EXPLORED.COM.EC


guía médica familiar

FASCICULO 4:  DIETAS ESPECIALES

Para mantener el organismo en el mejor estado de salud posible, los alimentos que componen la dieta diaria deben combinarse de forma equilibrada según sus propiedades nutritivas. 

foto001.gif (28971 bytes)

         INDICE

una dieta sana
normas para adelgazar
dieta para adelgazar
consejos para ganar peso
alimentación del diabético
el colesterol
la hipertensión arterial
dietas para artítricos
dieta para enfermos del riñón
trastornos gastrointestinales
alimentación y embarazo
la nutrición del bebé
alimentación para la tercera edad

UNA DIETA SANA SUMARIO DE LA GUIA MEDICA
Se han realizado numerosos estudios sobre los efectos de la mayoría de los alimentos corrientes en el funcionamiento del organismo, y gracias a ellos aumenta en los países desarrollados la difusión de datos sobre la manera más sana de alimentarse. Así, abundan las recomendaciones, ciertamente concretas en muchos casos, de adoptar el consumo de unos productos y descartar el de otros. Sin embargo, a pesar de que cuenta con más información y de que cada vez es mayor el número de personas que toma conciencia acerca de la alimentación, el proceso de adaptación mental a una nueva forma de considerar cada alimento es lenta, por lo cual subsisten ciertos hábitos alimentarios decididamente nocivos para la salud. 

foto002.gif (24764 bytes)

Los cuatro grandes elementos que componen la mayoría de los alimentos que suelen consumirse son las grasas, los hidratos de carbono, las proteínas y las vitaminas. Ninguno de ellos es perjudicial en sí, siempre que combinen de la forma óptima para beneficio del organismo y que se evite el abuso o la carencia de cualquiera de ellos o de todos. Puede decirse que el secreto para mantener el cuerpo en el estado más sano posible reside en mezclar, de forma equilibrada, los nutrientes esenciales y en comer con moderación.

LAS GRASAS 

El organismo necesita grasas, puesto que las utiliza para producir energía, pero hay que distinguir entre las que, con gran variedad, pertenecen a los tres grandes grupos en que pueden dividirse: las grasas saturadas, las insaturadas y las poliinsaturadas. 

Las primeras, en particular las de origen animal, son las menos recomendables por su alto contenido en colesterol -elemento causante de dolencias cardiovasculares y, por lo tanto, contraindicados en esos casos- y en calorías -causa directa de la obesidad porque el organismo, al no poder utilizar todas ni desprenderse del exceso, las acumula-. Entre los alimentos más ricos en ellas se encuentran los sesos, la yema de los huevos, la mantequila, los mariscos y algunos pescados, los quesos más grasos, la carne de mamífero y el chocolate. 

Por el contrario, las poliinsaturadas, por lo general de origen vegetal, son las más convenientes porque no producen elevados niveles de colesterol en la sangre, sino que permiten reducir esos niveles cuando son altos. Estas grasas se encuentran en los aceites vegetales, como los de maíz, uva, girasol o soja, y en la margarina vegetal, que con preferencia deben consumirse en crudo. En todo caso, debe tenerse en cuenta que la ingestión diaria de grasas debe constituir el 20% del aporte energético. Una ingestión mayor o menor puede desequilibrar el aporte idóneo y causar alteraciones en el buen funcionamiento del organismo. 

primera parte: vida sana- prevenir para vivir mejor
alimentación equilibrada
grupos de alimentos
dietas especiales
gimnasia básica
deportes
belleza y salud
los enemigos de la salud

ba1.gif (2632 bytes)
enfermedades de la a a la z

bb1.gif (2585 bytes)
el ciudado del enfermo

 

sheri.gif (2521 bytes)

 

ecuasanitas

 

bayer

 

 

UNA COCINA SANA 

Con frecuencia se atribuye el hecho de no poder cocinar y consumir comidas sanas a la agitada vida moderna y a que muchas mujeres trabajan fuera de casa, a lo que se añade el bombardeo publicitario de comidas ligeras distribuidas a domicilio. 

Pero este concepto es rebatible, pues en la actualidad se disponen de ciertos medios -refrigeradores, congeladores, hornos microndas- y aparatos de cocina -máquinas que pican, cortan, baten y amasan- que permiten, como nunca, la posibilidad de cocinar varios platos un día a la semana, dividirlos en porciones y congelarlos -cocidos de legumbres, budines de verduras, pasteles de pescado-. 

Si a ellos se añade la conveniencia de consumir productos frescos y la creciente desmitificación de que la cocina pertenece sólo a las mujeres, tanto hombres como mujeres pueden elaborar dietas diarias que combinen de forma óptima los nutrientes esenciales para una alimentación sana. Será suficiente proponérselo. 

puntos.gif (265 bytes)

Las llamadas "comidas ligeras", como una hamburguesa
con patatas fritas, tienen un contenido muy alto de grasas e
hidratos de carbono
 

Según los conocimientos actuales, los conceptos en que debe basarse
una dieta sana son: poca cantidad y mucha variedad.

puntos.gif (265 bytes)

LOS HIDRATOS DE CARBONO 

También los hidratos de carbono son elementos necesarios para el organismo, porque éste también recurre a ellos para producir energía. Pero, a diferencia de la energía que se produce a partir de las grasas, la que se obtiene de los hidratos de carbono proviene de la conversión, por distintos procesos, de los azúcares y de los almidones o féculas que integran los hidratos de carbono como componentes principales. Así como los azúcares se absorben rápidamente, los almidones o féculas son lenta y laboriosamente absorbidos. Por dicha razón, los primeros están considerados como un reconstituyente de efectos casi inmediatos.

Los principales alimentos corrientes en los que destaca el contenido de hidratos de carbono son, por supuesto, los dulces en todas sus versiones -caramelos, bombones, postres, pasteles, galletas, mermeladas-, y los cereales, por lo que se incluyen todos los productos elaborados con ellos, como el pan y las pastas italianas en general -espaguetis, fideos, raviolis, pizzas, lasañas, etc.-.

Aunque se atribuye una relación directa entre la ingestión de hidratos de carbono y la obesidad, lo cierto es que la culpa debe recaer en el consumo abusivo de ellos. Por ejemplo, si al beber un vaso de leche, que ya de por sí contiene azúcar, se le añade más azúcar, se ingerirán innecesariamente muchas más colorías. Además, debe tenerse en cuenta que el abuso de azúcares, en cualquiera de sus formas, conduce a la producción de caries y puede ser peligroso para quienes sufren diabetes. Para los adictos a los alimentos dulces que deban reducir el consumo de azúcares, existe el recurso de emplear otros edulcorantes menos calóricos, como la miel o la melaza. 

LAS PROTEINAS 

Elemento fundamental para el crecimiento, ya que con ellas se forma el tejido muscular, las proteínas son asimiladas por el organismo en forma de aminoácidos que, a su vez, se transforman en nuevas proteínas. Los aminoácidos que el organismo no puede convertir deben aportársele diariamente con la ingestión de alimentos que los contienen, dado que, a diferencia de las grasas, el cuerpo no puede almacenarlos. El aporte ideal se logra consumiendo cereales y legumbres mezclados con leche o con huevos. Con ello se evita la ingestión excesiva de hidratos de carbono y grasas animales, tan habitual en la dieta de las países más desarrollados y tan perjudicial para la salud, como se comprueba por la mayor incidencia de enfermedades que ocasiona. 

LAS VITAMINAS 

Por ser muchas las vitaminas contenidas en diversos alimentos frescos de consumo habitual, una dieta ideal debe incluir una buena variedad de ellos -verduras, legumbres, hortalizas, frutas, frutos secos, lácteos-, pero siempre teniendo en cuenta las propiedades de los demás alimentos con los que se pretenda mezclarlos. Se sabe que algunos se caracterizan por contener mayores cantidades de una vitamina que de otra, como, por ejemplo, que la naranja contiene mucha vitamina C. Lo que quizás no éste tan difundido es el concepto de que, en general, la mejor forma de ingerir vitaminas consiste en tomar el alimento fresco, crudo, pues la cocción, especialmente si es muy prolongada, destruye buena parte del contenido vitamínico de los alimentos.

01.jpg (8434 bytes)

02.jpg (8780 bytes)
El café es un exitante que, cuando se consume en abundancia, provoca trastornos, especialmente a largo plazo. Los kiwis y los cítricos, ricos en vitaminas y en
minerales, forman parte integrante de una dieta sana.

 retornar al indice Indice del Fascículo 4: Dietas Especiales

 sumario guía médica familiarSumario de la Guía Médica

Home || Alimentación Equilibrada || Grupos de Alimentos || Dietas Especiales || Gimnasia Básica|| Comentarios y sugerencias || Copyright 1997-98 SERVIDATOS S.A. All rights reserved.