Evaluacion De La Cultura De 1998

Publicado el 26/Diciembre/1998 | 00:00

Quito. 26 dic 98. Lo más destacado del año fue la muerte de
grandes personalidades y algunos pocos hechos trascendentes

Toda lista recopilatoria es incompleta y, por eso, más de un
lector queda insatisfecho porque no encuentra a su escritor,
artista o músico preferido en ella.

La lista de estas páginas, destinada a las personalidades de
la cultura internacional, no es la excepción.

A este inconveniente hay que agregar que 1998 fue un año
cultural particularmente "ligth", en el cual lo grotesco, lo
vulgar y lo fácil se impuso. Quizá por eso, a la hora de
hacer memoria, las muertes de algunos grandes personajes
fueron acontecimientos marcadamente destacados, aunque no
hayan publicado o dicho nada en este año. No obstante el
desolador panorama, aquí se recogen otros nombres de diversos
campos que llamaron la atención por su obra y su peso en la
conciencia del público.

Por supuesto, faltan otros no menos trascendentes personajes,
como el poeta sirio Nizar Kabanni, renovador de la poesía
árabe y muerto este año.

Entre los vivos, no constan los escritores Zoé Valdez (Cuba) y
Vladimir Makanine (Rusia), el cineasta Steeven Spielberg (por
su impactante filme de guerra "Rescatando al soldado Ryan") ni
el grupo de rock " Smashing Pumkins (por su disco "Adore"). A
ellos, y a otros más, nuestras disculpas. (AR)

OCTAVIO PAZ

México y el mundo se conmocionaron cuando, el 19 de abril, el
presidente mexicano Ernesto Zedillo anunció que Octavio Paz,
uno de los más lúcido escritores latinoamericanos de todos los
tiempos, había muerto.

Todos lamentaron su partida, incluso aquellos que le perdieron
el respeto personal cuando Paz renegó de sus ideas marxistas
para apoyar, abiertamente, al neoliberalismo económico.

Pese a este cambio de posición ideológica, Paz jamás perdió el
respeto artístico. Al contrario: la profundidad y vigor de su
poesía y la agudeza de sus ensayos constituyen uno de los
pilares fundamentales de la literatura en lengua hispana.

La estética de la obra de Paz se caracterizó por la fe en el
poder alquímico de la palabra, capaz de integrar aspectos
aparentemente lejanos, como el erotismo y la mística.

Por ese aporte, fue merecedor al premio Cervantes (1981) y al
Nobel de Literatura (1990).

Paz nació el la ciudad de México, en 1914. Hijo de una
española y de un abogado mexicano con sangre india, Paz
interpretó, desde muy joven, que su personalidad era un crisol
de culturas.

En 1937, Paz viajó a España para apoyar a los izquierdistas
republicanos en la Guerra Civil. Luego de regresar a México,
inició una intensa actividad cultural, en la que fundó
revistas ("Taller", en 1939; "El hijo pródigo", en 1943),
grupos literarios y artísticos.

Paralelamente, inició su carrera como poeta, con los títulos
"A la orilla del mundo" 1942), "¿Aguila o sol" (1951) y "La
estación violenta" (1958), todos caracterizados por recrear un
mundo deslumbrante y telúrico, y de gran violencia expresiva.

En 1950, publicó su obra consagratoria, "El laberinto de la
soledad", un ensayo que reflexiona sobre las raíces
espirituales mexicanas, en el cual Paz indaga, no en el
carácter nacional de México, sino en lo que oculta ese
carácter: "buscaba el rostro detrás de la máscara".

Entre 1962 y 1968, Paz se desempeñó como embajador de México
en la India, cargo al que renunció por la masacre de
Tlatelolco. Luego, abandona sus ideas de izquierda y critica
a Fidel Castro.

Otros libros suyos fueron "La llama doble", "Cuadrivio",
"Posdata", "El mono gramático", "Hijos del aire" y "Sor Juana
Inés de la Cruz o las trampas de la fe", entre otros.

JIM CARREY

Antes, Jim Carrey era "un vulgar payaso", "el hijo bastardo de
Jerry Lewis", un despreciable comediante "con humor anal,
urinario y gastrointestinal". Era lo peor de lo peor: el
"funny face" de los Estados Unidos.

Ahora, Carrey, nacido en Canadá (1962), no se cansa de recibir
elogios por su brillante actuación en "The Truman Show", el
filme más alabado por la crítica cinematográfica en este año,
ecaso en producciones de alta calidad.
Su actuación fue tan buena que, a ocho meses de la entrega de
los premios Oscar, las diferentes revistas especializadas se
aventuraron a pronisticar que, en 1999, se llevará el premio.
¡Incluso la revista Entertainment Weekly publicó una crónica
de su premiación!

"The Truman Show" es una desconcertante película, dirigido por
el australiano Peter Weir (aclamado director de "La sociedad
de los poetas muertos"), que plantea la relación del hombre
común con los los amos de los medios de comunicación.

Carrey interpreta a Truman Burbank, un agente de seguros que
no sabe que su vida entera, desde que fue un feto hasta que
tuvo 30 años, era espiada por cámaras de televisión, en un
"show" de 24 horas, en vivo y en directo.

Truman descubre que todo en su vida, incluyendo sus padres y
su esposa, eran parte de una gran farsa.

Con este papel, dramático y cómico, Carrey deja atrás filmes
ridículos como "Ace Ventura" o "La máscara", pese a que bajó
su salario de 20 a 12 millones de dólares.

Y se aleja, aún más, de su tormentoso pasado, caracterizado
por 15 años de fracasos en espectaculos intrascendentes, la
extrema pobreza de su niñez, un doloroso divorcio y la muerte
de su madre, tres meses antes de conseguir fama y dinero.

Hoy, Carrey, por fin, ha conseguido respeto. Aunque no obtenga
el Oscar, este actor ya triunfó en 1998.

JEAN MARAIS

Jean Marais, nacido en 1914, entró a la historia del cine
gracias a su atractivo físico. Su cuerpo atlético deslumbró al
afamado director francés Jean Cocteau, quien le dio la
oportunidad de protagonizar el filme "La bella y la bestia"
(1945).

Marais no desaprovechó esa puerta a la felicidad que le abrió
la vida y se consagró como uno de los mejores actores de cine
que tuvo Francia, aunque no pudo desligarse de su estereotipo
de galán, arraigado tanto entre el público femenino como el
masculino.

En 1945, Marais ya contaba con 31 años de sufrir sin cesar. Su
infancia, desarrollada en su natal Cherburgo, transcurrió en
un hogar muy conflictivo: su padre era un ser violento y
traumatizado por los horrores de la Primera Guerra Mundial; su
madre, en cambio, era una cleptómana, detenida varias veces.

El joven Marais huyó de la violencia de su hogar hacia París,
en 1930. Para sobrevivir, fue caddie de golf, vendedor de
periódicos y aprendiz de fotografía. Paralelamente, intentaba
abrirse camino como actor en el cine y en el teatro, hasta que
Cocteau lo descubrió.

La alianza Marais-Cocteau produjo una serie de filmes míticos:
"El águila de dos cabezas" (1947), "Los padres terribles"
(1948), "Orfeo" (1949) y "El testamento de Orfeo" (1960). El
último gran papel de Marais lo tuvo en 1970, en el filme "Piel
de asno", de Jaques Demy. Y su última aparición en la pantalla
fue en "Belleza robada", de Bertolucci, en 1996.

Marais murió el 8 de noviembre de 1998.

En este año, Madonna, una de las divas del pop de los años 80
y 90, consolidó su nueva imagen de mujer seria.

El disco que la ex "Chica Material" publicó en este año, "Ray
of light", no tiene rasgos de sus anteriores producciones, y
la mantuvo en el trono de reina del pop, vigente desde 1984,
cuando debutó con la canción "Holiday".

Desde hace un lustro, la música de Madonna había perdido
fuerza y estaba estancada en un pop aburrido, sin mayores
complicaciones. La críticala calificó como una estrella que
empezaba a apagar su luz.

A esto había que agregarle su estilo de vida: una imagen
similar a Marilyn Monroe, que se abrió paso en el mundo del
espectáculo a base de polémicas declaraciones sobre sus gustos
sexuales, canciones comerciales y coreografías provocativas.
Los excesos la estaban conduciendo hacia el precipicio.

Sin embargo, el nacimiento de su hija, ocurrido en 1996,
cambió el sentido de su vida. A Madonna le aterró la idea de
que algún día su hija viera la foto de su madre ilustrando un
artículo sobre sus escándalos.

Ser madre ayudó a Madonna a superar el fracaso de "Evita" y a
rever su vida. Ahora, Madonna estudia doctrinas hindúes,
utiliza su natural cabello oscuro, lleva una vida más puritana
y, para delirio de sus fans, cambió la ruta de su música.

En "Ray of ligth" (rayo de luz), producido por William Orbit,
Madonna intercaló un estilo tecno con ambientes y vientos
audaces, además que utilizó su educada voz para abordar temas
más introspcetivos. ¡Ella cantando sobre el sentido de la
vida!

Gracias a esto, Madonna aún es el referente de la cultura pop,
honor seriamente amenazado por una avalancha de jóvenes y
exitosas cantantes, como Alanis Morrisette, Natalia Imbruglia
y Tori Amos, entre otras. No obstante, Madonna, que ya tiene
40 años, aún es mejor que la ambiciosas chiquillas.

ALFREDO BRYCE ECHENIQUE

El laureado escritor peruano Alfredo Bryce Echenique tuvo un
magnífico año: ganó el Premio Nacional de Narrativa, que
concede España, y publicó su esperada novela, "La amigdalitis
de Tarzán", alabada por la crítica.

El premio lo obtuvo por su novela "Reo de nocturnidad", una
obra que presenta el insomnio como una enfermedad cruel. Esta
narración revela la propia experiencia de Bryce, que padeció
de insomio cuando vivía en Montpellier.

Este premio, unido a la publicación de su "Tarzán" en el que
por primera vez traza con éxito un personaje protagónico
femenino, consolidó a Bryce Echenique como uno de los autores
más importantes en lengua española.

Bryce nació en Lima en 1939. Vive en España desde hace tres
años, y se alista para regresar al Perú. Llegó al primer plano
de la narrativa latinoamericana con "Un mundo para Julius",
publicada en 1970. Otros importantes títulos son "La vida
exagerada de Martín Romaña", "No me esperen en abril" y "El
hombre que hablaba de Octavia de Cádiz". (AR)

AKIRA KUROSAWA

Muere el emperador del cine

Era un verdadero "emperador". Cuando dirigía sus filmes, el
japonés Akira Kurosawa (Tokio, 1910) se portaba inflexible en
los horarios de rodaje y rebajaba el nivel artístico de sus
producciones por meras razones económicas.

No obstante esta actitud "imperial", Kurosawa dejó, antes de
morir el 6 de septiembre de 1998, 30 extraordinarios y
novedosos largometrajes, 16 de ellos protagonizados por su
estrella consentida, Toshiro Mifune, muerto en diciembre de
1997.

Kurosawa, que inició su carrera de director en 1940, fue un
personaje amado por unos pero aborrecido por otros. Muchas
veces sufrió sabotajes de sus propios productores. Sin
embargo, llegó a ser un cineasta admirado en todo el mundo,
porque creó filmes inteligentes, emotivos y profundos.

Nadie como él contó con tanta belleza la historia del Japón,
país odiado por Occidente luego de la Segunda Guerra Mundial.
Kurosawa sorprendió a los japoneses cuando adaptó obras de
Shakespeare para narrar dramas del Japón medieval. Asimismo,
el dominio de la técnica que aplicó Kurosawa quedaron como
paradigmas del ritmo y el montaje cinematográficos.

Por ejemplo, en "Rashomon", Kurosawa utilizó, por primera vez
en la historia del cine, el recurso de narrar una misma
situación desde cada punto de vista de cuatro personajes
implicados en un crimen, para demostrar cómo la subjetividad
humana transforma la realidad.

La partida del "emperador" dejó al cine sin una de sus mejores
figuras.

JOSE SARAMAGO

El Nobel hace justicia a la lengua portuguesa

Nunca, hasta 1998, un escritor de lengua portuguesa había
ganado el Premio Nobel de Literatura. Eso, pese a que
abundaron magníficos escritores brasileños, portugueses y
africanos de habla lusitana.

Esa injusticia se corrigió en octubre, cuando la Academia
Sueca anunció que José Saramago, uno de los más importantes
narradores de ficción de este final del siglo, obtuvo el
galardón.

Saramago, cuyo nombre verdadero es José de Sousa, nació en la
aldea portuguesa de Ribatejo, en 1922. Creció junto a sus
abuelos, humildes campesinos, que no pudieron ofrecerle una
adecuada educación. En 1960 se declaró comunista.

De joven, publicó una novela, que no impactó. Entre 1940 y
1980 se dedicó a la poesía y a las crónicas. En realidad, la
llegada de Saramago al terreno de la ficción fue muy lenta:
recién en 1980, ¡a los 58 años!, recibe la atención del
público y la crítica literaria, por su novela "Levantado del
suelo", que ganó el premio "Ciudad de Lisboa".

Desde entonces, su prestigio y fama aumentaban con la
publicación de sus mejores novelas: "El año de la muerte de
Ricardo Reis", "Historia del cerco de Lisboa" y la famosísima
"El Evangelio según Jesucristo", que le valió una agria
polémica con la Iglesia Católica.

Saramago, dueño de un estilo pesimista y utópico, es un autor
comprometido con la política de su tiempo, que no vaciló en
abordar en sus libros asuntos críticos de la sociedad
dominante.

Esa actitud, unida a su estilo literario y su sencillez
humana, lo han convertido en un escritor muy popular. El jamás
se hace llamar mestro sino, simplemente, José.

ANTONIO SAURA

Los monstruos que renovaron España

En 1998, el pintor español Antonio Saura se apresuraba a
ordenar sus escritos. El fundador del prestigios grupo
pictórico "El Paso" sabía que la muerte se aproximaba.

Por eso, Saura -hermano del cineasta Carlos Saura- recopilaba
y ordenaba sus textos. Aceleraba los trámites para legalizar
su propia fundación. Y pintaba sin cesar.

Saura nació en 1930, en Huesca. Fue uno de los grandes
renovadores de la plástica, en la etapa inmediata a la Guerra
Civil Española. En el desolador panorama que dejó el
conflicto, Saura abrió una vía para situar al arte español en
la vanguardia universal.

A pesar de su larga carrera, Antonio Saura nunca evidenció un
corte radical en su obra. "El pintor -decía él- debe pintar
siempre el mismo cuadro, dar vueltas sobre el mismo círculo
hasta alcanzar la obra maestra que, difícilmente, consigue..."

Víctima de una enfermedad hematológica desde hace cinco años,
Saura no dejó de sorprender al público y a la crítica con la
paradójica belleza de sus monstruos, supuestos retratos de
personalidades de la historia española.

El año pasado fue difícil, pues la enfermedad le impidió
cumplir con varios compromisos, como el de recibir un
doctorado honoris causa de la Universidad de Castilla. La
angustia de sentir la proximidad de un descenlace definitivo
le obligaba a poner en orden sus papeles, y a pintar y
exponer.

En su última exposición, los lienzos aún estaban secándose
cuando los asistentes los observaban.

Por supuesto, nadie le gana una carrera a la muerte, que
sorprendió a Saura en julio de este año. En 1999 se publicarán
sus escritos.

MARILYN MANSON

La voz de Satanás recibe el fin del siglo

Pero, ¿qué hace Marilyn Manson aquí? Bueno, para contestar,
primero habría que definir quién o qué cosa es ese ser que
aparece como hermafrodita en la portada de su disco de 1998.
La respuesta: un hábil charlatán que ha puesto al mundo de
cabeza

Es que Marilyn Manson, uno de los cantantes de música
contemporánea más polémicos de la historia, se ha dedicado a
alabar a Satanás como recurso publicitario para llamar la
atención de la prensa, los medios de comunicación y el público
en general.

¡Y vaya que lo consiguió! Este cantante, cuyo verdadeo nombre
es Brian Warner (nacido en Ohio hace 28 años) es la nueva
expresión de la violencia en la música moderna: rompe biblias
en los conciertos, habla de Dios como si fuera un padrastro
malvado, se inyecta droga (o lo simula) en medio de las
canciones y, si el bajista de su grupo toca mal, le rompe la
cabeza. ¡Esto, a los jóvenes, les encanta!

Marilyn Manson (sugestiva unión en homenaje a la actriz
Marilyn Monroe y el asesino Charles Manson) es la nueva
versión de Paganini, acusado de tener patas de cabra por
pactar con Satanás. Paganini, en vez de desmentir el rumor,
usaba trajes largos para que la gente se asustara.

Lo mismo pasa con Manson, que no desmiente versiones sobre su
ojo desprendido, el sacrificio de gallinas, su pierna amputada
y el injerto de piel de oveja que recibió en su brazo. O que
fue violado por su padre.

Si a esto se agrega su música agresiva y sus letras
abiertamente salvajes y satánicas (dos jóvenes se suicidaron
luego de escuchar la canción "The reflecton god"), se tiene al
máximo exponente de la contracultura comercial actual.

Manson, que debutó en 1990, en La Florida, ha editado cinco
álbumes, uno más violento que el otro. En el de este año,
"Mechanical animals", alabado por la crítica especializada,
consiguió vender un millón de copias, ante la alarma de
diversas organizaciones cristianas, católicas y evangélicas,
preocupadas por la popularidad e influencia de este extraño
personaje de fin de iglo. (DIARIO HOY) (P. 6-A y 7-A)

Ciudad Quito



Actualizado por

1

- en EXPLORED - Noticias de Ecuador.