HoyComEc

Cada gerontólogo debería atender a 61 mil ancianos

Publicado el 30/Septiembre/2003 | 00:00

Hasta la creación del Centro Ambulatorio Central en Quito, del Instituto de Seguridad Social (IESS), en 1985, existían 250 mil personas mayores de 60 años en el país (3,4% de la población total) y su esperanza de vida alcanzaba los 65 años. Actualmente suman 850 mil ancianos, con un promedio de vida en las mujeres de 75 años y en los hombres de 70 años.
Pero el número de profesionales no ha crecido: existen tres gerontólogos (se preocupan por la salud física, siquiátrica y recreacional de los adultos mayores) y 11 geriatras (se encargan de lo físico y sicológico).
En este centro creado por el gerontólogo Nelson Jurado se atienden al año a 7 000 pacientes en consulta médica y a 2 800 en los clubes de hipertensión arterial, diabetes, locomoción, terapia ocupacional y clubes de paseo.

Información

l Ayer fue en el país el Día del Anciano, pero las fundaciones festejarán mañana, ya que será la celebración a escala mundial.

l Los adultos mayores se reunirán mañana en los jardines de la Casa de la Cultura Ecuatoriana en Quito, desde las 10:00.

ENTREVISTA
"La gerontología no es una especialidad lucrativa"

Nelson Jurado, uno de los tres gerontólogos del país

¿Cuáles son los males más comunes del anciano?
Presentan afecciones en su salud mental (depresión y desmemoria). Luego están las enfermedades cardiovasculares como la hipertensión arterial y también la diabetes, la artritis, las hernias y traumatismos y los problemas de próstata.

¿Cuál es su esperanza de vida en el Ecuador?
En una mujer 75 años. La del hombre es de 70 años. Esto se debe a que ellas tienden a ser más resistentes a las enfermedades, y a que se preocupan más por su salud.

¿Por qué hay tan pocos especialistas para la tercera edad en el país (tres gerontólogos y 11 geriatras)?
Primero que nada porque en las universidades del país no existe la especialidad. Hay déficit de médicos, 17 por cada 10 mil habitantes, menos de dos por cada mil personas. Además los doctores son mal pagados. El número de profesionales es muy bajo porque el manejo del anciano requiere mayor entrenamiento. Al ser el anciano un ser frágil presenta más enfermedades. Nuestros adultos mayores pueden tener entre tres o cuatro afecciones a la vez. Por ejemplo están deprimidos y les da gripe o tienen diabetes y les da amigdalitis.

¿Existen otras causas?
Nuestros colegas se burlan de un médico que quiere especializarse en Geriatría, hay una falta de vocación. El médico joven prefiere escoger especialidades como la ginecología, pediatría... que son más frescas y además porque se tiene una mala concepción de la vejez, porque como es la última etapa de la vida ya no hay nada que hacer. No se reconoce que los ancianos son sabios, que se puede aprovechar esa experiencia.
Los servicios son limitados, no hay sitio donde ubicar a los gerontólogos. Los seguros privados no dan protección a los ancianos. La privatización va en contra de ellos. Las ciudades no están preparadas para el envejecimientos, incluso hay barreras arquitectónicas. Semanalmente tenemos entre dos y tres ancianos que se caen. (EC)

Ciudad QUITO



Actualizado por

1

- en Diario HOY - Noticias de Ecuador.