El Abrazo De Las Tres Manuelas

Publicado el 22/Marzo/2000 | 00:00

Quito. 22 mar 2000. (Editorial) La presencia de las tres
Manuelas no fue tan fugaz como aparece en la Historia ecuatoriana.
Las dos primeras quizás se conocieron antes del 10 de agosto de
1809; la última, en esa fecha, tenía 14 años de edad y habrá
escuchado noticias sobre la emancipación quiteña en el monasterio
donde entonces vivía recluida.

Manuela Espejo fue hermana del Precursor y su principal defensora
después de muerto. En 1758, la familia Espejo había adquirido una
casa "de alto y bajo con techo de paja" en la calle del Mesón
(actual Maldonado), frente al hogar de los Mejía Lequerica. Tres
años después de la muerte de Eugenio Espejo, ocurrida en 1795, su
hermana Manuela contrajo matrimonio con José Mejía Lequerica,
discípulo predilecto del Doctor Espejo. Su casa se convirtió en el
lugar de reunión de los intelectuales de la Ciudad, donde
discutían sobre los avances de las ciencias y, con seguridad,
acerca de las posibilidades de una futura emancipación. (Cfr.
Paladines et al., 1978; Estrella, 1988).

Más conocido es el nombre de Manuela Cañizares y Alvarez; de su
vida, sin embargo, pocos son los datos hasta ahora acreditados.

Parece que nació en Quito hacia 1769; fue hija natural del abogado
Miguel Bermúdez y de Isabel Alvarez y Cañizares. Desde 1804,
Manuela arrendaba varios cuartos de habitación en la casa
parroquial del Sagrario, donde vivía con su hermana menor María,
dedicada a la venta de ovejas provenientes de su hacienda en
Cotocollao y a la comercialización de encajes. Allí era visitada
de continuo por el abogado Quiroga, lo que explica que prestara
sus habitaciones para celebrar la reunión independentista en la
noche del 9 al 10 de agosto de 1809. La represión ulterior fue
dura, por lo que Manuela Cañizares pasó algunos años refugiada en
la hacienda de Chillo, bajo la protección de Rosa Montúfar. Pasada
la persecución vivió en el barrio de San Roque, donde murió en
1814. (Jurado Noboa, 1995).

Manuela Sáenz y Aispuru, por haber sido la "Libertadora del
Libertador", es quizás la mujer más conocida. Nació en 1795 y,
como "expósita", fue educada por las monjas conceptas de Quito. Ya
huérfana de madre, en 1817, se casó en Lima con el inglés Jaime
Thorne. De regreso a Quito, el 16 de junio de 1822, presenció la
entrada de Bolívar en la ciudad, con quien desde entonces inició
una fiel relación afectiva. Dos veces salvó la vida a Bolívar, la
una en el Teatro Coliseo de Bogotá y, por segunda ocasión, la
noche del 25 de septiembre de 1828, después de lo cual Bolívar le
agradeció con estas palabras: "Tú eres la Libertadora del
Libertador". Terminado su destierro en Jamaica, Manuela Sáenz,
injustamente considerada subversiva por el presidente Rocafuerte,
se embarcó hacia Paita, desde donde nunca más regresó a su Patria.

La memoria de las tres Manuelas alimentó, desde 1992, los sueños
que, años después, se concretaron en la fundación de un centro de
apoyo integral que busca no la protección sino la participación
activa de la mujer y de otros grupos sociales vulnerables. El eje
que articula a la "Casa de las Tres Manuelas" y su servicio
multidisciplinario, liderado por el Municipio de Quito, es
combatir la violencia intrafamiliar y orientar a las personas en
el mejoramiento de su forma de vida. Por algo se expone a la
entrada una bella escultura llamada "El abrazo de las tres
Manuelas". (DIARIO HOY) (P. 9-A)

Ciudad Quito



Actualizado por

1

- en EXPLORED - Noticias de Ecuador.