HoyComEc

Chirimoyas cultivo que crece al 100%

Publicado el 20/Julio/2009 | 00:09

Chirimoya acorazonada florece en el país


Fruticultura en Pichincha

Tanto el hectareaje como el ritmo de producción de la fruta se han incrementado 100% durante los últimos dos años.

Los agricultures de Carchi, Pichincha, Loja y Azuay ansían copar el mercado, que es dominado por el producto peruano

Una fruta milenaria y andina por excelencia, cultivada entre los 1 500 metros sobre el nivel del mar (msnm) y los 2 600 msnm, caracterizada por el blancura de su pulpa, su textura carnosa y el sabor dulce que transmite al paladar... Se trata de la chirimoya, un producto que crece y se multiplica en los valles de la Sierra, bajo el control de agricultores que miran en el producto como una nueva forma de incrementar sus ingresos.

Las zonas fronterizas del Carchi y Loja, el suelo del Valle del Chota, los asentamientos en la cuenca del río Guayllabamba, las hectáreas de terreno en Patate y los alrededores del Azuay son los puntos estratégicos para el cultivo de la chirimoya, fruta que en los últimos dos años ha mostrado un incremento productivo del 100% como consecuencia de la tecnificación de los sembríos y el incremento en su hectareaje. Un grupo de 13 productores de chirimoya fundó a finales de 2006 la Asociación Productora Manuel Silva, ubicada en la zona norcentral de Pichincha: Puellaro, Perucho, Atahualpa, Chavezpamba y San José de Minas. Hoy, existen 74 agricultores afiliados directamente y alrededor de 200 familias involucradas en el proceso productivo que genera réditos para los comerciantes locales. "Durante la última cosecha (abril y mayo de 2009), vendimos cada saco de chirimoya de 40 kilogramos (kg) en $60 a Supermaxi, y al mayoreo entregamos a $1,50 por kg a los mercados populares de Quito, algo que no

Pasaba hace tres años

Por tal razón, duplicamos el cultivo, que pasó de 8 hectáreas (ha) a 16 ha", manifestó Heyner Hernández, fruticultor de San José de Minas.

Con el uso de las técnicas de injerto de chirimoya (que rejuvenecen la producción de las plantas), la utilización de abono orgánico, de fertilizante químico y la polinización manual (que agilita y controla los períodos del crecimiento de las frutas), los agricultores buscan ganar terreno en la comercialización local. Así lo explicó Hernando Mallama, productor de Puéllaro, que agregó que el objetivo es cosechar productos que tengan "la simetría de un corazón y un peso promedio de 800 gramos para competir con la fruta peruana", manifestó el agricultor.

Agustín Guananga, técnico agrícola del Ministerio de Agricultura, Ganadería, Acuacultura y Pesca (Mapagap), explicó que los cultivos de chirimoya en el país se han incrementado al ritmo de 50% por año y que la producción muestra "mayor eficacia, pues cada árbol frutal entregaba en promedio 80 chirimoyas, pero ahora son unas 250".(DEO)

Tecnificación e inversión son armas que enriquecen a las chirimoyas


INIAP incentivó la siembra

Los cultivos de chirimoya han mejorado los ingresos de los pequeños y medianos fruticultores de la zona centro norte de Pichincha a través del Plan de Reactivación del Sector Agropecuario emprendido por el Ministerio de Agricultura, Ganadería, Acuacultura y Pesca (Magap).

Así lo afirmaron los representantes de las asociaciones Manuel Silva y de Comerciantes 13 de abril, encargadas de la producción y comercialización de chirimoyas.

"Imagínese un cultivo en el que se cosechan 180 chirimoyas por árbol, se tienen unas 80 plantas y el kilo de la fruta cuesta $1,50. En realidad, la ganancia abastece la compra de maíz duro, suave, granadillas y aguacates", dijo Elena Sosa, productora de Chavezpamba.

El proyecto del Magap, en Pichincha, cuenta con un monto anual de $10 500 para la implementación de técnicas del cultivo de chirimoyas: poda, producción de plantas, fisiología de la flor, control de plagas y cosecha.

"La inducción sobre la brotación del fruto, la defoliación y la polinización manual fue impartida a las 200 familias productoras por el Iniap durante dos años", reconoció Agustín Guananga, técnico del Magap.

Para combatir el minador, plaga común de la chirimoya, se utilizan productos químicos que se encargan de agilizar la defoliación de la plantas luego de que concluye la cosecha.

"Otros productos como Dormex actúan como incentivador de crecimiento para que los ciclos productivos puedan regularse", dijo Hernando Mallama, productor de Puéllaro.

Los fertilizantes químicos usados en la producción están enriquecidos con nitrógeno, fósforo y potasio, "nutrientes escasos en los suelos ecuatorianos", según Guananga. (DEO)



         


Actualizado por

1

- en Diario HOY - Noticias de Ecuador.