El Código Penal Integral se aprueba en una hora con 20 delitos nuevos

Publicado el 18/Diciembre/2013 | 00:08

El Código Penal Integral se aprueba en una hora con 20 delitos nuevos

La nueva normativa entrará en vigencia en 180 días, después de publicada en el registro oficial

Una sola intervención de 30 minutos aproximadamente, la del oficialista Mauro Andino, la estrella de la mañana de ayer, fue el preámbulo de lo que sería la aprobación, en menos de una hora, de toda la nueva normativa penal ecuatoriana que entrará en vigencia dentro de seis meses. Fue calificada como la obra más revolucionaria de este siglo, porque, según el ponente Andino, la autoría inicial le corresponde a un visionario, a un gran revolucionario y patriota. Se refería al presidente Rafael Correa.

Antes de pararse en su curul para hablar de toda la normativa que, según sus palabras, fue debatida hasta el cansancio durante dos años, dos meses y cuatro días, fue recibido en el proscenio del Pleno por la presidenta de la Asamblea, Gabriela Rivadeneira, la última de los 130 asambleístas en llegar, y las vicepresidentas Rossana Alvarado y Marcela Aguiñaga. La primera hizo un gesto con sus manos, como diciendo, de aquí a toda máquina. Y la sesión 257 comenzó.

Los primero que aclaró Andino es que el Código Penal se está debatiendo desde hace dos años, dos meses y cuatro días, fecha en la que el Ejecutivo envió el proyecto a la Asamblea.

Pero, al parecer, en el debate solo participó el oficialismo, porque el mismo Andino, a reglón seguido, acusó a la academia y a las universidades de no haber hecho un solo aporte al debate, ni uno solo en los 26 meses. Y a los que peor dejó es a los de la oposición; los acusó de haberse limitado a interpretar aspectos de procedimiento o a criticar solo los tipos penales vigentes.

No ha habido un pronunciamiento oficial desde la universidades, dijo Andino con voz admonitiva. Ningún comentario siquiera, siguió el asambleísta, mientras Gabriela Rivadeneira daba la vuelta a su sillón presidencial para hablar por su móvil. Los 28 de la oposición se limitaban a escuchar.

Ningún aporte, siguió Andino, del lugar donde se forjan los futuros profesionales del derecho que integrarán los distintos espacios del sector justicia...

Y todo fue para remarcar que, después de dos años, dos meses y cuatro días en los que en ese Pleno han debatido hasta el cansancio, han trabajado y han socializado, han reorientado el trabajo hacia una normativa del plan del buen vivir..., ya no había lugar para las críticas ni de la Academia ni de nadie, porque, dijo, todos han quedado en mora... con la revolución ciudadana. Porque, en resumen, el Código era otra obra más de la revolución ciudadana.

Y luego vino la lectura de los libros. Libro primero: se sustituyó la definición de dolo propuesta en primer y segundo debate, por la vigente en el Código Penal, desde hace setenta años; se sustituyó la definición de culpa propuesta en primer y segundo debate, por la elaborada conjuntamente entre el Ejecutivo y la comisión formada por los médicos, los que se atrevieron a rebelarse contra lo debatido y aprobado en dos años, dos meses y cuatro días; se eliminó el error de tipo y el error de prohibición que reemplazaron al error de hecho y al error de derecho vigentes, atendiendo un pedido del asambleísta de oposición Ramiro Aguilar; se elaboró una tabla de multas para cada uno de los delitos; se reestructuró la prescripción de la pena, se armonizó el tipo penal de genocidio con el Estatuto de Roma; el homicidio culposo por mala práctica profesional se reestructuró para dejar lo que redactaron la Comisión de médicos con delegados del Ejecutivo, y hasta se revisó todo el capítulo de sustancias estupefacientes y sicotrópicas, de los delitos de tránsito, de los delitos contra el ambiente y la naturaleza y la Pachamama...

Libro segundo, se eliminó el artículo de conservación de datos y registros, para callar a quienes creían que en la Asamblea trataban de controlar el pajarito o el Facebook. Este, en realidad, fue un capítulo corto, porque solo se incorporaron siete cambios.

Libro tercero, más corto todavía, porque solo se hicieron correcciones de estilo y pulieron el régimen disciplinario para los presos. Los adolescentes, por ejemplo, deben ser mayores de catorce años para tener derecho a las visitas íntimas.

Y luego vinieron las disposiciones transitorias en las que se incluyó un plazo de 180 días para la acreditación de peritos especializados en las ramas de la Salud, otra demanda de los médicos aceptada por el Gobierno; el trabajo que fue encomendado al Consejo de la Judicatura, Ministerio de Salud y Fiscalía.

"Este cambio es revolucionario señora presidenta. Con esta gran reforma penal abandonamos la vieja legislación penal y legislamos según los nuevos estándares constitucionales e internacionales, para ponernos al día en la modernas teorías del Derecho Penal. Este cambio es revolucionario, señora presidenta; con esta reforma penal se logra un equilibrio entre las necesidades de seguridad de la ciudadanía, la garantía de los procesados y los derechos de las víctimas. Este cambio es revolucionario, señora presidenta, porque hoy, 17 de diciembre, día en que conmemoramos la muerte de Simón Bolívar, vamos a votar también por el combate a la corrupción y a la injusticia, un combate altivo y soberano que hoy, día a día, desde las trincheras de la revolución ciudadana, buscamos dar quienes estamos inmersos en este proceso político, para que ningún funcionario o funcianaria..., ninguna entidad estatal sea partícipe nunca más de esa lacra social (se refería a la corrupción)". Y para rematar su alocución: "El compañero Simón Bolívar es sin duda inspiración de esta lucha".

Los aplausos no se hicieron esperar en la bancada oficialista, mientras en la oposición los asambleístas seguían mudos, sin audio en los altoparlantes.

Luego vino la votación. Gabriela Rivadeneira pidió a la secretaria Libia Rivas Ordóñez pasar a la votación tal como propuso Andino, libro por libro, hasta las transitorias, mientras a la izquierda de la presidenta un aturdido Luis Fernando Torres pedía vanamente la palabra, golpeando el micrófono para comprobar si, por algún misterioso milagro, le daban audio. Torres, el de la oposición al que Andino había dejado sin derecho a la crítica porque nada habían aportado en dos años, dos meses y cuatro días, ni siquiera mereció una mirada de la presidenta Rivadeneira.

Pasó el turno de Andino y llegó el de Libia Rivas, que pidió registrarse y votar: Libro primero, 101 contra 28 y una abstención, pasa; Libro segundo, 101 contra 28 y una abstención, pasa; Libro tercero, 101 contra 28 y una abstención, pasa; reformas, 101 contra 28 y una abstención, pasa...

Una vez aprobado todo en cuestión de minutos, la sesión había terminado. Afuera les esperaban las cámaras. El asambleísta más solicitado fue Antonio Pozo, el aliado del oficialismo que votó en solitario por la abstención. La llegada de Mauro Andino dejó a Pozo sin cámaras. (JT)

 



Actualizado por

1

- en EXPLORED - Noticias de Ecuador.