EXPLORED.COM.EC
                 

Home Online

Informacion General
Autoridades, Ministerios, Indicadores económicos, Agenda Turistica, etc.

Parques Nacionales
Proyecto INEFAN-GEF
 
Tour Fotografico
Galería por Regiones





Hombres Notables del Ecuador

Buscador Hombres Notables del Ecuador     

LEONIDAS EDUARDO PROAÑO VILLALBA
Nació en la parroquia de San Antonio de Ibarra el 29 de enero de 1910, murió el 31 de agosto de 1989, a los 78 años en Quito (La Armenia); siendo sus padres Agustín Proaño Recalde y Zoila Villalba Ponce, hijo único de esta familia pobre y digna.

Los estudios de instrucción primaria los realizó en la escuela fiscal Juan Montalvo de su pueblo, secundarios en el Colegio Seminario San Diego de Ibarra; y, superiores en el Seminario Mayor San José de Quito, ordenándose de sacerdote en 1936.

Leonidas Eduardo Proaño Villalba, a los 22 años de edad, cuando vestía sotana de seminarista, intervino por primera vez en favor de unos campesinos agobiados por seculares problemas de tierras y hambre, ciñéndose estrictamente a la doctrina "Rerum Novarum" del Papa León XIII.

Ya ordenado sacerdote, emprende de inmediato en programas de trabajo, tomando acciones positivas, tales como: la fundación de la Acción Obrera Católica (A.O.C) y la Juventud Obrera Católica (JOC); luego la Sociedad y de Servicio Social y Cultural "Cardinj", el 14 de mayo de 1944 aparece el Diario "La Verdad" de Ibarra; en otra fecha la Librería "Cardinj"; en 1962 comenzaron a funcionar las Escuelas Radiofónicas Populares de Ecuador, en la provincia del Chimborazo. De 1938 a 1944 crea y sostiene el periódico infantil "Granitos de Trigo" y los folletos "Quieres".

De su pluma brotaron estas obras interesantes: "Creo en el Hombre, y en la Comunidad", "Acuérdate de Zarumilla"; "Concientización, Evangelización, Política"; Rupito (novela), etc.

Otro campo en el que se destacó fue como Capellán del Instituto "Rosales" de los HH.CC.; erudito y maestro completo de Castellano, Literatura, Retórica, Historia Universal y Apologética en el Seminario Menor San Diego, durante 15 años.

El 26 de mayo de 1954 se consagró Obispo de la diócesis de Bolívar (provincia del Chimborazo y Bolívar), designación hecha por el Papa Pío XII, después de haber pasado siete años como canónigo de la Iglesia Catedral de Ibarra, laborando diez años en el periodismo de su provincia y realizando estudios de los problemas sociales. Al llegar a Riobamba su sede episcopal, avizoró los graves problemas de los campesinos chimborasenses; pues, Mons. Proaño el Obispo del Indio, su hermano y amigo se entregará por entero a estudiar sus problemas y buscar soluciones adecuadas, que se publican en el periódico local "Jatari".

Y en esta diócesis trabajó incansablemente, con decisión y dinamismo, durante 31 años, separándose de la misma por límite de edad (75 años), luego de dejar en el corazón de los campesinos y sus hermanos que lo comprendieron y admiraron, huellas imborrables de una obra redentora, a luz del Evangelio; de un beneficio espiritual y social positivo; del mejoramiento de la comunidad cristiana que creyó en su palabra y se agarró con fe del báculo de su Pastor. La Conferencia Episcopal Ecuatoriana, en mérito al trabajo sacrificado en bien del indio y el marginado, lo designó en 1985, enseguida de entregar la diósesis a su sucesor, Presidente del Departamento de Pastoral Indígena del Ecuador. Su fama y virtudes han paseado por todo el mundo. El Obispo de la Diócesis de Ibarra, Mons. Luis Oswaldo Pérez Calderón y el clero de ella, le ofrecieron un merecido homenaje con motivo de haber cumplido con el mayor de los éxitos esta larga jornada de trabajo; en aquella ocasión Mons. Proaño puntualizó: "Me han dicho que soy un Obispo "Rojo", comunista. Yo me confieso cristiano. Un sacerdote, un obispo que se ha esforzado por ser cristiano. Y por lo tanto, no debo tener miedo a las calumnias, las amenazas, ni la muerte. Si trabajar cristianamente por la paz, la justicia y los derechos humanos de los más pobres es ser "rojo", ojalá que todos nos volviéramos siquiera "colorados". Monseñor Leonidas Eduardo Proaño Villalba, insigne cultor y defensor del evangelio, apóstol del alma grande, noble y generoso, ha cumplido con sus viejos ideales; a nivel nacional e internacional en diferentes instituciones se propuso su candidatura al Premio Nobel de la Paz 1986.


S U B I R


Copyright © 1999 Servidatos S.A. - EXPLORED