EXPLORED.COM.EC


guía médica familiar

ENFERMEDADES MAS CORRIENTES
ENCIAS
SUMARIO DE LA GUIA MEDICA

Una correcta higiene de la boca es de vital importancia para las encías, puesto que la placa dental, o bacteriana, favorece la aparición de frecuentes infecciones y puede ocasionar, como consecuencia, la pérdida de piezas dentales.

a.gifA pesar de que las encías pueden enfermar por causas ajenas a la higiene bucal, como es el caso de la diabetes y de la leucemia, las afecciones de las encías son debidas, en su mayor parte, a infecciones inducidas o producidas por la placa dental o bacteriana. Esto es fácil de observar en las personas cuyos dientes son irregulares o están superpuestos, porque cuentan con más rincones de difícil acceso para poder limpiarlos de forma correcta. 

Dado que las encías recubren la parte inferior de la estructura de los dientes, cuando la infección no se trata a tiempo, es decir, cuando todavía se encuentra en la superficie visible, invade el interior del diente, dañando primero los ligamentos periodontales, que son los que ayudan a sostener las piezas y actúan como amortiguadores durante la masticación; más adelante, y a través de dichos ligamentos, el mal ataca el hueso alveolar, donde se fijan las raíces de los dientes, y las destruyen de forma progresiva, de modo que, a lo largo de los años, los dientes, y las destruye de forma progresiva, de modo que, a lo largo de los años, los dientes van perdiendo sujeción hasta el punto de desprenderse o de hacer inevitable su extracción, aunque se encuentren en perfecto estado. 

Las encía sanas se caracterizan por su calor rosado y la firmeza de su tejido que, sin fisuras, rodea los dientes de forma muy ajustada, a la altura del esmalte. Cuando las encías enferman suelen tornarse rojizas y se inflaman, sangra con facilidad o supuran pus, y causan dolor. Es entonces cuando la visita al dentista se hace inevitable. 

Las dos enfermedades que se describen a continuación, por ser las más corrientes, pueden hacerse crónicas si no se les da el tratamiento adecuado cuando se manifiestan. No tratarlas a tiempo implica tener en la boca una infección permanente, cuyo resultado irremediable será la pérdida de las piezas dentales y, si se difunden por el organismo, de posibles enfermedades adicionales. 

puntos.gif (265 bytes)

primera parte: vida sana- prevenir para vivir mejor
alimentación equilibrada
grupos de alimentos
dietas especiales
gimnasia básica
deportes
belleza y salud
los enemigos de la salud

ba1.gif (2632 bytes)
enfermedades de la a a la z

bb1.gif (2585 bytes)
el ciudado del enfermo


sheri.gif (2521 bytes)

ecuasanitas

bayer

 

 

puntos.gif (265 bytes)

El cepillado frecuente y profundo de los dientes y de las encías constituyen el mejor método de prevención de enfermedades, así como también del riesgo de la pérdida de piezas dentales.

puntos.gif (265 bytes)

 GINGIVITIS 

b.gifLos síntomas señalados con anterioridad son, con excepción de la supuración de la pus, los que corresponden a la gingivitis, una afección de las encías que puede obedecer tanto a causas internas como externas. Entre las causas externas se cuentan la placa bacteriana, la irritación por restos entre los dientes y las prótesis dentales mal colocadas. En estos casos, el tratamiento consiste en eliminar la placa o los restos alimentarios y en adaptar la prótesis para que ajuste bien. Como complemento, deben aplicarse sobre las encías pinceladas de líquidos antisépticos, y limpiarse la boca de forma adecuada y con asiduidad. 

Entre las causas de origen interno destacan las enfermedades toxicoinfecciosas, como la escarlatina y la tifus, las carencias graves de vitaminas, la diabetes y las alteraciones endrocrinas que suelen registrarse en los estados de gravidez y de menopausia. El tratamiento se centrará entonces en curar o en tratar la enfermedad, o la causa por la que la gingivitis ha aparecido como un efecto secundario. 

Cuando la gingivitis no es tratada en su fase incipiente por un profesional, antes de invadir el interior del diente y agravar la situación, pueden retraerse las encías y formarse abscesos en el tejido enfermo, causa segura de trastornos y de dolores posteriores. 

PIORREA ALVEOLAR 

Cuando a los síntomas de la gingivitis se suma la supuración de pus, se trata de una piorrea alveolar. Esta enfermedad compromete la estabilidad de los dientes, porque ataca de forma directa el ligamento alveolar. 

Aunque de naturaleza infecciosa, el desarrollo de la piorrea alveolar se ve favorecido por la falta de higiene bucal. Se registra con más frecuencia entre los ancianos, y con mayor incidencia aún entre la población que padece avitaminosis o diabetes. 

Esta enfermedad, además de propiciar la caída de los dientes, encierra el peligro de que los bacilos y sus toxinas puedan alcanzar otras zonas del cuerpo, donde existen posibilidades de que produzcan diversos trastornos, como una nefritis, o una endocarditis, entre otros. Esta suma de riesgos directos e inducidos obliga a ponerse cuanto antes en manos del odontólogo.  

Además de la higiene bucal y de la eliminación de la placa bacteriana, en esta enfermedad hay que desinfectar la parte afectada de manera local pero drástica y, si presentara bolsas purulentas, deberán ser extirpadas lo antes posible mediante cirugía. 

puntos.gif (265 bytes)

Las afecciones que puedan sufrir las encías deben ser siempre tratadas por un odontólogo o dentista.

puntos.gif (265 bytes)

PROFILAXIS 

La forma más sencilla y eficaz de prevenir las enfermedades de las encías sigue siendo una higiene adecuada de la boca, repetida después de cada comida y la visita al dentista cada seis meses. 

Puesto que la placa tiende a adherirse entre la parte superior de la encía y la inferior de los dientes, para desprenderla es necesario el cepillado vertical por toda la boca durante tres o cuatro minutos . También contribuye a eliminar placa el uso de un palillo en los lugares de difícil acceso para el cepillo o, aún mejor, de hilo dental no encerado. 

Teniendo en cuenta que las encías son frágiles, si el cepillado se hace de forma incorrecta o con un cepillo de cerdas muy fuerte es probable que se produzcan desgarros, que, a su vez, constituyen un campo ideal para el desarrollo de infecciones; de ahí la necesidad de hacerlo de modo correcto, con un cepillo de dientes y un dentífrico que sean apropiados.


retornar al indice
Siguiente Enfermedad: Epilepsia

 sumario guía médica familiarSumario de la Guía Médica

Home || Alimentación Equilibrada || Grupos de Alimentos || Dietas Especiales || Gimnasia Básica || Deportes || Belleza y Salud  || Los enemigos de la Salud || Enfermedades de la A a la Z ||  Comentarios y sugerencias || Copyright 1997-98 SERVIDATOS S.A. All rights reserved.