HoyComEc

El Gobierno consolida su poder con medios públicos

Publicado el 15/Enero/2009 | 00:28

El Gobierno consolida su poder con medios públicos MEDIOS ESTATALES

A estos medios, se suma el control que mantiene el Régimen sobre tres canales de televisión y dos radios incautadas

A través de diversos mecanismos, el Gobierno de Rafael Correa ha logrado -en dos años de gestión- controlar seis canales de televisión, dos medios escritos y al menos tres emisoras de radio.

Esto lo ha conseguido por diversas vías que van desde la creación de nuevos medios, el relanzamiento de aquellos que ya poseía, y otros que provienen de las incautaciones al grupo Isaías que se realizaron en la madrugada del 8 de julio de 2008.

En ese sentido existen dos grupos de medios. Aquellos que se basan en una línea editorial que responde abiertamente al régimen y que han sido catalogados como "medios públicos" y son: Ecuador TV, Radio Pública, Diario El Telégrafo y el rotativo interno El Ciudadano, que se maneja como un producto de la Secretaría de Comunicación de la Presidencia.

El segundo grupo tiene que ver con los medios que, según el régimen, no se basan en los lineamientos editoriales del Gobierno, pero que son administrados por él. Básicamente, aquí constan los medios incautados: los canales Gama (ex Gamavisión), TC Televisión, Cable Visión; y las emisoras de radio: Super K 800 y Carrusel.

En esta línea, el Gobierno ha logrado en apenas dos años, tener presencia oficialista en cada una de las ramas de la comunicación. Esto, se explica en una intencionalidad del Régimen que está manifiesta en la línea editorial que maneja los medios públicos y que busca convertir estos espacios en una alternativa a la prensa tradicional que ha sido identificada por el presidente Rafael Correa como "la más grande opositora del Gobierno".

Esta línea fue explicada por el presidente ejecutivo de Ecuador TV y encargado de los medios incautados por el Gobierno, Enrique Arosemena. En ese sentido, él señaló que "lo público trata de ser una alternativa a lo privado, para que haya más participación de la ciudadanía"

Pese a que tanto al canal del Estado como a Radio Pública y al diario El Telégrafo, se los tilda de oficialistas o gobiernistas, Arosemena insiste en que todos ellos constituyen medios independientes. Empero, estos tres medios son financiados con dineros del Gobierno que en el caso de la radio y la televisión surgen de los ministerios de Cultura, Educación y Salud y que, en el caso de El Telégrafo, salen de las arcas del Ministerio de Finanzas. (AIV)

Canal estatal que se nutrió de crédito venezolano


200 mil dólares iniciales salieron de la Secretaría de Comunicación de la Presidencia

En los primeros meses del 2007, cuando Mónica Chuji -ahora cuestionada por el oficialismo- aún era secretaria de Comunicación, ya se hablaba del proyecto de una televisión pública financiada por el Gobierno.

La idea prosperó con la conformación legal en septiembre de ese año de la empresa, cuando se definió que los socios principales serían el Ministerio de Cultura y Andinatel (ahora, Consejo Nacional de Telecomunicaciones).

En un primer momento, el canal se nutrió de $200 mil provinientes de la Secretaría de Comunicación. Luego, llegaron $5 millones más desde Venezuela para la compra de equipos.

Pese a que se anunció que a este monto inicial se sumarían $13 millones en otros créditos, según el presidente ejecutivo del canal, Enrique Arosemena, esos no se concretaron. En cambio, se dispuso un presupuesto de $5 millones en 2008, mientras que un monto similar se analiza para 2009. Estos dineros salen directamente del Presupuesto del Estado.

Para la primera transmisión del canal, que fue desde Montecristi el 29 de noviembre de 2007, cuando se instaló la Asamblea Constituyente, unas 30 personas laboraban en el canal. Actualmente, el personal contratado se acerca a las 100 personas.

Pese a que se lo tilda de ser un medio gobiernista, Arosemena prefiere la palabra "público". Él sostiene que la línea de su medio -que transmite todos los actos presidenciales y fue el único medio en la visita a Cuba- es independiente y da espacio a todas las voces.

Radio Pública


La Radio nació con presupuesto de $1,7 millones

30 personas, entre técnicos y periodistas, laboran en las matrices de Quito, Cuenca y Guayaquil

No nació como una nueva versión de Radio Nacional, que existe en el país desde hace más de medio siglo. La nueva Radio Pública del Ecuador se fundó en este Gobierno junto con el canal del Estado, Tevecuador, ya que con este, conforman una sola empresa.

Así lo explicó el director de la Radio, César Farah quien dijo que éste proyecto aún se encuentra en la primera de tres etapas. Esta es, la de transmitir a través de matrices en Quito, Cuenca, Guayaquil y de una repetidora en Manabí, con cobertura que llega al 57% de la población.

La segunda etapa, dijo, buscará consolidar la señal en provincias de la Amazonía y ampliar a otros territorios de la zona norte y sur del país. La etapa final en cambio, establece la consolidación de producción radiofónica propia, incluyendo novelas, reportajes y dramatizados, dijo.

En las tres matrices que funcionan actualmente, trabaja un grupo de 30 personas entre operadores, técnicos, periodistas y coordinadores. Todos ellos son financiados por $1,7 millones de presupuesto que tiene la Radio para la consecución de las tres etapas que están previstas. Dicho dinero surge -al igual que en el caso del canal del Estado- de dineros que provienen directamente del Gobierno.

Trascendió que los periodistas en este medio de comunicación perciben sueldos que, en promedio, son más altos que en radios privadas. En ese sentido, se señaló que una reportera, por ejemplo, gana cerca de $600 cuando en el sector privado los salarios son de alrededor de $300. (AIV)

El Telégrafo


El 'primer diario público del país' en su primer año

900 dólares puede ganar un reportero de este medio que ingresó luego de su re lanzamiento

En el primer semestre de instalado el Gobierno de Rafael Correa, diario El Telégrafo, que era propiedad de la Agencia de Garantía de Depósitos (AGD), se convirtió en un medio del Estado, en el que el Ministerio de Finanzas es su mayor accionista. Esto sucedió en junio de 2007.

Para el 17 de marzo del año siguiente (2008), el periódico lanzó su nueva imagen y concepto, que ya circuló con el eslogan de "El primer diario público del Ecuador". Ese proceso de renovación que duró casi un año obedece a que toda la estructura del rotativo se encontraba "en soletas".

Así lo catalogó su subdirectora, Carol Murillo, que aseguró que parte fundamental del trabajo de repotenciación en este medio tuvo que ver con la compra de computadoras, pues las anteriores eran de tecnología inservible.

Sin embargo, ella aseguró que esto no significa que el Gobierno les ha entregado fondos a raudales, sino que los cambios que se han hecho constituyen reformas austeras pero necesarias. Eso sí, puntualizó que aún no se ha podido hacer uno de los cambios de mayor importancia para el diario: la compra de una rotativa nueva que reemplace a la actual, que tiene cerca de 40 años.

En términos de personal, el medio también realizó una renovación. Murillo explicó que muchos periodistas salieron y otro gran grupo fue contratado. Extraoficialmente, se conoció que, mientras que los salarios de algunos reporteros nuevos se negociaron por cerca de $900, otros aún perciben sueldos de aproximadamente $300. (AIV)

El 8 de julio


Cerca de 200 empresas de los Isaías, incautadas

Todo se concretó en una reunión privada entre el presidente Rafael Correa y varios colaboradores la noche del 7 de julio del 2008. Allí se dio luz verde para que la Agencia de Garantía de Depósitos (AGD), liderada por Carlos Bravo, inicie las incautaciones a bienes de los Isaías.

En una primera instancia, el operativo, realizado la madrugada del 8 de julio, intervino a 195 empresas relacionadas con los hermanos William y Roberto Isaías, ex banqueros de Filanbanco.

La medida comenzó por los canales de televisión: Gamavisión, TC Televisión y Cable Visión. Así el ingreso a TC se realizó cerca de las 03:00, cuando Bravo acudió acompañado de resguardo policial. Mientras, adentro lo esperaron varios periodistas y empleados del canal que desde hace días hacían guardia porque anticipaban una medida similar.

"Está incautado, señor. Y no se oponga porque yo soy la autoridad. Si usted no me deja pasar voy a tener que utilizar la fuerza pública", fueron las palabras de Bravo. En las siguientes intervenciones, que se extendieron durante meses, se escucharon palabras similares.

En total, desde el 8 de julio, la AGD ha logrado tomar posesión de 462 compañías tenían vinculación con los Isaías. Todas aquellas que no pudieron demostrar su real propiedad -desvinculada del grupo económico- permanecen desde entonces en control del régimen que espera venderlos.

Por su parte, los tres canales de televisión se valoraron en $80 millones. Así lo dio a conocer a finales de diciembre el administrador de los bienes, Carlos Pareja Yannuzzelli, quien además precisó que sólo TC costaría $66 millones. (AIV)

Gamavisión


No se comprobó su real propiedad, y ya es del Estado

El canal, que cambió su nombre a GamaTV, insistió durante meses que no pertenece al grupo Isaías. No obstante no comprobarse eso, paso al Estado

Pese a que, en un inicio, los empleados de Gamavisión se declararon en huelga de brazos caídos al ejecutarse la incautación por parte de la AGD, con el paso de los días se normalizó su situación. No así la disputa que se produjo por la real propiedad del canal entre los directivos del mismo y el ente estatal.

Y es que Álvaro Dassum, presidente de Gamavisión, aseguró durante meses que el canal es de su propiedad y que el vínculo con los hermanos Isaías es meramente familiar, pues son primos hermanos. Por ello, emprendió un proceso para comprobarlo.

"El 1.º de marzo de 2000, compré a William Isaías 139 999 acciones ordinarias y normativas de 10 mil sucres cada una, correspondientes al capital social de la compañía de Televisión del Pacífico, Teledos S.A. Gamavisión", argumentó Dassum.

No obstante, la Dirección Jurídica de la AGD determinó, luego de analizar los documentos, que la información suministrada no era sustento ni justificación sobre "el origen y preexistencia de los fondos".

Mientras este proceso se llevó a cabo, al interior del canal se permitió que su ex administrador, Nicolás Vega, se mantenga al mando de la empresa. Según señaló el Régimen, esto estuvo orientado a tranquilizar al personal y a garantizar que las líneas de trabajo no cambien.

Pese a que esto se habría ofrecido, el 25 de noviembre de 2008 fue cancelado el programa humorístico y de sátira Buenos Muchachos. (AIV)

TC Televisión


El canal más grande de los tres que fueron incautados

Una de las primeras modificaciones que se realizaron al interior del canal tras la incautación fue la salida de Estefanía Isaías, hija de Roberto Isaías, ex banquero de Filanbanco

Tres días antes de las incautaciones (5 de julio), TC Televisión advirtió que existía un rumor que apuntaba a una posible acción por parte de la Agencia de Garantía de Depósitos (AGD) para intervenir el canal, debido al vínculo entre sus dueños y la familia Isaías.

Ya en ese momento, el abogado de TC, Jaime Damerval, señaló que se trataría del interés del Régimen por utilizar esa estación para promover el Sí en el referendo constitucional del 28 de septiembre. Tres días más tarde, se confirmaron sus temores, y el director de la AGD ingresó al canal acompañado de decenas de policías.

La mañana siguiente a la incautación, la programación habitual se mantuvo en algunos casos, pero estuvo acompañada de palabras de malestar, intranquilidad y angustia. Fue el caso de Ana Buljubasich, del programa Cosas de casa, que al término del mismo dijo: "Ha sido la hora y media más difícil de mi vida".

Dentro de los cambios, estuvo la salida de la vicepresidenta de Programación, Producción e Imagen, Estefanía Isaías, hija de Roberto Isaías Dassum y sobrina de William, ex dueños de Filanbanco.

El Gobierno dice no tener interés en quedarse con TC ni con los demás medios incautados. Todos ellos deberán ser vendidos para recuperar parte de los $661 millones que, según el informe de Deloitte &Touch, es la deuda del los Isaías con el Estado. (AIV)

"Los medios del Estado manejan una línea editorial que establece que lo público trata de ser una alternativa a lo privado, para que haya participación de la ciudadanía" Enrique Arosemena, presidente ejecutivo de EcuadorTV

Para sumar



  • $1,7 millones se invirtieron desde el Banco del Estado para adecuar Radio Pública

  • $18 millones de inversión se establecieron para el canal de televisión pública EcuadorTV


El dato


El 8 de julio de 2008 la AGD se incautó de 462 empresas al Grupo Isaías. Entre ellas, a cinco medios de comunicación



Actualizado por

1

- en Diario HOY - Noticias de Ecuador.