Congregacion De Adoratrices Trabajan En 16 Paises: Prostitucion Mal Social

Publicado el 16/Junio/1992 | 00:00

CONGREGACION DE ADORATRICES TRABAJAN EN 16 PAISES:
PROSTITUCION MAL SOCIAL

Cuenca. 16.06.92. La prostitución es un mal social que refleja
la crisis social y económica en la se halla inmerso en nuestro
país. Con el objetivo de brindar ayuda para la reinserción
espiritual y social de mujeres que por una u otra razón se ven
involucradas en el mal social de la prostitución, la
congregación española "Hermanas Adoratrices" trabaja desde
hace tres años en forma silenciosa con estas mujeres.

Según Nieves Rodríguez, religiosa directora en Cuenca, la
congregación que fue fundada por Santa María Micaela a
mediados del siglo pasado en Madrid España lleva el nombre de
"hermanas", porque ellas intentan ser verdaderas hermanas de
cada una de las muchachas que buscan su rehabilitación.

La congregación hoy cumple su tarea en 185 casas establecidas
en 16 países de Europa, Asia, Africa, América Latina y en
Caribe, con el caso especial de que en la región caribeña se
trabaja sólo con chicas contagiadas por el mal del SIDA.

A Ecuador y concretamente a Cuenca, la congregación llegó el 5
de agosto de 1989. Se estableció la primera casa en el país, y
se la designó con el nombre quichua de Causarinchi, que
literalmente significa "reviviendo". La tarea escencial de la
congregación es obrar por la reconstrucción de la personalidad
de aquellas mujeres que están completamente destrozadas, no
solo por la prostitución, sino por muchas causas como la
inestabilidad familiar o personal, por frustraciones,
carencias afectivas y económicas, etc.

Esta labor la cumplen cinco religiosas que pretenden entregar
a las prostitutas comprensión, amistad y aquello que la
sociedad nunca ha querido darles. Para ello lo primero que se
hace es poco a poco ganarse la confianza de cada muchacha
expresando con sinceridad lo que se pretende. Luego se las
capacita mediante talleres de cocina y repostería, corte y
confección, mecanografía y confección de muñecos de peluches,
con la finalidad que más tarde puedan desenvolverse por cuenta
propia y ser útiles en la sociedad. Además, para la
reestructuración de su personalidad se trabaja mediante
terapias psicológicas de refuerzo. También se trabaja para
sensibilizar a la sociedad sobre la situación que ellas
atraviesan, y lograr que sean tratadas como lo que son, seres
humanos.

TRABAJO EN CUENCA

Su tarea la realizan en una casa ubicada cerca de la iglesia
Corazón de Jesús en el barrio Convención del 45. Allí se han
adecuado los talleres para las diferentes actividades, y en
los tres años de permanencia en Cuenca han acudido, aunque en
forma irregular, alrededor de 700 muchachas dedicadas a esta
actividad.

Pero más que eso en Causarinchi ellas han encontrado acogida y
aceptación incondicional, el calor de hogar que quizás nunca
lo tuvieron. Con un poco de capacitación laboral estas mujeres
han encontrado un lugar donde ellas han demostrado que pueden
ser útiles a la sociedad.

La realidad de las prostitutas es muy dura. Existen casos como
el de una muchacha que porque nunca tuvo la comprensión de sus
familiares y amigos se dedicó a esta tarea. "Siempre me
dijeron que yo no era capaz para nada" dice. En esta casa la
muchacha encontró quien la ayude. Un día con sus propias manos
pudo hacer algo, al ver terminado con su propio esfuerzo un
hermoso muñeco de peluche sintió una felicidad incontenible.

La tarea ha tenido ya resultados en el transcurso de este año.
En forma definitiva han decidido abandonar la prostitución un
total de 6 chicas y han vuelto a desenvolverse normalmente en
la sociedad. (6C)



Ciudad N/D



Actualizado por

1

- en EXPLORED - Noticias de Ecuador.