De 'huracán' a 'tormenta tropical'

Publicado el 20/Agosto/2009 | 00:13

Análisis de HOY

analisis@hoy.com.ec



Dos importantes golpes al narcotráfico ha dado la Policía en los últimos años, con el operativo "Huracán Verde", que decomisó 3,7 toneladas de droga en Esmeraldas y con el "Huracán de la Frontera", en donde se incautaron más de cuatro toneladas de droga, en la misma provincia. El primer caso terminó con la captura de algunos involucrados que luego fueron puestos en libertad por un juez de Esmeraldas. El trabajo minucioso de la Unidad de Investigaciones Especiales (UIES), hoy desarticulada, permitió hacer un seguimiento a los liberados y así fue como la Policía llegó a Jooamy Ema, una supuesta multinacional encargada de orgnizar espectáculos, pero que, según la investigación realizada en coordinación con la Fiscalía, era una fachada para lavar dinero de la venta de la droga de las FARC a los carteles mexicanos. En el caso aparecieron involucrados los hermanos Jefferson, Edison y Miguel Ostaiza, el primero prófugo.

El fiscal Antinarcóticos del Guayas, Jorge Solórzano, que investigó el caso, tuvo que soportar una presión sin precedentes de altas esferas del Ejecutivo, desde el instante en que se involucró al ex subsecretario de Gobierno, José Ignacio Chauvin, que había tenido reuniones hasta en una camioneta con los hermanos Ostaiza, quienes habían contratado a su amigo Diego Benítez para que trabajara como asesor a medio tiempo en Jooamy.

El mismo presidente de la República habló en más de una ocasión del caso en sus cadenas sabatinas y de pronto el asunto comenzó a pasar de mano en mano. Ningún juez quiso asumir la competencia, hasta que finalmente fue entregada a un Juzgado de Esmeraldas.

Con un impresionante despliegue militar y policial se ha llevado a los pocos sindicados detenidos y a los que salieron libres a rendir sus declaraciones en esa ciudad, como Chauvin, los policías acusados de dar seguridad a los Ostaiza y Diego Benítez, un colaborador de la Aldhu, organización que había entregado carnets de refugiados a varios militantes de las FARC.

El caso es uno de los más polémicos de los últimos años, sobre todo por esa sui géneris intervención de funcionarios del Gobierno, que creyeron ver en él un nuevo ataque contra la llamada revolución ciudadana que es auspiciado por el oficialismo de Alianza País.

Eso explicaría el hecho de que se permitiera a Chauvin hacer proselitismo en medio de las audiencias, para tratar de convertir un caso de tráfico de drogas por cientos de millones de dólares en un show político; en un juego, en donde la izquierda pretende ser perseguida por los agentes de la CIA.

Si el caso "Huracán de la Frontera" llega a diluirse y termina convirtiéndose en una tormenta tropical, las consecuencias seguramente la pagaremos todos los ecuatorianos: el narcotráfico genera violencia.



Actualizado por

1

- en EXPLORED - Noticias de Ecuador.