Ayer, justo cuando en Uruguay se celebró el primer matrimonio e">

La campaña por el matrimonio igualitario arrancó

Publicado el 06/Agosto/2013 | 16:31

La campaña por el matrimonio igualitario arrancó

El viernes se les informará si pueden hacerlo

Pamela Troya y su pareja Gabriela Correa se presentaron ayer en el Registro Civil de Quito a pedir turno para unirse legalmente.

Ayer, justo cuando en Uruguay se celebró el primer matrimonio entre homosexuales, se inició en Quito una campaña para que los LGBTI puedan hacerlo en Ecuador.

Vestidas con una camiseta blanca que promovía "los mismos derechos con los mismos nombres", Pamela Troya y Gabriela Correa acudieron a las 11:05 al Registro Civil del centro para pedir turno a fin de contraer matrimonio civil.

Minutos antes se ubicaron en el parque de La Alameda alrededor de 30 defensores de la causa. Llevaban la misma camiseta blanca con leyendas a favor del matrimonio igualitario. En varios carteles se mostraba: "Amo a mi novia y me quiero casar con ella" y "Vivimos en un mundo que prefiere ver dos hombres con armas que de la mano".

Un grupo de cuatro chicos empezaron una coreografía al ritmo de ‘Pa’bailar’ de Bajofondo y Julieta Venegas. Se colocaron en parejas. Bailaron el pop como si fuera tango, con una rosa en la boca y pasos lentos. Cada vez más personas llegaban al sitio.

La pareja llegó ante la expectativa de la gente que rumoraba que no las iban a dejar casarse porque no es legal. Un guardia pedía por el intercomunicador que más compañeros lo ayudaran a custodiar la entrada.

Acompañadas por sus testigos: el actor Andrés Crespo, el jurista Ramiro García y las actrices Monserrath Astudillo y Juana Guarderas subieron hasta la Sala de Matrimonios 1 donde una guardia solo permitió el paso de ellas. El resto tuvo que esperar fuera con el justificativo de que el trámite es personal. Luego de presentar la documentación reglamentaria salieron a las 11:17.

Aunque creían que se les negaría el turno con el argumento de que la Constitución no permite el matrimonio entre personas del mismo sexo, la funcionaria del Registro Civil Andrea Garnica recibió sus papeles. En el lapso de cuatro días les informarán si pueden casarse porque hay que verificar en la parte jurídica la pertinencia del caso.

De todas formas, para ellas este fue un paso obligatorio para que, ante una negativa, puedan demostrar que hubo la vulneración de sus derechos.

De ser así presentarán una acción de protección ante la Función Judicial para evidenciar aquello. Para Troya "la Constitución debe leerse en un amplio sentido de inclusión y no de discriminación, ya que esta garantiza la igualdad para todos".

La acción de protección irá a sorteo donde un juez para que conozca el caso y si lo niega, irá a la Corte Provincial hasta llegar a la Corte Constitucional. Las instancias internacionales serán la última opción.

Al respecto, el jurista Ramiro García, testigo de la pareja, indicó que todo argumento tendiente a una negativa sería arbitrario e inconstitucional ya que, a pesar de que en la Constitución se establece que el matrimonio es para personas de distinto sexo, se violaría el derecho a la igualdad y a la no discriminación, el principio de dignidad humana y el principio de ejercer los derechos en el mismo entorno y en igualdad de condiciones.

"Si entendemos al matrimonio como un derecho es discriminatorio que solo sea para parejas heterosexuales".

Ante el anuncio del presidente Rafael Correa de que estaría dispuesto a convocar a consulta popular para que se decida sobre el matrimonio igualitario, Troya dijo que no está de acuerdo en que una mayoría decida lo que debe hacer una minoría.

A su alrededor, el cúmulo de gente, incluidos funcionarios del Registro Civil, permanecían expectantes hasta que ella sacó un anillo y se lo colocó a Gabriela luego de decirle que es el amor de su vida. El gesto fue respondido con unas palabras y la escena se cerró con un beso. Varias personas las aplaudieron. Otras mostraron disgusto.

De los familiares de ambas solo estaba la hermana de Pamela. La mamá de Gabriela aún no acepta que sea lesbiana. (PAO)

El primer matrimonio homosexual en Uruguay

Un matrimonio celebrado in extremis, por estar uno de los contrayentes gravemente enfermo, se convirtió en el primero entre dos homosexuales en Uruguay. Este país legalizó las bodas gay en abril pasado y este lunes comenzaron las inscripciones en la oficina estatal de registros.

La ceremonia se realizó a las 07:55 en un hospital de Montevideo, luego de que los contrayentes presentaran un certificado que acreditaba la inminencia del riesgo de muerte de uno de ellos, dijo Adolfo Orellano, director del Registro Civil. "Fue muy emotivo", dijo la oficial actuante, Luisa Salaberry, relatando que fue una ceremonia íntima en la que participaron los testigos y otros allegados. El enfermo estuvo muy lúcido, aseguró. El matrimonio in extremis se realiza cuando las condiciones de salud no permiten realizar el trámite normal que requiere una espera de unos diez días hábiles entre la inscripción y la celebración. El trámite queda luego condicionado a la validación judicial posterior. "En este caso, como recién hoy empieza a regir la ley de matrimonio igualitario, este matrimonio no podría haberse celebrado en los días previos pese a que la persona estaba muy enferma", explicó Salaberry. Por otro lado, pocos minutos después que se abriera el Registro Civil, Rodrigo Borda y Sergio Miranda fueron los primeros en anotarse para casarse. Borda y Miranda, de 39 y 45 años, respectivamente, son profesionales de la comunicación y viven en pareja hace 14 años. No obstante, para elegir una fecha, deberán esperar 10 días, mientras se completan los trámites necesarios, como la publicación del edicto en el Diario Oficial de Uruguay. (CG con AFP)

 



Actualizado por

1

- en EXPLORED - Noticias de Ecuador.