HoyComEc

Derechos Socioeconomicos, Los Menos Respetados En Democracia

Publicado el 22/Enero/1994 | 00:00


Panamá. 22.01.94. Los derechos económicos, sociales y culturales
de los panameños han sido los "más violentados" durante el
proceso de transición del régimen militar a la democracia, según
el último informe anual del principal organismo humanitario de
este país.

El Comité Panameño por los Derechos Humanos (CPDH) llevó a cabo
un estudio del respeto a los derechos humanos bajo el Gobierno de
Guillermo Endara con respecto a la administración de justicia, la
violencia, el desempleo, la corrupción, la inseguridad y la
desintegración familiar.

El CPDH, que preside el jurista Roberto Troncoso, aseguró que las
principales decisiones de la nación se siguen tomando en círculos
cerrados y en élites intelectuales o económicas, sin consultar a
las grandes mayorías.

"Lo democrático se sigue reduciendo a la acción de depositar un
voto" en este país, sostiene el informe anual de 1993, titulado
"Democracia y Derechos Humanos en Panamá...cuatro años después"
de la invasión de tropas estadounidenses que puso fin al régimen
militar del general Manuel Antonio Noriega.

El CPDH añade que amplios sectores de la ciudadanía se mantienen
marginados de los beneficios materiales y de las riquezas que
genera la nación, porque el mismo Estado ha impulsado políticas
que, "intencional o inconscientemente", no atienden a las
necesidades de los más pobres.

Muchas de las causas de violación de los derechos humanos
atribuidas al régimen anterior se encuentran paralizadas en los
tribunales de justicia en espera de solución.

La administración de la justicia ha estado sometida a un proceso
de desgaste ante la "incapacidad" de resolver las demandas de la
comunidad, dice el documento.

El 78 por ciento de las causas penales no han sido procesadas
legalmente o esperan resolución.

Además, últimamente se han conocido casos de intromisión en la
vida privada de las personas mediante la práctica del "espionaje
telefónico" por parte de agencias públicas y privadas, situación
admitida pero no esclarecida públicamente por las autoridades.

Según el informe, ello ha generado múltiples acusaciones de
corrupción entre funcionarios de la Procuraduría y otras
entidades del Estado y ha dado lugar a destituciones de jueces y
fiscales por "consideraciones personales o políticas".

Asimismo, el sistema penitenciario se ha transformado en un
"problema crítico" de violación de los derechos humanos.

"El hacinamiento, la violencia y la promiscuidad han sido las
notas características de antes (del régimen militar) y ahora, en
este proceso de transición democrática", precisa el informe.

Hasta diciembre pasado había 5.196 detenidos en los 40 centros
penitenciarios del país, de los cuales sólo 1.025 habían sido
condenados, mientras que 3.746 presos aún no han sido siquiera
procesados.

"Es preocupante que en los últimos meses se haya notado una
tendencia de las autoridades correccionales a oficializar todas
las prácticas de violación a los derechos humanos", dice el
informe.

Además, durante los cuatro años de transición democrática algunos
sectores se han mostrado reticentes a la hora de discutir una
amnistía y la existencia o no de presos políticos.

"Aclarar plenamente estas inquietudes es requisito
imprescindible, ya que ante la comunidad nacional e internacional
se han creado dudas sobre el particular", advierte el CPDH.

En relación a los derechos sociales, el organismo revela que la
pobreza en Panamá alcanza "al 50 por ciento de la población y la
extrema pobreza al 24 por ciento".

El desempleo, según datos oficiales, es del 12,5 por ciento, pero
fuentes sindicales aseguran que alcanza el 25 por ciento de la
población económicamente activa, debido a que las autoridades no
tabulan los índices de subempleo.

Esto ha llevado a medio millón de niños panameños, el 20 por
ciento de la población, a vivir en condiciones "vergonzosas" de
pobreza en Panamá, un país en el que opera un Canal interoceánico
y un centro financiero internacional, así como una de las zonas
francas más importantes del hemisferio.

Unos 15.000 niños panameños viven en la calle, advierte el
informe anual del CPDH.

"Panamá no escapa de las formas de esclavitud contemporánea en
donde es cada vez más notoria la mendicidad infantil, la
prostitución de menores e incluso la participación de éstos en
tráfico de drogas", indica.

Un informe oficial advierte de que más del 90 por ciento de los
menores delincuentes proceden de hogares humildes donde faltan
uno o ambos padres y nadie ejerce la tutela. (EFE)

Ciudad N/D



Actualizado por

1

- en Diario HOY - Noticias de Ecuador.