HoyComEc

Embarazadas, abiertas a prueba del VIH

Publicado el 05/Febrero/2007 | 00:00

En el Ecuador, según el Ministerio de Salud Pública (MSP), nueve de cada 10 niños con VIH se infectaron a través de sus madres.

Por esa razón, en agosto de 2006, se inició la Campaña por la Prevención de la Trasmisión Vertical (de madre a hijo) del VIH-sida, para que las embarazadas se hagan voluntariamente un examen para saber si son seropositivas.

Hasta el momento, en menos de seis meses, los resultados han sido favorables, a decir de Luis Morales, del Programa Nacional del Sida del MSP.

Entre enero y julio de 2006, un promedio de 6 000 mujeres se realizó el tamizaje (prueba del virus). En cambio, entre agosto y diciembre del mismo año, se atendió a 13 444 madres.

Walter Moya, jefe de la Sala de Pacientes de alto riesgo en la Maternidad Isidro Ayora, de Quito, explica que el 95% de las pacientes se somete a esta prueba y solo el 0,04% es portadora del virus.
Moya añade que todas ellas tienen apertura al tratamiento. En 2005 hubo 29 pacientes que accedieron al proceso, mientras que en 2006, 36 mujeres entraron a un tratamiento integral.

Este procedimiento consiste en dar asistencia psicológica a la paciente, someterla a una cesárea programada (antes de que se inicie la labor de parto) y prescribirle medicamentos antirretrovirales (fármacos para controlar la enfermedad).

Además, se le explica que no podrá dar de lactar a su hijo, ya que correría el riesgo de infectarlo. El recién nacido tendrá que consumir leche de tarro. De esta forma, la infección puede bajar hasta el 2%, incluso el 0%. Luego, a las 18 semanas de nacido, el bebé debe realizarse una prueba para comprobar si tiene o no el virus.

Los expertos señalan que la transmisión natural se da entre 25% y 45% de casos. Si da a luz por vía natural la posibilidad de contagio es del 50% y si alimenta al bebé con su leche tiene el 20% de probabilidad de infectarlo, según el Programa Nacional VIH-Sida.

Para Greta Muñoz, infectóloga y coordinadora de la Clínica del Sida del Hospital del Niño Baca Ortiz, con este tipo de iniciativas se ha logrado reducir la incidencia de este mal. De 60 niños, hijos de mujeres con VIH, hasta el momento, se ha diagnosticado que 10 no tienen el virus, y el resto de pequeños están en buenas condiciones, aunque todavía no se conoce si están infectados. (GCA)

Las amas de casa son las víctimas de ese mal

"La meta es lograr que, para 2015, ningún niño nazca con el VIH", explica Amira Herdoiza, directora ejecutiva de Kimirina, una organización que trabaja con personas portadoras del virus, frente al objetivo de reducir la incidencia de este mal en los menores de edad.

Herdoiza está convencida de que este reto es viable. Pero para eso no solo es necesario conocer las formas de prevención, sino también las de contagio y sus víctimas.

Entre ellas están las amas de casa. El MSP sostiene que el 70% de las mujeres que vive con este mal se dedica a los quehaceres del hogar. Su contagio se ha producido porque sus compañeros han tenido o tienen múltiples parejas. "El esposo o conviviente pudo contraer este virus con anterioridad. Viven varios años sin saberlo y solo se enteran cuando aparecen los síntomas. De ahí la importancia de realizarse un examen, especialmente si se encuentra en etapa de gestiación", dice la experta. (GCA)

Ciudad Quito



Actualizado por

1

- en Diario HOY - Noticias de Ecuador.