolquí, vio un bus a la derecha y de forma intempestiva a un joven como intentando subir a el. En ese momento, sintió un impacto violento en la puerta izquierda a lo que no pudo hacer nada: adelantó el vehículo unos metros más adelante y lo estacionó, mientras su esposa bajó de inmediato para auxiliar a la víctima. "Yo me apresuré a llamar al 911 y a la Policía desde mi celular..." Sus familiares que iban en el otro auto también se bajaron para cooperar.

Dijo que la ambulancia de los bomberos llegó de forma ágil y casi de manera simultánea la Policía: el paramédico tomó los signos vitales a la niña, la subió junto a su madre a la ambulancia y, antes de que sea cerrada la puerta, pidió al hombre que las llevara al hospital Metropolitano. Agregó que de inmediato hizo otra llamada al gerente de ese centro pidiendo la presencia de un especialista y los mejores cuidados para la niña. Por pedido del cabo Chávez, sostuvo, condujo hasta la subjefatura su auto, un Mazda nuevo cuya tecnología obliga a tener el sistema de luz, limpia parabrisas y seguridades automáticas. También aseguró que esta es la primera vez en su vida que se ve envuelto en un accidente y que por su conocimiento de esa vía y de su nivel de capacitación en el volante se hacía imposible conducir a una mayor velocidad a la descrita: 50 a 55 kilómetros por hora.

La versión de ayer de Santana


Amada Santana relató ayer a la Fiscalía: "El sábado 14 de noviembre de este año, a eso de las 19:00, estábamos parados en la vereda de la salida del conjunto Alcala del Valle, de la siguiente manera: yo, mi hija Tatiana, mi cuñada Graciela, la niña Johana, mi yerno Napoleón Arroyo y su hermano Carlos, mirando los carros para ambos lados de la vía para pasar a la otra vereda para ir a Quito; en ese instante, yo no tomaba a mi hija de la mano, en eso, estábamos viendo no venía ningún carro, se pasa mi yerno Napoleón y pasa mi hija Johana tras mi yerno y no había ningún carro. Mientras nosotros esperábamos en la vereda, mi hija iba por media vía, cuando no vimos de dónde apareció el carro y atropelló; a lo que le atropelló, yo lo que vi que mi hija al lado izquierdo y el vehículo siguió corriendo, más adelante había carros parados y ahí paró el vehículo, mi yerno como estaba viendo salió tras el carro y se acerca y le dijo al señor mató a la niña, mi yerno le dijo que iba a tomar las placas y ahí se acercó el señor y ahí lo ha olido a puro trago (...), de ahí de acercó donde mí a ver si estaba muerta, ahí también lo olí a puro trago...".

Certificado del Hospital Metropolitano

Declaraciones del director de Diario HOY, Jaime Mantilla, en rueda de prensa



Actualizado por

1

- en EXPLORED - Noticias de Ecuador.