EXPLORED.COM.EC


guía médica familiar

FASCICULO 6:  DIETAS ESPECIALES

foto01.gif (41484 bytes)
La relación armoniosa que él bebe desarrolle con la alimentación dependerá del equilibrio inicial entre su demanda natural de alimento y las posibilidades de la madre de satisfacerla plenamente.

         INDICE

una dieta sana
normas para adelgazar
dieta para adelgazar
consejos para ganar peso
alimentación del diabético
el colesterol
la hipertensión arterial
dietas para artítricos
dieta para enfermos del riñón
trastornos gastrointestinales
alimentación y embarazo
la nutrición del bebé
alimentación para la tercera edad

LA NUTRICION DEL BEBE SUMARIO DE LA GUIA MEDICA
Por regla general, durante la estancia en la clínica donde han nacido, los bebés son atendidos y alimentados según unos horarios establecidos de acuerdo con las necesidades de organización de la propia clínica. Sin embargo, éstos pueden no ser los que a un recién nacido le apetezcan por naturaleza, por lo cual durante la primera semana en casa, la madre suele encontrarse con exigencias que no tenía en la clínica y que le supondrán modificar las horas en que debe darle de mamar, la duración de cada toma y hasta la forma en que debe hacerse. Para afrontar con éxito estas alteraciones, por otra parte muy corriente, es necesario tener unos conocimientos básicos, mucha paciencia y una buena capacidad de observación. 

LA LACTANCIA NATURAL 

La composición única de la leche materna la convierte en el alimento más indicado para el crecimiento del bebé. Por tanto, es el que debe preferirse para el niño, aunque para la madre implique estar casi permanentemente a disposición del bebé debido a la cantidad de tomas diarias y a la frecuencia entre ellas. 

Tanto la madre como el hijo adquieren en la clínica un cierto ritmo de alimentación, pero en casa están juntos a todas horas, y la madre tendrá la oportunidad de estudiar las manifestaciones del bebé con mayor atención, y podrá adaptar las horas de comida con vistas a la mejor nutrición de su bebé. 

Una vez establecido que la alimentación será el pecho materno, sólo se interrumpirá si la madre debe someterse a un tratamiento de antibióticos. En ese caso, y salvo otras razones de peso que serán comentadas con el médico, se optará por la nutrición con biberones. 


puntos.gif (265 bytes)

Tanto los horarios como las cantidades de comida son, en general, impuestos por los propios bebés.

puntos.gif (265 bytes)

EL NUMERO DE TOMAS 

Durante los primeros días de vida, el bebé suele reclamar alimento entre ocho y diez veces diarias, pero progresivamente se establecerá en un ritmo de siete tomas diarias. Como al comienzo el intervalo entre cada una es de unas tres horas, el horario de alimentación normal suele ser a las 6, 9, 12, 15, 18 y 21, más una toma adicional entre la una y las dos de la madrugada. 

La toma nocturna impide que la madre tenga las suficientes horas libres como para descansar normalmente, por lo cual a veces se suprime. Pero, por varias razones, no es aconsejable suspender esa séptima, y a veces octava, toma.

primera parte: vida sana- prevenir para vivir mejor
alimentación equilibrada
grupos de alimentos
dietas especiales
gimnasia básica
deportes
belleza y salud
los enemigos de la salud

ba1.gif (2632 bytes)
enfermedades de la a a la z

bb1.gif (2585 bytes)
el ciudado del enfermo

sheri.gif (2521 bytes)

 

ecuasanitas

 

bayer

 


Por ejemplo, algunos niños nacen con poco peso -2,5 kg o menos-, por lo cual será contraindicado negarle cualquier toma hasta que alcance el peso correspondiente a su edad; otros pueden nacer con un peso normal -de 2,5 a 3,5 kg- pero ser remolones para comer, por cuanto preferirán tomar poca cantidad de leche, pero con mayor frecuencia, y otros que, por dormilones, no suelen despertarse para comer y tardan mucho tiempo para mamar muy poco. 

Asimismo, puede suceder que la producción de leche materna no sea la necesaria, o que haya disminuido debido al ajetreo de atender la casa, en cuyo caso el bebé puede no quedar lo suficientemente satisfecho como para esperar tantas horas hasta la primera toma de la mañana siguiente, y así lo hará saber con llanto e intranquilidad antes de su hora. En cualquier caso, la madre deberá tener paciencia durante las primeras semanas hasta que se establezca el ritmo de tomas conveniente. Durante este período en que el horario puede ser tanto caótico, la madre debe aprender a descansar aprovechando ratos perdidos en el intervalo, tanto de día como de noche, ya que la falta de descanso puede incidir tanto en su estado nervioso como en la producción de leche.

DURACION DE LAS TOMAS 

El bebé será quien, por último, determine el ritmo de las tomas y su duración de acuerdo con su comportamiento y sus características personales. Los bebés que se consideran ideales son aquellos que, al poco tiempo de nacer, establecen de forma espontánea un horario regular de comidas, ya sea cada tres o cada cuatro horas, maman con avidez y se duermen rápidamente. Pero estos casos son los menos frecuentes. 

También los hay que se adaptan con bastante rapidez al horario establecido por la madre y que, aunque estén despiertos, esperan tranquilos y sonrientes a que les llegue su hora de comer. Otros, en cambio, son de naturaleza muy curiosa y, cuando están mamando, suelen detenerse con frecuencia porque los distrae fácilmente cualquier ruido o movimiento en su entorno. Estos bebés suelen tardar mucho en comer, por lo que convendrá amamantarlos a solas y, de ser posible, en un lugar tranquilo. Otros que a menudo emplean mucho tiempo para comer son los remolones, a quienes ni el alimento ni el entorno parecen interesarles lo suficiente como para alterar su tranquilidad. 

Pero quizá los más conflictivos sean los quejosos, que ni siquiera cuando comen dan muestras de felicidad. Aunque por fortuna no son muy frecuentes, su habitual descontento es poco gratificante para la madre porque le produce la sensación de que no está cumpliendo bien su función maternal. Con frecuencia, estos bebés suelen ser hijos de padres nerviosos que, a su vez, plantearon problemas similares durante la niñez. 

En todo caso, cuando más tarde un bebé en alimentarse, menos horas tendrá la madre entre una toma y otra, por lo que debe insistirse en la necesidad de que aprenda a descansar durante los periodos de tiempo, a veces cortos, que la atención de su hijo le deje libres.

EL BIBERON 

La alimentación con biberón no modificará las actitudes del bebé con respecto a la comida, por lo que tanto el ritmo de las tomas como la cantidad y la forma en que ingiera el biberón estarán igualmente supeditadas a su comportamiento. 

En el transcurso de los últimos años, los biberones a rosca han venido desplazando a los antiguos de gollete normal porque ofrecen mayores ventajas: entre ellas, permite dosificar la salida de leche con un simple ajuste o desajuste de la rosca, y pueden esterilizarse con la tetina puestas. También se encuentran en las farmacias o en otros establecimientos especializados en biberones de usar y tirar, que vienen ya completamente esterilizados, incluida la tetina. Su costo es bastante mayor que el de los demás biberones, pero pueden ser recomendables para los bebés que, por inmadurez o por diversas afecciones, deben recibir más protección contra cualquier posibilidad de contaminación.

LAS TETINAS foto02.gif (31010 bytes)

En lo que se refiere a las tetinas, existe una considerable variedad. Algunas están hechas de material grueso y rígido, mientras que el de otras es más delgado y flexible. Algunas precisan ser agujereadas, mientras que otras traen ya uno o dos agujeros, También hay modelos que, en lugar de agujeros, tienen una pequeña ranura, cuya ventaja sobre las otras consiste en que no queda obstruida con tanta facilidad con los grumos de la leche o de las harinas. 

La selección de cualquiera de ellas debe hacerse en función de las características del bebé. Para los glotones, que suelen succionar con mucha fuerza, las tetinas más firmes y con agujeros pequeños suelen ser más convenientes; para los de apetito normal o bajo, quizá más aconsejables las de ranura, ya que dejan pasar más líquido. No obstante, lo mejor será comprar varios modelos y probar cuál de ellos es el más idóneo para el bebé. 

LA ASEPSIA Y EL BEBE

Es fundamental que todo lo que pertenezca al bebé se manipule con la mayor asepsia posible. Esta regla debe observarse, en particular, durante el manejo de los biberones, para lo cual será aconsejable disponer de los siguientes elementos: 

  • Un cepillo de tamaño adecuado para limpiar el biberón.
  • Una escobilla especial para limpiar las tetinas.
  • Un esterilizador o, en su defecto, un recipiente destinado exclusivamente a la esterilización de los biberones.
  • Pinzas especiales para manipular los biberones.
  • Un recipiente con tapa para guardar los biberones tras haberlos limpiado.

LA ASEPSIA

foto03.jpg (20545 bytes)a esterilización de los biberones, el mejor método aséptico, es hoy más sencilla que nunca si se dispone de los esterilizadores modernos. Estos permiten dejar en condiciones óptimas siete biberones y su correspondiente leche a la vez, esto suele ser el número corriente que toma un niño a diario, y guardarlos en el refrigerador. Cada vez que se necesita uno, se saca del refrigerador y se calienta al baño María o en un calentador de biberones, otro utensilio moderno destinado a aliviar la tarea de la preparación de biberones. 

En todo caso, todas las piezas del biberón deben estar siempre limpias antes de esterilizarlas. Lo más recomendable es lavar los biberones con esmero, utilizando jabón y cepillo, a medida que el bebé termina de usarlos, y guardarlos en un recipiente limpio y con tapa, destinado exclusivamente a ellos. Asimismo, es necesario lavarse las manos con jabón antes de manipular los biberones, así como antes de dárselo al bebé. La asepsia es vital par el sano desarrollo de los niños.

LA LECHE DEL BIBERON 

Debe ser el pediatra quien decida el tipo y la cantidad de leche que tomará el bebé. La leche más corriente para los bebés es la leche en polvo, de las que hay varias marcas. Algunas se disuelven en agua fría o tibia, mientras que otras traen la recomendación específica de hacerlo en agua caliente, por lo que habrá que seguir las instrucciones que cada una prescribe en el envase. La leche de vaca, tan utilizada antiguamente para los bebés, hoy no se utiliza nunca en los primeros meses de la lactancia.

puntos.gif (265 bytes)

La leche de vaca, indigesta para los bebés, se incorpora a la dieta
infantil cuando el niño tiene ya varios meses.

puntos.gif (265 bytes)

LAS CANTIDADES

Por lo general, la dosis inicial de leche en polvo que se da al bebé es baja, pero debe aumentarse paulatinamente a medida que el niño crece. No obstante, si reclama su biberón cada dos horas en lugar de cada tres, puede ser que la dosis que toma no le satisfaga. En ese caso, debe consultarse al médico que lo trata y éste prescribirá la dosis que crea conveniente. También puede suceder lo contrario, es decir, que el niño no se despierte para comer a su hora y, no obstante, parezca satisfecho. Este puede ser un indicio de que podrá espaciarse los biberones. 

De todas formas, el horario fijado para las comidas del bebé debe ser flexible. Las variaciones que oscilan entre un cuarto de hora y media hora son absolutamente normales. Asimismo es normal que un día el bebé tenga más o menos apetito que lo que en él es habitual, por lo cual la madre sólo deberá preocuparse y llamar al médico si el deseo por comer más o el rechazo de la comida se prolonga durante más de dos días.

LA TEMPERATURA 

Dado que la temperatura de la leche materna es de 37� C, sería lógico que el biberón tuviera la misma temperatura. Pero ello no es necesario puesto que, con base en la experiencia, se sabe que son muchos los bebés que la prefieren más caliente y otros, los menos, más fría. Lo esencial es que no esté nunca demasiado caliente. Para comprobar que la temperatura no es alta ni baja en extremo, la madre debe dejar caer dos o tres gotitas de leche sobre el dorso de su mano y, si fuera necesario, calentar o enfriar el biberón de acuerdo con el gusto de su bebé. Por razones de asepsia, nunca debe hacerlo succionando la tetina ella misma.

puntos.gif (265 bytes)

A pesar de que la leche materna es el alimento natural más completo
que existe, son muchos los bebés que se crían perfectamente sanos
con preparados de leche en polvo. 

puntos.gif (265 bytes)

LA TRANQUILIDAD 

Es importante que el bebé se alimente en un clima de tranquilidad, tanto si toma el pecho como el biberón. Esto contribuirá a que establezca con la comida una relación más directa y exclusiva, a la vez que la ausencia de tensión nerviosa le ayudará a hacer una mejor digestión. También tienen más ventajas para la madre, que podrá dedicarse con más atención a observar a su bebé y aprender a comprender sus diversas manifestaciones. Este clima de paz podrá prolongarse después de la comida, durante el cambio de pañales que suele sucederle, y dar lugar a que la comunicación que, poco a poco, se establecerá entre madre e hijo se inicie en un ambiente tranquilo y acogedor.

DESPUES DE LA COMIDA 

Todo niño, al tomar el pecho o el biberón, traga una cierta cantidad de aire que le dilata el estómago y suele molestarle. Es por ello que se los incita a eructar una vez terminada la ingestión de leche, sea de la clase que fuere. Algunos bebés eructan cuando acaban de comer, pero otros tienen más dificultad en hacerlo. En estos casos, lo más conveniente es ayudarlos, incorporándolos e inclusive dándoles palmaditas suaves en la espalda. También es frecuente que, por distensión del estómago, tengan hipo mientras maman el pecho o el biberón, o una vez terminada su comida. Pero el hipo no debe ser motivo de preocupación porque sólo será pasajero. Transcurridos unos cuantos minutos, se le irá con la misma facilidad y rapidez con que le sobrevino.

sumario guía médica familiar LA NUTRICION DEL NI�O

 retornar al indice Indice del Fascículo 6: Dietas Especiales

 sumario guía médica familiarSumario de la Guía Médica

Home || Alimentación Equilibrada || Grupos de Alimentos || Dietas Especiales || Gimnasia Básica|| Comentarios y sugerencias || Copyright 1997-98 SERVIDATOS S.A. All rights reserved.