Ir a Provincias

Demografía:

  • Clima
  • Comunicaciones

    Geografía, Flora y Fauna:

  • Las corrientes marinas
  • Suelos
  • La Flora
  • La Fauna
  • Censo agropecuario

    Turismo

    Historia

  • Reseña Histórica
  • Los nombres ingleses
  • La piratería
  • Los balleneros
  • La codicia internacional
  • Galápagos y deuda externa
  • Ni se toman ni se venden
  • Patrimonio ecuatoriano
  • Un museo natural

    Cantones más Importantes

    Estación Charles Darwin







  • HISTORIA

  • Reseña Histórica
    Fray Tomás de Berlanga, por el año 1535, navegaba desde Panamá por el Océano Pacífico o mar del Sur, cuando se encontró sin viento para su velero ("al pairo", en términos náuticos) y se percató que la corriente lo llevaba hacia el oeste, alejándose del continente. Cuando un día divisó tierra, había descubierto las islas Galápagos, sin proponérselo. No se sabe si antes de esta fecha las islas recibieron otros visitantes. Algunos historiadores suponen que quizás balsas o navíos de tribus de litoral (manteños, huancavilcas) llegaron a las islas, pero de eso no se tiene pruebas. Hay la creencia que as descubrió Tupac-Yupanqui mientras se producía una erupción en el archipiélago y que a las dos islas las llamó Ninachumbi y Huahuachumbi. Después de Tomás de Berlanga las islas han sido ocasionalmente encontradas por navegantes desviados de sus rutas debido a las corriente marinas. Pronto se empezaron a tejer leyendas sobre ellas, bautizándolas como islas Encantadas. Con esa denominación permanecieron hasta 1570 en que hubo confirmación de su existencia al figurar en la carta del flamenco Ortelius bajo el nombre de "islas de los Galápagos". Durante la colonia, el archipiélago fue visitado con frecuencia por los piratas que hicieron de ellas lugares de escondite o de descanso para arreglar sus naves. Durante toda esta época (siglos XVII y XVIII) las Galápagos fueron "tierra de nadie". Cualquier aventurero podía llegar a ellas y hacer lo que tuviera en gana.

  • Los nombres ingleses
    El pirata Ambrose Cowley bautizó a las islas en 1684, dándoles nombres ingleses que aún prevalecen y corresponde a personajes de aquellas épocas. Los nombres de las islas principales según el bautizo del pirata son: Chatham (San Cristóbal), Hood (Española), Charles o Floreana (Santa María), Narborough (Isabela), Tower (Genovesa). Debe aclararse que Ambrose Cowley, a más de pirata, fue un distinguido historiador inglés.

  • La piratería
    Como ya se dijo, durante mucho tiempo las islas fueron visitadas por los piratas especialmente para reabastecerse y carenar sus naves. Los piratas ingleses "trabajaban" para la corona británica que organizaba escuadras con el objeto de atacar a l9os galeones españoles que navegaban cargados de oro de los puertos americanos. Uno de los lugares favoritos de los filibusteros fue a denominada "Caleta Bucanero" en la isla Santiago. Los más famosos piratas que navegaron por el archipiélago fueron: Davis, Cook, Wajer, Dampier, Cowley y Eaton. Las islas servían también de escenario para el reparto del botín. Circula la leyenda de que en las islas existen tesoros enterrados por los piratas.

  • Los balleneros
    "De 1780 a 1860 las Galápagos convirtieron en destino de centenares de barcos baleneros ingleses y norteamericanos que junto con los cazadores de focas y tortugas dieron muerte a miles de animales. Las tortugas se llevaron vivas unas sobre otras en las bodegas de los barcos para matarlas a medida que que las necesitaban para obtener carne fresca y fino aceite" ("Galápagos, Edit. Científica de Austro). En el siglo XIX los norteamericanos desplazan la preeminencia británica. El capitán David Porte en 1812 convirtió las islas en base de sus operaciones y trató de apropiarse de ellas para su país.

  • La codicia internacional
    Debido a su posición estratégica y a su riqueza, las isla Galápagos no han dejado de ser codiciadas por las grandes potencias marítimas occidentales. Hasta la independencia las islas estuvieron bajo el dominio de la corona española. Después de su incorporación al territorio del Ecuador el 12 de febrero de 1832 continuaron siendo objeto de esta codicia extranjera. En no pocas ocasiones también algunos gobiernos ecuatorianos han pensado ceder las islas a otras potencias. Para el pago de la deuda inglesa contraída por la independencia los representantes británicos pusieron el ojo sobre ellas. Posteriormente la expectativa de encontrar guano (fertilizantes muy codiciados en su época) volvió a mover los intereses norteamericanos. En 1854 se suscribió un tratado que felizmente el Congreso Nacional no aprobó. En él se cedía las islas por un plazo indefinido para una concesión de guano a la firma norteamericana Bissot y Benjamín. El Ecuador según el convenio debería recibir un préstamo para cancelarse con las regalías de a concesión, estableciéndose una virtual hipoteca sobre las islas. Además de a oposición parlamentaria, los gobiernos de España y de Inglaterra estimaron que el tratado afectaba sus propios intereses

  • Galápagos y deuda externa
    En el gobierno del presidente Robles se negoció un empréstito por 3 millones de dólares con la garantía hipotecaria de las islas, pero una vez más la oposición parlamentaria frustró la negociación. En el marco negociador de la deuda inglesa se pensó otorgar a los acreedores ingleses ciertas concesiones en las islas, negociación que fue objetada por el gobierno del Perú. En 1866 Inglaterra presionó al gobierno ecuatoriano nuevamente para el pago de la deuda y propuso en lugar de concesiones para la explotación la entrega de las islas. El gobierno de García Moreno rechazó con firmeza tal proposición.

  • Ni se toman ni se venden
    Desde las últimas del siglo XIX, superado el interés británico, el archipiélago fue solicitado por los Estados Unidos. Este gobierno esgrimió la tesis de que las islas no pertenecían al Ecuador, pues eran "res nullius" (tierra de nadie). El gobierno norteamericano inició una agresiva presión diplomática tendiente a forzar la enajenación de las islas. En 1889, con motivo de a reunión de la Primera Conferencia Panamericana en Washington, los intereses norteamericanos sobre las islas volvieron a hacerse presentes ante el delegado ecuatoriano Plácido Caamaño, pero hubo la oposición del presidente Antonio Flores. Después de la revolución liberal de 1895 un consorcio europeo ofreció 25 millones de dólares por su venta y el gobierno de Francia propuso el arrendamiento de un puerto libre por 100 millones de francos. El gobierno norteamericano del presidente Taft propuso e arrendamiento de la isla San Cristóbal por el plazo de 99 años y un alquiler de 5 mil dólares anuales. En el gobierno de Alfaro se pensó seriamente en la posibilidad de un arrendamiento al gobierno norteamericano por 15 millones de dólares y el compromiso de ese país de "garantizar" la integridad del territorio del Ecuador. La opinión mayoritaria del país fue contraria a esta negociación.

    PATRIMONIO NATURAL
    Separado el Ecuador de la Gran Colombia, el 12 de febrero de 1832, el gobierno tomó posesión de las islas. La ceremonia la realizó el coronel Horacio Hernández y el 19 de febrero se efectuó la entrega de terrenos a los primeros colonos que fueron 80 soldados. El 1° de Octubre el general José Villamil fue nombrado gobernador y actuó en tal calidad hasta su renuncia en 1837. Su sucesor fue el coronel J. Williams que con una guardia de marinos extrajeros se convirtió en un tirano déspota que provocó una rebelión y huida de numerosos colonos. El 29 de mayo de 1861 el régimen de García Moreno elevó las islas Galápagos a a categoría de provincia con la capital en la isla Floreana. En 1885 se creó la Jefatura Territorial dependiente de la provincia del Guayas y luego en 1928 quedó con territorio dependiente de la provincia de Guayas y luego en 1928 quedó como territorio encargado al departamento de Marina del Ministerio de Defensa. La calidad definitiva de provincia la adquiere el archipiélago el 18 de febrero de 1973, con su capital Puerto Baquerizo Moreno en la isla San Cristóbal. El decreto de provincialización lo firmó el general Rodríguez Lara. El año 1942, durante la segunda guerra mundial, el gobierno ecuatoriano cedió parte del archipiélago a los EE.UU. para fines militares relacionados con la "defensa continental.

  • Un museo natural
    Las características de su fauna y flora convierten a las islas Galápagos en un territorio único en el mundo. Respecto a la fauna marina, existen 625 especies y subespecies nativas, de las cuales cerca del 36%son endémicas. Un alto porcentaje de su fauna también es endémico: todos los reptiles (salvo dos especie de tortugas marinas) cerca, numerosos mamíferos e invertebrados y alrededor del 23% de lo peces costaneros. Esa naturaleza extraordinaria ha impresionado a naturalistas, científicos diversos y visitantes. En 1930 empiezan la preocupación del Ecuador y de los científicos del mundo para evitar que se destruya este museo natural. En 1936 se declaran zonas de reserva de flora y fauna a 14 islas del archipiélago.


  • S U B I R



    Copyright © 1999 Servidatos S.A.
    Comentarios y Sugerencias: servidat@hoy.com.ec