El Estado negocia con Repsol la compra de Duragás

Publicado el 11/Junio/2012 | 00:11

El Estado negocia con Repsol la compra de Duragás

Ministro Wilson pástor hizo el primer contacto en Madrid

La empresa pública Petroecuador se convertiría en el líder de la comercialización de gas licuado de petróleo (GLP) en el mercado ecuatoriano si prospera la negociación

EP Petroecuador se convertirá en el líder de la comercialización de gas licuado de petróleo (GLP) en el país, si el Gobierno Nacional llega a concretar con Repsol de España la compra de la planta de Duragás.

La empresa, establecida en el Ecuador desde 1956, se encarga del almacenamiento, transporte, envasado, distribución, mantenimiento y reposición de más de 63 300 cilindros diarios que comercializan 950 toneladas métricas diarias de GLP.

Al ser un negocio en marcha, la compra le aseguraría al Estado ecuatoriano una presencia significativa de cerca del 40% (39,9%) en el mercado nacional. El Estado ya tiene participación accionaria en Autogas y Loja Gas.

Los primeros contactos en Madrid, España, los hizo el ministro de Recursos Naturales no Renovables, Wilson Pástor, por encargo de la Secretaría Nacional de la Administración Pública que, mediante acuerdo No. 1203 del 31 de mayo de 2012, autoriza el viaje del secretario de Estado a fin de mantener reuniones con Repsol, propietaria de Duragas.

Se espera el arribo al país del ministro para que informe personalmente de sus gestiones al presidente Correa.

Sin embargo, se supo que el Gobierno conformará una comisión integrada por ambas partes (Petroecuador y Duragás) para que valore los activos de la filial ecuatoriana. La valoración permitirá que el Gobierno esté en condiciones de concretar la negociación.

La venta forma parte de la desinversión de Repsol anunciada el 29 de mayo anterior y tiene como objetivo la venta de activos no estratégicos valorados en 2 100 millones de euros ($2 600 millones).

El primero de ellos será la planta de licuefación de Guayaquil que pertenece a Duragás, según da por hecho la revista digital española www.economíadigital, el 5 de junio de 2012.

La publicación asegura que el presidente Rafael Correa ha dado el visto bueno para la compra. Es más, añade que la operación podría no quedarse solo ahí sino que también podría entrar todo el negocio de distribución de gas butano que realiza Duragás en el país y el resto de centros de envasado.

En efecto, la empresa cuenta con plantas de envasado en Guayaquil (la principal), en Montecristi (Manabí); Santo Domingo de Tsachilas; Pifo, al nororiente de Quito, y Bellavista (El Oro).

A Duragás se le identifica por su cilindro amarillo y logotipo y es el líder del mercado en el Litoral, en especial en la provincia del Guayas.

Así, la estatal ingresaría a la comercialización de gas licuado responsabilizándose directamente ante los usuarios del hidrocarburo que prefieren su marca, dijeron fuentes privadas que piden no citar los nombres.

"Las desinversiones tienen nombre ni apellidos. Son activos que tienen más valor para otros que para nosotros y no creo que sea difícil desinvertir", aseguró el pasado 29 de mayo el presidente de Repsol en España, Antonio Brufau.

Repsol se incorporó a la actividad de gas natural en el Ecuador a partir de 1998, tras la adquisición de Duragás.

El precio de venta del gas envasado en el Ecuador está fuertemente subvencionado por el Estado. Mientras en el mercado internacional se compra a $17 el cilindro de 15 kilos, aquí se vende a $1,62.

Un estudio elaborado por el Ministerio de la Producción señala que el balance oferta-demanda refleja un importante déficit de oferta nacional que se traduce en una alta dependencia de importaciones para satisfacer los requerimientos internos.

La caja fiscal destina, cada año, más de $500 millones al subsidio, sin incluir los costos en los que incurre el Estado en transporte y comercialización del producto.

Para el exministro de Energía, René Ortiz, un mercado que se ha mantenido intervenido en los precios por congelamiento, es improductivo. En ese contexto, "la decisión de desinversión por parte de Repsol es acertada para deshacerse de un negocio que no produce los beneficios que busca una empresa privada internacional.

Según el analista, con la compra de Duragás, Petroecuador asumiría un porcentaje adicional del mercado que le daría una mayoría, tomando en consideración que "siempre ha buscado dominar el mercado de comercialización del GLP: la estatal es importadora, abastecedora al granel, pero no tenía el mercado al detal". (TH)



Más empresas

A duragás se suman otras comercializadoras: AGIP (hoy ENI, grupo italiano) que abastece al mercado de la Sierra. Congás, empresa nacional, que atiende la demanda del centro del país y la provincia de Los Rios. Autogás, empresa mixta con participación mayoritaria del Estado, que sirve al austro del país. Petrocomercial, que atiende a Esmeraldas. Loja Gas (empresa mixta), que cubre a Loja. Mendogás, la provincia de Chimborazo. Y Kingás, la periferia de la provincia del Guayas.



Dos bloques petroleros seguirá operando Repsol

La española Repsol, una de las más importantes petroleras del mundo, posee también en el Ecuador dos bloques de exploración de crudo en la región amazónica.

La revista digital www.economíadigital aseguró, el 5 de junio de 2012, que en ningún caso los dos bloques entrarían a formar parte de las desinversiones que Repsol pretende hacer.

Repsol tiene contratos de prestación de servicios con la operación de los bloques 16 y Tivacuno. En total suman una superficie neta de 752 Km². Durante 2011, la compañía ha operado con normalidad después de los nuevos contratos de servicios acordados con el Estado ecuatoriano. La participación de Repsol en los dos bloques es del 55% y la concesión se alargará hasta 2018. Los socios que participan en los dos bloques de Ecuador son OPIC (31%) y Sinochem (14%).

 



Actualizado por

1

- en EXPLORED - Noticias de Ecuador.