EXPLORED.COM.EC


guía médica familiar

FASCICULO 11:  LOS ENEMIGOS DE LA SALUD

La palabra narcótico es un vocablo griego que significa "cosa capaz de adormecer y sedar". A pesar de que esta palabra se usa con frecuencia para referirse a todo tipo de drogas psicoactivas, es decir, aquellas que actúan sobre el psiquismo del individuo, el campo de los narcóticos se pueden dividir en la actualidad en varios grupos, que son los siguientes:

         INDICE

drogas blandas y duras

Narcóticos

Estimulantes

Alucinógenos

El alcohol y el tabaco

NARCOTICOS SUMARIO DE LA GUIA MEDICA
 - Opio, opiáceos y sucedáneos sintéticos.

- Neurolépticos o tranquilizantes mayores.

- Ansiolíticos o tranquilizantes menores.

- Somníferos o barbitúricos.

- Grandes narcóticos o anestésicos generales.

 

05.jpg (13444 bytes)Se trata de drogas con composiciones y orígenes distintos, que tienen en común su efecto en el organismo, aunque éste se manifieste en manera y en grado diferentes. 

Pero el elemento fundamental que las une consiste en que todos los narcóticos causan adicción física. Es adictivo aquel fármaco que, administrado en dosis suficientes durante un período de tiempo relativamente
largo, induce un cambio metabólico. Cuando deja de administrarse desencadena una serie de reacciones conocidas como "síndrome de abstinencia".

EL OPIO

06.jpg (14420 bytes)El opio, como sustancia administrable, es un jugo extraído de las cápsulas verdes de la planta Papaver somniferum o adormidera (hierba del sueño), del que se obtiene 24 alcaloides distintos. 

Al ser un gran depresor del sistema nervioso central, su sobredosis puede producir la muerte por paro o coma respiratorio o, en caso de intoxicación grave o aguda, miosis o contracción de la pupila, depresión, espasmos gastrointestinales, shock, vómitos y disminución de la agudeza sensorial. 

puntos.gif (265 bytes)

El peligro que entraña el uso indebido de ciertos fármacos
ha dado lugar a una normativa legal que establece la
necesidad de una receta médica para su adquisición.

puntos.gif (265 bytes)

primera parte: vida sana- prevenir para vivir mejor
alimentación equilibrada
grupos de alimentos
dietas especiales
gimnasia básica
deportes
belleza y salud
los enemigos de la salud

ba1.gif (2632 bytes)
enfermedades de la a a la z

bb1.gif (2585 bytes)
el ciudado del enfermo

sheri.gif (2521 bytes)

 

ecuasanitas

 

bayer

 

 

Cabe tener en cuenta que, ante un caso de intoxicación aguda o sobredosis, administrar un energizante o un estimulante puede contrarrestar los efectos y viceversa, de modo que una intoxicación aguda tanto por narcóticos como por estimulantes puede ser tratada con fármacos de efectos opuestos. 

La intoxicación crónica puede causar anorexia o pérdida del apetito, delgadez, estreñimiento y endocarditis, entre otros trastornos. 

Por lo general, el opio se consume mediante inyecciones intravenosas, aunque también se puede administrar por vía intramuscular, vía oral (comido o bebido), vía rectal (supositorios) y fumado. 

Inmediatamente después de tomarlo, la persona experimenta una contracción de las pupilas, y a medida que el sistema nervioso va perdiendo tensión, la respiración se hace cada vez más superficial. 

Si el contenido en morfina del opio fuese del 10%, la dosis mortal media para un adulto sería de unos 150 miligramos por kilo de peso, que en el caso de una persona de 70 kilos equivale a poco más de 10 gramos en una sola dosis, aunque cabe señalar que se han producido casos de coma y muerte con una única dosis de cinco gramos. 

De todas formas, la tolerancia al opio es elevada. Un consumidor habitual puede llegar a tomar cantidades diez veces superiores a las de una persona que se inicia en su consumo sin que ello le ocasione otros efectos. Su hábito motiva que desaparezcan los efectos con mayor rapidez y que se precisen nuevas dosis para sentirse bien, una desmesura que a su vez tiene un efecto paradójico puesto que quien necesita intoxicarse para no sentirse intoxicado ya está en la situación del que puede experimentar un síndrome de abstinencia si no recurre, naturalmente, a dosis cada vez mayores.

puntos.gif (265 bytes)

El concepto de "droga" engloba a sustancias que son
socialmente consideradas de forma muy distinta, según se trate de
drogas ilegales o de las consideradas legales, como el tabaco y el alcohol.

puntos.gif (265 bytes)

El síndrome de abstinencia implica el sufrimiento de dos tipos de trastornos: el primero es un cuadro caracterizado por bostezos, sudoración, secreción nasal, ansiedad, respiración agitada, temblores ocasionales, "carne de gallina" y retorcijones, manifestaciones que generalmente van remitiendo hasta desaparecer en unos tres días. El segundo efecto es un trastorno general del ánimo, que persiste durante mucho más tiempo, que puede acarrear una pérdida de los límites entre el estado de vigilia y la somnolencia, y que también suele provocar insomnio y desasosiego.

LA MORFINA 

Bautizada así por evocación a Morfeo, el dios griego del sueño, la morfina fue aislada como componente del opio a principios del siglo XIX. Los primeros empleos masivos del fármaco tuvieron lugar en la Guerra de Secesión (1861 - 1865) norteamericana, y en la franco-prusiana (1870 - 1871), en las que se usó para mitigar el dolor de los heridos. 

Los efectos y las consecuencias provocados por la morfina son similares a los ya descritos respecto al opio, si bien la morfina no altera el ánimo ni la percepción. 

Esta droga se administra generalmente por vía intramuscular, por aspiración nasal o por medio de supositorios. Su tolerancia es también muy alta, por lo que un adicto puede consumir en un día cantidades que matarían a ocho o diez personas que no estén habituadas. Las dosis mortales se presentan, generalmente, a partir de los dos o tres gramos por vía intravenosa y de una solo vez. 

En caso de sobredosis, sobreviene un coma respiratorio que puede durar varias horas y que, por lo general, se presenta junto con otras complicaciones.

07.jpg (14807 bytes)

Incluso la humilde amapola
contiene principios activos
con propiedades narcóticas

LA HEROINA 

08.jpg (10429 bytes)Llamada así por sus cualidades "heroicas", ya que adormece todo sentimiento de temor, constituye probablemente la droga que provoca mayor adicción, ya que su efecto suele ser el más fuerte de todos los opiáceos, y su síndrome de abstinencia aparece en menos tiempo que con las demás sustancias. 

Como se ha experimentado legalmente con esta droga sobre diversos tipos de pacientes, se ha podido comprobar que al suministrarla por cualquier vía (fumada, aspirada, pero sobre todo inyectada) a personas sanas, éstas experimentaban sensaciones muy desagradables, tales como náuseas y vómitos; mientras que un grupo de personas con problemas graves de salud declaraban sentirse más aliviadas desde el principio y querían repetir el experimento.

ALGUNOS SUCEDANEOS SINTETICOS DEL OPIO 

 

Metadona Analgésico más potente que la morfina . Utilizada como droga de rehabilitación y tratamiento para heroinómanos, Produce una gran adicción y el síndrome de abstinencia dura el doble que el de los opiáceos. 

Buprenorfina Con efectos similares a la metadona, provoca un síndrome de abstinencia que es más prolongado que el de la heroina, y tiene lugar varios días después de haber suspendido su consumo. 

Pentazocina.Menos potente que la morfina, como analgésico y sedante. Produce graves efectos secundarios, tales como depresión respiratoria, taquicardia y brusco aumento de la presión arterial, brotes de conducta demente e intensos estados de malestar. 

 

Distintos análisis efectuados en dosis de la droga que se adquiere en la calle han demostrado que ésta tiene un porcentaje que casi nunca supera el 5% de heroina pura, ya que por lo general se vende en su lugar morfina, codeína o drogas de farmacia cargadas con excipientes tales como lactosa, cacao en polvo u otras sustancias presumiblemente inocuas. 

puntos.gif (265 bytes)

La heroína, calificada como "la reina de las drogas" produce gran dependencia y en muchos casos provoca la muerte, sobretodo porque se suele adulterar.

puntos.gif (265 bytes)

 Aparte de la dependencia física, lo que fascina al heroinómano es el ritual de la aguja y su papel social de irresponsable, tanto en las pautas de vida cotidianas, como en el lenguaje, el vestuario, el empleo del tiempo y las relaciones, así como en la posibilidad de reclamar la atención ajena. 

En resumen, aparentemente, los "yonquis" se sienten atraídos tanto por el estigma de lo prohibido como por la sustancia en sí misma.

NEUROLEPTICOS O TRANQUILIZANTES MAYORES 

Se trata de sustancias utilizadas para tratar la depresión, las manías y las psicosis, y muchas de ellas se venden sin prescripción médica en la mayoría de farmacias. Entre éstas se encuentran las fenotiazinas, el haloperidol y la reserpina. 

Conocidos como neurolépticos (del griego neuro, "nervio", y lepto , atar , producen un estado de indiferencia emocional, sin alterar la percepción ni las funciones intelectuales. 

Sumamente tóxicos, poseen efectos secundarios tales como parkinsonismo, destrucción de células de la sangre, arritmia cardíaca, anemia, obstrucción hepática, vértigos, retención urinaria, estreñimiento, irregularidad menstrual, atrofia testicular, congestión nasal, bruscos ataques de parálisis muscular, síndromes malignos como hipertermia y muerte inesperada.

ANSIOLITICOS O TRANQUILIZANTES MENORES 

09.jpg (18073 bytes)Habitualmente usados para tratar las neurosis, la etimología de su nombre, ansiolíticos, significa "liquidador de la ansiedad". En el mercado español se comercializan con distintos nombres. 

Según estadísticas farmacológicas actuales, estas drogas constituyen la mitad de todos los psicofármacos consumidos en el mundo, a pesar de que producen un síndrome de abstinencia muy grave. 

En dosis mayores funcionan como hipnóticos o inductores del sueño; también algunos se usan como relajantes musculares. 

Producen letargia, estupor y coma, con relativa facilidad. En caso de adicción pueden inducir a la aparición de alteraciones hemáticas. 

Al abandonar su consumo pueden aparecer episodios depresivos, desasosiego o insomnio, que suelen ser muy duraderos. 

 

puntos.gif (265 bytes)

Los barbitúricos crean tolerancia, aunque ésta no permite
sobrepasar las dosis mortales.

puntos.gif (265 bytes)

 

 SOMNIFEROS O BARBITURICOS 

Estas sustancias se popularizaron cuando en Estados Unidos aparecieron las primeras leyes que prohibían el alcohol, el opio y la morfina. 

Su uso puede provocar lesiones en el hígado o en los riñones, producir erupciones cutáneas, dolores articulares, neuralgias, hipotensión, estreñimiento y tendencia al colapso circulatorio. 

La intoxicación aguda puede llegar a provocar la muerte, que sobreviene por lesión del cerebro debida a la falta de oxígeno y a otras complicaciones derivadas de la depresión respiratoria. 

La dependencia física se genera entre las cuatro y las seis semanas. Con frecuencia, el síndrome de abstinencia suscita cuadros de delirium tremens.

GRANDES NARCOTICOS 

Existen varias sustancias usadas en anestesia general que merecen estar incluidas en este grupo por su capacidad de producir sopor o estupefacción, mayor que la de cualquier estupefaciente en sentido estricto. En dosis leves produce una primera fase de excitación cordial, como el alcohol, y luego sedación y sopor. 

También generan tolerancia y, en consecuencia, adicción, pudiendo ocasionar intoxicaciones agudas, e incluso la muerte. 

El fentanil, dentro del grupo de los grandes narcóticos, posee cuarenta veces más potencia que la heroína y es el más usado actualmente en las intervenciones quirúrgicas, debido a su bajo índice de toxicidad para el corazón y para el sistema nervioso.

 retornar al indice Indice del Fascículo11: Drogas Blandas y Duras

 sumario guía médica familiarSumario de la Guía Médica

Home || Alimentación Equilibrada || Grupos de Alimentos || Dietas Especiales || Gimnasia Básica || Deportes y Salud ||  Comentarios y sugerencias || Copyright 1997-98 SERVIDATOS S.A. All rights reserved.