La Eleccion De Magistrados De La Suprema

Publicado el 03/Octubre/1997 | 00:00

Quito. 03 oct 97. En la sesión de la noche de ayer los
diputados nombraron a los 28 jueces restantes. A última hora
hubo dos cambios en la nómina. Los distintos bloques apuraron
reuniones en busca de los candidatos más afines a sus
partidos: la más significativa fue la del partido
socialcristiano que contó con la presencia de Jaime Nebot.

Corte: el Congreso la eligió en bloque

El Congreso definió la lista de los 31 nuevos jueces de la
Corte Suprema de Justicia. A las 21h00 de ayer terminó la
votación de la nómina presentada por la Comisión Calificadora
con los consensos entre los bloques legislativos.

Esta es la nómina (plancha) de los candidatos de los Colegios
electorales: Santiago Andrade, Mariana Argudo, José Benítez,
Armando Bermeo, Tito Cabezas, Nicolás Castro, Alfredo Corral,
Luis Heredia, Eduardo Holguín, Julio Jaramillo, Jaime Velasco,
Julio Navarrete, Galo Pico, Hugo Quintana, Rodrigo Varea,
Jorge Ramírez, Carlos Riofrío, Héctor Romero Parducci, Miguel
Villacís y Jorge Zavala.

A última hora se produjeron dos cambios: en lugar de Alfredo
Corral y Jorge Zavala fueron designados José Vicente Troya y
Galo Galarza. Habrían sido exigidos por Pachakutik. El
miércoles fueron elegidos Mariana Yépez y Teodoro Coello.

En cuanto a la lista de la Sociedad Civil, el Congreso tenía
facultad para nombrar siete; sin embargo, nombró nueve: Olmedo
Bermeo, Eduardo Brito, Américo Gallegos, Bolívar Guerrero,
Estuardo Hurtado, Ignacio Lescano, Camilo Mena y Bolívar
Vergara. Se suma Alfredo Contreras posesionado ayer.

En la sesión de anoche votaron 72 de los 74 diputados
presentes. Se abstuvieron Juan José Illingworth y Eduardo
Donoso (Liberación Provincial). No asistieron los
representantes del PRE.

El presidente del Parlamento, Heinz Moeller, convocó a los
nuevos magistrados para su posesión, el lunes a las 11h00, en
el Salón de los Presidentes.

Por la mañana, los contactos entre los diferentes bloques se
multiplicaron.

En la elección no se aplicó el principio constitucional que
para elegir un juez se necesitan las dos terceras partes de
los votos (55 voluntades). Quedó derogado automáticamente
cuando el Congreso, luego de la Consulta Popular, aprobó la
nueva modalidad de elección de la Corte. Entonces, únicamente
se requiere la mayoría simple de los presentes. Pero mientras
varios de los jefes de bloque buscaban lo que se denominó
"candidatos de consenso", había otros sectores que tenían en
mente boicotear la sesión. Fue el caso de Unidad Nacional.
Según su jefe de bloque, Patricio Velasco, el informe
presentado por la Comisión no podía ser tratado porque
"incurrió en varias violaciones a la reglamentación que se
planteó".

Un caso es la aceptación de las candidaturas propuestas por la
Conferencia Episcopal Ecuatoriana (CEE) fuera del tiempo
reglamentario. Este argumento fue dado previamente -el
miércoles por la noche- por el socialcristiano Tito Nilton
Mendoza.

La intención de Velasco era agrupar a sus diputados, a los
socialcristianos insatisfechos y a los roldosistas -quienes
también fueron críticos- y pedir la elaboración de un nuevo
informe a la Comisión. En las filas del PSC se rechazó esta
versión; sin embargo, reconocieron que Mendoza mantenía esa
línea, pero iba a bajar su perfil. Luego de su conversación
con Jaime Nebot habría ofrecido no ir a la sesión.

Pero eso no es todo. El diputado Juan Manuel Fuertes (DP)
denunció las intenciones de retirar a los 8 candidatos de la
CEE y meter a cambio a aspirantes auspiciados por el PSC, para
dar gusto a Mendoza.

Mientras esto ocurría, los demás bloques mantenían reuniones
por su cuenta y prepararon la lista que presentaron a Heinz
Moeller, presidente del Congreso, en el encuentro de jefes de
bloques con el fin de elaborar una sola plancha para armar la
CSJ.

Para esa votación había optimismo en el PSC. Calculaban que
por lo menos iban a alcanzar alrededor de 60 votos: 26 ó 27
PSC, 11 DP-FN, 2 MPD, 4 ID, 6 MCP, 7 independientes y varios
de Unidad Nacional.

Napoleón Saltos de Nuevo País de antemano dijo que su partido
no se iba a prestar a una votación en plancha y reiteró que su
bloque pediría la votación de candidato por candidato.

Es la primera mujer en llegar a la CSJ

Mariana Yépez Andrade
MINISTRA-JUEZ

Ayer, no fue un día normal para Mariana Yépez (Atuntaqui,
1945). Desde la mañana dividió su tiempo entre entrevistas a
la prensa y los constantes abrazos que recibía de sus
parientes, colegas y sobre todo, de los funcionarios
judiciales que impulsaron su nombre para integrar la Corte
Suprema.

Yépez, junto con una Jueza de Los Ríos ha sido la única mujer
en integrar una Corte Superior y la primera en presidirla.
Toda su carrera la ha entregado a la administración de
justicia, pues ha formado parte de ella desde sus tiempos de
estudiante, cuando, tras un concurso de merecimientos, pasó a
ser ayudante de la Presidencia de la Corte Superior de Quito,
que años más tarde presidiría.

Pero ese no es el único hito que su carrera ha marcado para
las mujeres. Fue la primera en ser fiscal y desde ayer es
magistrada vitalicia de la Corte Suprema de Justicia, un hecho
sin precedentes.

Reconoce que las mujeres han tardado en llegar a esa posición.
"Como todo lo de las mujeres demora un poco pero estamos
llegando (...) y en gran parte gracias al movimiento de
mujeres al cual yo me debo. Si en los setentas no lo
hubiéramos creído necesario no estaría yo ahora en esta
posición".

Yépez combina su actividad judicial con la docencia. Es
catedrática de la Universidad Católica desde 1988 y -con
intervalos- de la Universidad Central desde 1986. Justamente
en la Casona está formando futuros jueces en la Escuela
Judicial.

Pese a la lluvia de abrazos y entrevistas, Yépez mantuvo la
cordura y para todos siempre tuvo una sonrisa. A pesar de
todo, ayer sus sentimientos estaban mezclados, pues su marido,
convaleciente de salud, no pudo acompañarla en el momento más
importante de su carrera.

Un experto en Derecho Mercantil

Alfredo Contreras
MINISTRO JUEZ

Identificado como un personaje muy cercano al PSC, aunque no
se le conoce afiliación a partido político, Alfredo Contreras
se convirtió el miércoles en uno de los tres primeros
magistrados elegidos en el nuevo sistema de reestructuración
de la Corte Suprema.

Ya en octubre de 1996 fue nominado por el socialcristianismo
para integrar la Suprema.

Por eso, ese año no terminó su período de presidente de la
Corte Superior de Justicia de Guayaquil porque pasó a ser
Ministro Juez. Abogado del país desde 1971 ha sido asesor
legal de la tesorería municipal de Guayaquil (1973-1977),
secretario de la Gobernación del Guayas (1978-1979), ministro
juez de la Corte de Guayaquil (1996).

Se trata de un experto en Derecho Mercantil y Societario, ha
sido abogado del grupo Vilaceca y Banco La Previsora.

Nació en Guayaquil el 4 de diciembre de 1946, casado y con un
hijo. Ha ejercido la docencia de derecho mercantil y
administración pública en la Universidad de Guayaquil, así
como en la Universidad Central de Quito. También ha ejercido
como profesor de inglés en los colegios Cristóbal Colón (1967)
y Santo Domingo de Guzmán (1966-1972), ambos de Guayaquil.

Pero también ha dedicado tiempo a publicar libros. Tiene una
obra, "La casación en el Ecuador: aspectos civil, mercantil,
penal, laboral, tributario y contencioso administrativo".

Contreras obtuvo también el premio Universidad de Guayaquil
donde obtuvo el doctorado en jurisprudencia.

Otro de sus honores es haber sido becario del American Field
Service. Redacción Guayaquil

De portero de un juzgado a la Corte Suprema

Teodoro Coello
MINISTRO JUEZ

La llamada del Presidente del Congreso lo sorprendió en su
escritorio ubicado en el segundo piso del edificio donde
funciona la Delegación de Contraloría, en el centro de Cuenca.

Pero Teodoro Coello no pudo contestar afirmativamente al
llamado al Congreso, para posesionarse como Ministro de la
Corte Suprema de Justicia: no tenía pasaje ni reservación
aérea para viajar a Quito y participar en la ceremonia que se
realizaría pocas horas más tarde. El acto fue pospuesto para
el próximo lunes.

Este cuencano de 57 años habla pausadamente y mueve sus manos
con cierto nerviosismo: asegura que nunca se imaginó ser
designado miembro vitalicio de la nueva Corte Suprema de
Justicia. Su candidatura fue presentada por los colegios
nominadores y recibió el respaldo de 68 de 71 legisladores
presentes durante la prolongada sesión de la noche del
miércoles.

La designación le abre un reto pero eso es algo que él conoce.
Cuando estaba en cuarto año de Jurisprudencia, en la
Universidad de Cuenca (estatal) se vinculó a la función
judicial casualmente: trabajaba como portero en el Juzgado de
Trabajo. Para entonces, el derecho laboral ya empezaba a ser
uno de sus fuertes: fue Subdirector e Inspector de Trabajo.

Desde el año 72, cuando salió de la Universidad, nunca más se
separó de ella. Fue profesor de Derecho del Trabajo, Seguridad
Social, Cooperativismo, Derecho de Menores y Derecho
Territorial durante 26 años. De hecho, aún no decide separarse
definitivamente de la cátedra universitaria, así que entre las
primeras gestiones que hizo ayer por la mañana estuvo la
llamada al decano de Derecho (Pablo Estrella Veintimilla), a
quien le pidió una licencia sin sueldo mientras el panorama de
su vida y de su familia se define.

Aunque, en realidad, ya su familia está acostumbrada a verlo
con un pie en Quito y uno en Cuenca: entre 1990 y 1994, fue
presidente del Consejo Nacional de Universidades y Escuelas
Politécnicas, Conuep, y debía mantener constantes reuniones en
Quito. Parece que fue ahí cuando les tomó algo de recelo a los
aviones. No lo admite directamente, pero sonríe como
asintiendo cuando alguien bromea al respecto.

Cuando habla de la Corte recobra cierta adustez. No, no quiere
anticipar criterios sobre el proceso que Carlos Solórzano
inició en contra del presidente Alarcón. Y mayor es su
rigurosidad cuando aclara que los cargos en la Función
Judicial no pueden ser político-partidistas. No obstante, no
le tiembla la voz al enfatizar que él nunca militó, pero que
su doctrina tendió siempre hacia lo político-progresista.
Redacción Cuenca

Nebot también opinó...

El alboroto por escoger los candidatos más cercanos a los
partidos, provocó reuniones al interior de cada bloque
político y entre bloques.

Una de las más significativas fue la del Partido Social
Cristiano que se llevó a cabo en el departamento de Heinz
Moeller en la avenida Gonzalez Suárez, a las 10h00. A esta
cita también acudió Jaime Nebot, quien viajó desde Guayaquil,
para tratar de llegar a un acuerdo con su bloque.

Hasta el cierre de esta edición, el PSC pulía su propuesta
pero se supo que miran con buenos ojos a las candidaturas de:
Julio Navarrete y Alfredo Contreras (éste último ya electo);
Galo Pico, Carlos Riofrío, Rodrigo Varea, Ramiro Larrea,
Mariana Argudo, Nicolás Castro y Jorge Américo Gallegos.

En el caso de la DP, hay mejor predisposición para: Santiago
Andrade, Mariana Argudo, José Benítez, Armando Bermeo, Tito
Cabezas, Fernando Casares, Washington Cevallos, Alfredo
Corral, Galo Galarza, Beatriz García, Julio Jaramillo, Ramiro
Larrea, Julio Navarrete, entre otros

Y, al parecer, la Presidencia de la CSJ también quedó
resuelta: Héctor Romero Parducci, quien es el que cuenta con
más apoyo entre los diferentes sectores y es más bien
independiente. La DP apostaba por Tito Cabezas, pero todo
indicaba que el PSC le iba a ganar la partida con Romero
Parducci. (Texto tomado de El Comercio)



Actualizado por

1

- en EXPLORED - Noticias de Ecuador.